Edición Impresa, Política

Moyano levantó el paro con palos a medios y oposición

El líder de Camioneros dijo que “a muchos les molesta que los trabajadores quieran llegar al poder”.

En un discurso que apuntó a “una parte” de los medios de comunicación y a determinados políticos como motores del hostigamiento a su figura, en el que repasó muchas de las causas mediáticas y judiciales en su contra, el líder de la CGT y del Sindicato de Camioneros, Hugo Moyano, dejó en suspenso el paro con movilización previsto para el lunes próximo, que había sido decidido tras conocerse el pedido de la Justicia suiza (ver página 8) a la cancillería argentina para que le envíe detalles sobre las causas del dirigente sindical en la Argentina.

Lo primero que hizo Moyano en la conferencia de prensa organizada en la sede de Camioneros, con inocultable fastidio, fue dejar en claro que no tenía “un carajo que ver con la empresa Covelia”, investigada por la Justicia suiza y a la que diferentes artículos periodísticos la vinculan con el dirigente sindical. Moyano consideró como un “absurdo” querer ligarlo con la empresa de recolección de residuos Covelia y sostuvo que eso fue “la gota que rebasó el vaso” y que derivó en la convocatoria al paro decidido el jueves pasado por Camioneros y refrendada ayer por la CGT nacional. “Quiero decir con toda claridad. No tengo un carajo que ver con Covelia. Que se las arregle Covelia los problemas que tiene Covelia”, bramó Moyano, y agregó que “jamás” estuvo ni estará “en contra de la Justicia”.

Rodeado de dirigentes gremiales y de sus hijos, el líder de la CGT hizo un repaso de todas las causas judiciales y mediáticas que lo tienen como protagonista, entre las que no olvidó la causa de medicamentos, y otra causa, en los finales de los 90, donde dijo que (Carlos) Menem y (Eduardo) Duhalde le habían “plantado la droga”. El dirigente acusó a los medios de actuar “con una perversidad sin límites” para convertir a los líderes sindicales en “asesinos seriales”.

Otro de los motores al que Moyano atribuyó esa supuesta persecución es la intención de “los trabajadores de llegar al poder”, algo que “a muchos les molesta”. “Pero por más que les moleste a los que les moleste, ese es el objetivo y no lo vamos a abandonar”, sostuvo.

“Para que vean que somos mucho más gente que estos que nos critican, estos que deambulan por los canales de televisión, para que vean que somos mucho más gente, quiero agradecerles a todos mis compañeros, pero vamos a dejar en suspenso la medida de fuerza”, indicó Moyano casi en el final de su discurso, luego de atacar duramente a la prensa, en especial al grupo Clarín, por impedir la investigación sobre los hijos adoptivos de ErnestinaHerrera de Noble, titular del grupo, y a Daniel Hadad, empresario del grupo C5N e Infobae.com, quien pulseaba con el sindicato de camioneros para quedarse con el club Comunicaciones, y que ayer anunció que desistía del negocio.

Entre los políticos, los blancos de Moyano  fueron “el colombiano”, en alusión al diputado nacional de la provincia de Buenos Aires, Francisco de Narváez, a quien le reprochó no haberse quitado los fueros para permitir la investigación de la Justicia en una causa de la efedrina; y a Graciela Ocaña, ex ministra de Salud del gobierno de Cristina Fernández, denunciante en la causa de los medicamentos adulterados, donde Moyano –junto a varios dirigentes sindicales– está siendo investigado.

Sin embargo, advirtió que no va a “aceptar más” que “sigan diciendo mentiras e inventando todos los días una nueva con la dirigencia gremial”, y remarcó que “esta lucha no termina aquí, la lucha de los trabajadores no termina en un éxito ni en un fracaso, la lucha de los trabajadores es una constante”.

El abogado de la CGT, Héctor Recalde, y los dirigentes Juan Carlos Smith y Julio Piumato le precedieron en el uso de la palabra y explicaron las características del pedido de la Justicia suiza, al que calificaron de no tener “solvencia jurídica”, además de anunciar la medida resuelta por la CGT, y luego dejada en suspenso por Moyano, que incluía un paro para el lunes próximo con movilización a la Plaza de Mayo.

“La CGT ha resuelto acompañar la protesta del gremio de Camioneros movilizando todos sus cuadros directivos y compañeros y fundamentalmente expresando un respaldo absoluto a la conducción inquebrantable y la defensa del sindicalismo argentino, que no es más ni menos que defender el modelo puesto en marcha en 2003”, indicó Smith, aunque luego el propio Moyano dejó en suspenso la medida.

Comentarios