Edición Impresa, Mundo

Mujica asumió y dijo que “el rumbo no se negocia”

El nuevo presidente de Uruguay confirmó los ejes de la política social de su predecesor, Tabaré Vázquez.

 

“Desde el Río Bravo a las Malvinas vive una sola nación, la nación latinoamericana”.
“Desde el Río Bravo a las Malvinas vive una sola nación, la nación latinoamericana”.

El ex guerrillero tupamaro José Pepe Mujica asumió ayer como nuevo presidente de Uruguay en un acto en el Palacio Legislativo de Montevideo y más tarde realizó un acto popular en la Plaza Independencia acompañado de representantes del mundo. En sus dos discursos, el flamante mandatario que reemplazó a su correligionario del Frente Amplio Tabaré Vázquez hizo hincapié en las políticas de Estado a largo plazo, en el gasto social y en la inversión educativa. En el plano internacional, Mujica reivindicó la unidad latinoamericana y dijo que apoyará al Mercosur: “Hasta que la muerte nos separe”. En cuanto a la relación con la Argentina pidió: “Que el Bicentenario nos encuentre con un Río de la Plata más angosto”.

Al ser investido como nuevo presidente y al jurar fidelidad a la Constitución, afirmó: “No nos vamos a olvidar de los que quedaron al costado del camino”. Al mismo tiempo y precedido por Tabaré, el segundo gobierno de izquierda mantendrá las líneas. “Este rumbo no es negociable”, aclaró Pepe.

Tras la jura ante la Asamblea Legislativa, presidida por la mujer de Mujica, la senadora Lucía Topolansky, Mujica y su vice, Danilo Astori, dieron un “paseo” por la avenida 18 de Julio a bordo del “Pepe-móvil”, un vehículo ecológico eléctrico a cuyo paso miles de uruguayos lo acompañaron con banderas del Frente Amplio. En las calles y en el acto se vivió un clima de fiesta popular, con una multitud que participó de una jornada a pleno sol, y festejó las palabras de Mujica.

El flamante presidente inició sus palabras en la Plaza Independencia con un “naides más que naides”, la frase del líder de la independencia uruguaya, José Artigas, para indicar que es sólo un “mandatario” que obedece el mandato del pueblo oriental. El segundo presidente de la coalición de centroizquierda Frente Amplio puntualizó el interés de su gobierno en profundizar la inserción internacional del país en el mundo y la región. Mujica, con traje, pero sin corbata y con su tradicional lenguaje llano y popular, se refirió específicamente a América latina. “Desde el Río Bravo a las Malvinas vive una sola nación, la nación latinoamericana”, afirmó el nuevo mandatario oriental.

Sobre el Mercosur, subrayó, junto a su vice, Danilo Astori, que el bloque es: “Hasta que la muerte nos separe” y pidió una “actitud recíproca” de los socios de mayor envergadura económica, Brasil y la Argentina.

Antes, en su discurso en la Legislatura, Mujica sostuvo: “Vamos a ser casi ortodoxos en la macroeconomía, pero lo vamos a compensar largamente siendo heterodoxos, innovadores y atrevidos en otros aspectos, en particular a tener un Estado activo”. Y añadió: “Queremos transformar la realidad, terminar con la indigencia, que la gente tenga trabajo, salud, previsión social”.

Asistieron a su asunción los presidentes de Argentina, Cristina Fernández ; de Brasil, Luiz Inacio da Silva; de Venezuela, Hugo Chávez; de Bolivia, Evo Morales; de Colombia, Álvaro Uribe; de Ecuador, Rafael Correa, y de Paraguay, Fernando Lugo; el príncipe Felipe de Asturias y la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, entre otros.

Comentarios