País

Buenos Aires

Motochorros mataron a un vigilador privado

Los delincuentes intentaban robarle el auto a un vecino y la víctima trató de defenderlo. Sacó un arma y tuvo un enfrentamiento con los ladrones. Un disparo en la cabeza terminó con su vida


Un vigilador de 68 años fue asesinado anteanoche de un balazo en la cabeza cuando evitó que dos motochorros le robaran el auto a un vecino, en la localidad bonaerense de Martín Coronado, informaron ayer fuentes policiales y judiciales.

El hecho ocurrió alrededor de las 20.25, en General López al 1800 entre Remedios de Escalada de San Martín y Leandro N. Alem, en esa localidad del partido de Tres de Febrero.

Fuentes policiales y judiciales informaron a la agencia Télam que todo comenzó cuando la víctima, identificada como Ramón de Jesús Quintana, de 68 años, estaba apostada en una garita de vigilancia y un vecino estacionó un Ford Fiesta Kinetic blanco en la puerta de su casa.

En ese momento, dos delincuentes armados y a bordo de una moto Tornado lo interceptaron con fines de robo, ante lo cual, el custodio salió en defensa del vecino que no llegó a salir del vehículo.

Según las fuentes, Quintana extrajo un arma de fuego y mantuvo un enfrentamiento con los delincuentes que terminó cuando él recibió un tiro en la cabeza y murió prácticamente en el acto.

Tras el tiroteo, los asaltantes escaparon sin consumar el robo, mientras que efectivos de la comisaría de Eufrasio Álvarez arribaron al lugar luego de haber sido alertados del hecho por un llamado al 911.

Las fuentes indicaron que Quintana fue encontrado muerto sobre la vereda, junto al auto del vecino asaltado.

En tanto, los pesquisas se entrevistaron con algunos testigos y buscaron cámaras de seguridad que hayan captado las imágenes del asalto en procura de obtener pistas sobre los motochorros.

Al respecto, una fuente judicial dijo que ambos delincuentes llevaban cascos colocados en sus cabezas lo que dificultaría su identificación.

Además, la Policía Científica secuestró al costado del cuerpo de Quintana un revólver Pasper calibre 22 que era de su propiedad.

De acuerdo a los voceros consultados, la víctima estaba casada, vivía en Pablo Podestá y hacía cuatro años que trabajaba en la zona.

El hecho es investigado por el fiscal Favio Cardigonde, a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 7 del Departamento Judicial San Martín, quien caratuló la causa como “homicidio criminis causa”.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios