Mundo

Sentencia millonaria

Monsanto perdió por primera vez un juicio por un herbicida

La demanda la inició el jardinero Dewayne Johnson, quien indicó que tras usar durante un tiempo un herbicida de glifosato de la compañía enfermó de un cáncer terminal. La multinacional deberá pagarle una indemnización de 290 millones de dólares


 

La mal reputada Monsanto recibió un golpe duro este viernes tras perder el primer juicio por herbicida de glifosato en Estados Unidos. Un jurado de San Francisco ordenó al gigante agroindustrial pagar casi 290 millones de dólares en daños al jardinero Dewayne Johnson por no advertir de que el glifosato que contenía su herbicida era cancerígeno.

Johnson desarrolló un linfoma no Hodgkin incurable (afección por la que se forman células cancerosas malignas en el sistema linfático), que, según él, apareció tras utilizar los productos de la compañía en los terrenos escolares de la ciudad de Benicia, en California, razón por la que demandó a la multinacional.

El juez encontró que la compañía actuó con “malicia” y que su herbicida Roundup, y su versión profesional Rangerpro, contribuyó “sustancialmente” a la enfermedad terminal de Johnson. La respuesta de la compañía, casi inmediata, fue que apelará el veredicto. “La decisión de hoy (por el viernes) no cambia el hecho de que más de 800 estudios y revisiones científicas, y conclusiones de la Agencia de Protección Ambiental de EE UU, los institutos nacionales de Salud de los EE UU y las autoridades reguladoras de todo el mundo, respaldan el hecho de que el glifosato no causa cáncer, y no causó el cáncer de Johnson”, sostuvo Scott Partridge, vicepresidente de Monsanto.

Johnson, de 46 años, sufre de un linfoma incurable que atribuye al hecho de haber rociado los terrenos de la escuela para la que trabajaba entre 2012 y 2014 con Roundup y Rangerpro.

En conferencia de prensa, Johnson, al que los médicos no le dan más que meses de vida, comentó: “Recibí mucho apoyo desde el comienzo de este asunto, muchas oraciones y energía de personas que ni siquiera conozco. Estoy contento de poder ayudar a una causa que me supera. Y espero que esta decisión comience a darle la atención que necesita”.

El caso se basó en las conclusiones del Centro Internacional de Investigación del Cáncer, un organismo de la Organización Mundial de la Salud, que desde 2015 catalogó al glifosato como “probablemente cancerígeno”.
Es la primera vez que Monsanto, adquirido por la alemana Bayer en junio por 66.000 millones de dólares (53.373 millones de euros), se encuentra sobre el banquillo de los acusados en EE.UU. por los potenciales efectos cancerígenos de estos productos que contienen glifosato, una controvertida sustancia. Los expertos coinciden que el veredicto puede abrir la puerta a centenares de nuevas demandas. El mayor productor de semillas transgénicas padece de una mala fama y es una de las compañías más controvertidas en el universo corporativo global. No parece estar cerca de alejarse de esa mala imagen.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios