Policiales

Tras el receso de verano

Monos: en el reinicio del juicio se debaten los crímenes

Para dos de los defensores, hasta ahora la Fiscalía no brindó evidencias para demostrar que existió una asociación ilícita. Y esta semana se comenzará a poner en discusión los homicidios que le atribuyen al clan en saga de venganza.


La condena a la banda Los Monos fue el 9 de abril último.

Tras el receso del mes de enero, este martes se reanudará el juicio oral y público por asociación ilícita contra 12 civiles y 13 uniformados acusados de formar la banda Los Monos. Con excepción de la primera jornada, en la que está previsto que declaren los testigos que quedaron pendientes en la primera etapa, el miércoles continuará el proceso con los tres ataques letales conexos a la causa que terminaron con las vidas de Lourdes Cantero, Diego Demarre,  Marcelo Alomar y Nahuel y Norma César. Las expectativas de lo que vendrá, al igual de lo que ya pasó, difieren según de qué lado se las mire. Para la Fiscalía, el balance es “altamente positivo” porque pudo llevar adelante su “teoría del caso”. Para los defensores, hasta el momento no se pudo probar nada parecido a una asociación ilícita.

“Tenemos un análisis muy distinto y distante de la Fiscalía, que incluso ha tenido un manejo «peligroso» de los medios, de la prueba y del relato. Hasta el Procurador de la Corte (Jorge Barraguirre) se ha manejado como si ya estuviera todo probado dando un mensaje a la sociedad muy distinto al que se pudo analizar dentro del debate”, dijo el abogado Marcelo Piercecchi.

En ese sentido argumentó su visión durante la primera etapa del proceso: “Hasta ahora la Fiscalía no ha podido probar nada vinculado a la existencia de una asociación ilícita. Ha sido deficitaria en todo aspecto”. Al respecto recordó que hay acusados cuyos nombres no fueron mencionados ni una sola vez durante el debate y tildó de “penoso y triste” el desempeño de quienes realizaron la investigación.

“Por las escuchas, la investigación estaba destinada hacia un fin. Incluso hay conversaciones que rozan las cuestiones políticas e institucionales de Santa Fe que quedaron ventiladas en el juicio. Ni hablar del juez de Instrucción (Juan Carlos Vienna) cuya figura quedó muy manchada y ha quedado probada su parcialidad y la relación que tenía con el padre del Fantasma, Luis Paz”.

Al igual que ya lo mencionaron otros defensores, Piercecchi asegura que el vínculo entre el juez y el padre de Martín Paz, cuyo homicidio motivó la investigación contra Los Monos, es de suma gravedad. “Parece que se mira para otro lado. La defensa ha probado claramente que viajaron juntos. Es el juez que investigó, es el arquitecto de la causa. ¿Cómo no vamos a  poder discutir eso?”, se preguntó en relación a que la Corte Suprema de Justicia avaló lo actuado por Vienna.

“No se quiere hablar más de eso porque quieren poner debajo de la alfombra la basura. Desde el Estado no quieren reconocer que ha habido un magistrado señalado como parcial e incluso se duda hasta de su honestidad en manejos económicos.  Creo que el sistema judicial no puede mirar para otro lado porque afecta su credibilidad y el debido proceso”.

Por su parte, la defensora pública Florencia Chaumet, quien represente a tres policías y un prefecto, dijo que luego de terminada la primera etapa del juicio sigue sosteniendo lo planteado durante los alegatos de apertura. Que no hay elementos de prueba para acreditar la teoría de la asociación ilícita. La abogada refirió que se trata de cuestiones técnicas pero a modo de ejemplo explicó que faltan elementos para configurar los delitos: “Si hay una acusación por un cohecho, deberían especificar la suma de dinero y a cambio de qué. Son cuestiones técnicas”. Y agregó que la sola acusación por asociación ilícita es inconstitucional porque no genera ninguna lesión a un bien jurídico”. Al respecto explicó que acusarle a alguien por participar de una reunión o banda de tres o más personas, sin acusarlo de haber hecho nada en concreto, viola el principio de lesividad, que es lo que se necesita para constituir un delito.

Si te gustó esta nota, compartila