Ciudad, Edición Impresa

mal silencioso

Monóxido de carbono: en un año y medio murieron 16 personas

El dato corresponde a Rosario y surgió de un Informe del Instituto Médico Legal. Llega el invierno y piden tomar recaudos.


Con la llegada del invierno y el intensivo uso de estufas a gas crecen los riesgos de intoxicación por inhalación de monóxido de carbono. Según datos del Instituto Médico Legal (IML), el año pasado 12 personas fallecieron por esa causa, mientras que en lo que va de 2017 hubo 4 decesos más. El último caso ocurrió la semana pasada, cuando dos chiquitas perdieron la vida asfixiadas tras el incendio de una precaria vivienda en barrio República de la Sexta.

Según datos que surgen a nivel nacional, en los primeros cinco meses de 2017 se contaron 30 situaciones de intoxicación por monóxido de carbono. De ese total, cinco resultaron en muerte. Lo llamativo es que cuatro de los casos se dieron sólo en Rosario.

En tanto, en la localidad de Barrancas se investiga otro posible hecho fatal. Se trata de un joven de 28 años que murió por asfixia aunque la autopsia aún no determinó si fue a causa de la ingesta de monóxido.

Manuel Herrera, profesional forense del Instituto Médico Legal, recordó que en la ciudad uno de los decesos de 2017 se produjo el 31 de enero, cuando falleció un hombre de 87 años. Mientras que el 13 de marzo murió un joven de 20 años.

Los últimos dos hechos fatales se produjeron la semana pasada. Aunque aquí todo se precipitó por una situación diferente. Es que la niñas de República de la Sexta, de 8 y 10 años, habrían fallecido asfixiadas en el interior de la una humilde vivienda ubicada en Pasco y Convención tras un apagón de luz en plena noche. Eso hizo que uno de los hermanos prendiera una vela que alcanzó una cortina. Y a partir de allí se desató un incendio que terminó con la vida de las niñas.

Lo que pasó

Desde el IML también informaron que el año pasado se contaron 12 víctimas fatales en Rosario.

El grueso de las muertes se dio en período invernal y fruto la inhalación en lugares totalmente cerrados con alguna estufa a gas encendida.

“El fenómeno que se ve en invierno por la ingesta de monóxido de carbono es similar a los que pasa con las piletas y los fallecimientos por ahogo en verano. Los casos crecen mucho en esta época. Hay que tener mucha precaución”, contó otra fuente del Instituto Médico Legal.

El profesional explicó que los síntomas muchas veces se perciben cuando ya es demasiado tarde. Dolor de cabeza, mareos, debilidad, nauseas, vómitos, dolor en el pecho y confusión, son indicadores de una posible intoxicación.

En tanto, desde el Ministerio se Salud provincial volvieron a entregar una serie de recomendaciones ante cuadros de ese tipo:

Dirigirse inmediatamente a un lugar donde pueda respirar aire fresco. Abrir las puertas y ventanas, apagar los aparatos que utilizan combustibles y salir de la casa.

Dirigirse a una sala de emergencia o centro de salud y comunicar al médico que sospecha de envenenamiento con CO. El envenenamiento puede diagnosticarse con una prueba de sangre hecha inmediatamente después de haber estado expuesto.

Saber responder al médico las siguientes preguntas: ¿Alguien más en su familia tiene los mismos síntomas? ¿Comenzaron todos a tener esos síntomas al mismo tiempo? ¿Está utilizando en su casa algún aparato que usa combustible? ¿Alguien ha inspeccionado sus aparatos últimamente? ¿Está seguro de que están funcionando correctamente?

Recomendaciones

Las autoridades provinciales también realizaron recomendaciones para evitar situaciones riesgosas:

Al comenzar cada invierno, hacer inspeccionar por un técnico especializado todos los aparatos domésticos que utilizan combustible.

Chequear que la llama de la hornalla o la estufa a gas se mantenga azul. Si es rosa o roja puede ser peligrosa.

Escoger aparatos domésticos que eliminan los gases de la combustión hacia el exterior de su casa. Los aparatos deben instalarse correctamente y mantenerse según las instrucciones del fabricante.

Si se usa un calentador a kerosén o a gas que no tiene sistema de ventilación, seguir cuidadosamente las instrucciones que trae el aparato. Usar el combustible apropiado y dejar abiertas las puertas que dan al resto de la casa. Mantener una ventana algo abierta para que entre aire y el consumo de combustible sea adecuado. De ser necesario llamar al servicio de emergencias 107.

No encender el motor de su auto dentro del garaje, aunque tenga la puerta abierta. El humo puede concentrarse rápidamente.

No usar el horno de gas para calentar la casa, aun por poco tiempo.

No usar carbón ni madera dentro de la casa, aún en la chimenea.

No irse a dormir dejando un calentador a gas o a kerosén encendido si el aparato no tiene ventilación hacia el exterior de la casa.

No usar aparatos con motores a gasolina dentro de un cuarto cerrado.

Otros motivos

Desde el Instituto Médico Legal descartaron que la nena de 10 años que ingresó muerta al hospital de Niños Víctor J. Vilela el sábado pasado haya perdido la vida producto del la inhalación de monóxido de carbono. De acuerdo al informe de la autopsia, el cuerpo de la nena no presentaba indicios de violencia interna o externa. Tampoco signos de desnutrición o abandono, ni de infección.

Otro caso que conmovió

Uno de los casos más resonantes del año pasado fue el de dos estudiantes avanzados de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), quienes fallecieron por inhalación de monóxido de carbono en el interior de un departamento ubicado en Santiago al 1300 hace casi un año; el 13 de junio.

Los pesquisas encontraron el inmueble herméticamente cerrado y con los vidrios transpirados. El fatal desenlace, según la Justicia, se produjo por la emanación de un calefactor ubicado en el living habría sido el causante del deceso.

Según las autopsias practicadas en el Instituto Médico Legal sobre los cuerpos de los jóvenes, el causante de la muerte fue la inhalación de monóxido de carbono.

Esta trampa mortal sorprendió a Agustín Larceri en el baño, mientras que Agostina Marcoré yacía en la cama.

En el living del departamento se encontró un perro caniche también sin vida.

El joven de 25 años era oriundo de Concordia (Entre Ríos), mientras que la chica de 22 años provenía de Corrientes.

Por entonces, desde las redes sociales hermanos, compañeros de facultad y amigos se hicieron eco de la tragedia y postearon sus mensajes de dolor y despedida, todos atónitos con lo acontecido.

Comentarios