Edición Impresa, Policiales

Golpiza fatal

Murió docente que fue linchado en Morón

Un profesor de música que estaba en libertad tras haber sido condenado por abusos sexuales en un jardín de infantes fue atacado el pasado 30 de octubre mientras se desempeñaba como músico en una iglesia: falleció anteayer.


Un profesor de música condenado por el abuso de cinco niños de un jardín de infantes pero que gozaba de un beneficio excarcelatorio murió en las últimas horas al no poder recuperarse de la dura golpiza que sufrió el 30 de octubre pasado por parte de familiares de las víctimas cuando realizaba un concierto, según trascendió ayer.

El linchamiento ocurrió cuando el docente de música Marcelo Pécollo, de 43 años, participaba como trompetista de un concierto en la catedral de la localidad bonaerense de Morón.

Allí, padres de las víctimas le pegaron, incluso con su instrumento, lo que derivó en una internación y anteayer se produjo su fallecimiento por una complicación en el cerebro, a partir de los golpes que recibió.

Al agresor sexual le habían dado 30 años de cárcel por abusar de cinco de niños de jardín de infantes, en hechos ocurridos en 2007, aunque luego le redujeron la condena.

De acuerdo con lo que pudo averiguarse de fuentes judiciales, Pécollo fue abordado por al menos tres familiares de niños abusados en el colegio Raíces y Alas de la localidad bonaerense de Merlo, según publicó ayer el Diario Popular.

Se trató de dos hombres y una mujer, quienes le pegaron fuera de la catedral, y en un momento le quitaron su trompeta y lo agredieron en la cabeza con el instrumento, dijeron fuentes del caso.

“Esto le provocó un coágulo en el cerebro. Quedó internado ese mismo día, bajo cuidados intensivos. Pero ya no se pudo recuperar. Tuvo algunos momentos de lucidez, y siempre fue acompañado por su círculo familiar”, dijo una fuente judicial.

La tarde del linchamiento

El día del hecho, domingo 30 de octubre, se registró una jornada de bandas musicales en la catedral de Morón. Allí, en horas de la tarde realizó su presentación la denominada Pequeña Orquesta de Morón, de la que Pécollo formaba parte.

“No sabíamos que tenía antecedentes por pedofilia y menos que había sido condenado por tales delitos aberrantes”, dijo un compañero de la banda.

Testigos del momento manifestaron que, durante el concierto, se presentaron personas portando remeras blancas con la inscripción “Con los chicos, no”, mientras gritaban que había un “pedófilo en la sala”.

Durante la secuencia, los familiares de los chicos victimizados apuntaron a Pécollo, tumulto que derivó en la suspensión del recital.

Hubo insultos, discusiones y hasta forcejeos dentro de la propia catedral; sin embargo la agresión ocurrió un rato después, y en la calle.

“Creemos que fueron tres los agresores. Por lo que sabemos participaron dos hombres y una mujer. Lo acorralaron cuando se estaba retirando. Primero lo insultaron y luego le pegaron. En un momento, parece que uno de los agresores le sacó la trompeta y le dio golpes en la cabeza con el instrumento. Pécollo debió ser asistido por politraumatismo y llevado al hospital Güemes de Morón”, dijo el vocero judicial.

El profesor de música fue condenado por abusar de una veintena de niños de jardín de infantes en 2007, durante una suplencia de tres meses que realizó en el colegio Raíces y Alas de Merlo.

Uno de los chicos logró contar a sus padres que el docente los abusaba sexualmente, mediante un “juego” en que les introducía un dedo o “un palo” en el ano a los niños, de cuatro años.

Los hechos que lograron probarse en el debate realizado en 2010 fueron cinco, aunque la Fiscalía había presentado siete. El Tribunal Oral Nº 2 de Morón decidió una condena de 30 años de prisión para el imputado.

En junio de 2014, la Cámara de Casación bonaerense anuló cuatro de los casos, y redujo la pena a ocho años de prisión. Así, el convicto pudo solicitar un beneficio excarcelatorio, que incluso le permitía desempeñarse como músico. “Los padres se enteraron que iba a tocar el 30 de octubre en el concierto organizado por el Conservatorio de Música de Morón Alberto Ginastera y fueron con remeras, carteles y acusando a Pécollo de violador. En medio del escándalo, el hombre logró salir del lugar, pero fue interceptado por al menos tres personas, que lo lincharon”, dijo el vocero.

El fallo de Casación está en proceso de apelación, ante la Corte Suprema de Justicia de la provincia de Buenos Aires. La Unidad Fiscal de Instrucción Nº 2 de Morón investiga ahora la responsabilidad en la muerte de Pécollo. Inicialmente, el expediente estaba caratulado como lesiones graves, pero cambió a homicidio.

Repudio a los “justicieros”

Desde la organización de Madres y Familiares de Víctimas (Mafavi), que colaboraron en difundir la lucha por justicia de las familias de los chicos abusados en el colegio Raíces y Alas, indicaron: “Provoca estupor la muerte de esta persona, bajo condiciones de violencia extrema, que no se justifica, ni siquiera con los gravísimos errores y enormes deudas de la Justicia con las víctimas y sus seres queridos”, para precisar: “No podemos salir como justicieros”.

“Es algo terrible, porque a pesar de todos los defectos que pueda tener la Justicia argentina tenemos que depositar nuestra confianza en ella y luchar cuando hay injusticia, pero con la palabra, con papel y lapicera, pero jamás como justicieros”, dijo Alicia Angiono, integrante de la organización.

Nelly Arata, que también integra Mafavi, señaló que “se asistió a marchas reclamando justicia por los chicos pero ejercer una acción de tanta barbarie es repudiable”.

Comentarios