Edición Impresa, Policiales

megacausa de los monos

Monchi Cantero apuntó contra el juez Vienna

Una audiencia de apelación revisó dos procesamientos contra Ramón Machuca. Allí el acusado, integrante del clan Cantero, cargó contra el magistrado que realizó la instrucción por el crimen de Martín “Fantasma” Paz.


Ramón Machuca, conocido como Monchi Cantero, nuevamente cuestionó al juez Juan Carlos Vienna, esta vez, en una audiencia oral que tuvo lugar ante la Cámara Penal. En ella se revisó la resolución de la jueza Alejandra Rodenas que procesó a Machuca como instigador del triple homicidio que tuvo como víctimas a Marcelo Alomar, Nahuel César y su madre Norma, ocurrido dos días después del crimen de su hermano de crianza,  Claudio “Pájaro” Cantero. Esta resolución también dispuso el procesamiento de Mariano Salomón como encubridor de los homicidios. Además, se discutió el sobreseimiento que benefició a Machuca en el crimen de Diego Demarre. La tercera queja que se discutió en la audiencia fue el rechazo al cese de prisión que planteo la defensa de Salomón, en la causa por asociación ilícita que involucra a la familia Cantero. Machuca adelantó que ampliarán la denuncia formulada contra el juez Vienna, que llevó adelante la instrucción del homicidio de Martín “Fantasma” Paz, ocurrido en septiembre de 2012  y viró a una pesquisa por asociación ilícita que tiene a varios miembros de la familia Cantero involucrados. No olvidó señalar la existencia de un vínculo entre el juez y Luis Paz, padre del Fantasma. El vocal Carlos Carbone estuvo a cargo del trámite y dispuso un cuarto intermedio por el plazo de ley para resolver todos los planteos.

La jueza Alejandra Rodenas, quien quedó al frente de las investigaciones del homicidio de Diego “Tarta” Demarre, dueño del boliche Infinity Nigth, en cuyas cercanías fue ejecutado el Pájaro Cantero, y los crímenes de Marcelo Alomar, Nahuel César y su madre Norma César, ocurridos el 28 de mayo de 2013, emitió una resolución donde dicta el sobreseimiento de Machuca en el primer caso y lo procesa como instigador del triple crimen. Por su parte, la defensa de Salomón cuestionó el procesamiento de su pupilo en el crimen de Alomar y parte de la familia César, como encubridor y la negativa al cese de prisión que recibió en la causa por asociación ilícita, donde fue procesado como partícipe.

La primera en expresarse fue la fiscal de Cámaras María Eugenia Iribarren, que se quejó del sobreseimiento de Machuca. Sostuvo que en la causa Demarre hay otros imputados, su hermano de crianza Ariel Máximo Cantero como autor, Andrés Fernández como partícipe primario, Jorge Chamorro y Leandro Vilches como partícipes secundarios y Bernardo Domínguez como encubridor.

La funcionaria sostuvo que existen una serie de hechos que tienen correlación y tienen como punto de partida el crimen de Cantero. Sostuvo que el ejecutor ostentaba una jerarquía similar a Machuca en la banda y a criterio de la Fiscalía el delito que comete Monchi es un encubrimiento, porque se pudo probar su participación posterior al hecho. Puntualmente el vehículo usado, que luego desaparece, es repintado y hallado en Córdoba, y la Fiscalía le achacó organizar esa desaparición. Sostuvo que el grupo pensó que Demarre –que fue asesinado el 27 de mayo de 2013, un día después que Cantero– hizo ir al Pájaro al boliche donde quedó “regalado”. Y marcó que este hecho se tiene que evaluar en forma global y es necesario para completar la acusación que ya realizó la Fiscalía a los otros imputados.

La defensa

Carlos Edwars, abogado de Machuca, sostuvo que es un absurdo, que hay un afán persecutorio y en todo caso subrayó que a Monchi lo abarca la “excusa absolutoria”. La Fiscalía sostiene que Machuca es hermano de crianza de Guille Cantero. Lo abarca el supuesto incluso en dos items: amistad íntima o deber de gratitud y solicitó confirmación del sobreseimiento.

Posteriormente Edwars se quejó del procesamiento de Machuca en la causa Alomar. Sostuvo que ya saben cómo va a resolverse este planteo, pero vienen a cumplir con una formalidad. Refirió que el camarista ya se pronuncio sobre agravios similares como el planteo de nulidad absoluta por pérdida de parcialidad del juez Juan Carlos Vienna y sostuvo que sólo confían en la Justicia internacional, por eso  hicieron una presentación ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

También cargo contra la instrucción del juez Vienna, refirió que en ella se tomaron decisiones que fueron sustento de otras que efectuaron otros jueces y que por ello está con prisión preventiva su cliente. Reiteró la nulidad de las actuaciones de Vienna por la falta de imparcialidad del juez. “A Paz no lo podemos describir como un simple padre cuyo hijo fue víctima de un homicidio, como lo pretendió describir la Fiscalía en la anterior apelación. Todo lo dicho respecto a las características singulares de Paz y su relación con Vienna se ve ratificado con las numerosas menciones que se hicieron en el juicio por el crimen de Cantero, donde tanto la defensa, la Fiscalía y algunos testimonios hablaban de algún tipo de responsabilidad penal por parte del mismo”, detalló.

Hizo referencia a una denuncia que su cliente presentó contra el juez por prevaricato, dádivas y cohecho, que se tramita en el nuevo sistema, y cuestionó la falta de fundamentación, afirmando que no se cumplen los requisitos formales para la instigación por lo que solicitó la revocación de la decisión.

Acusación

La Fiscal Iribarren le salió al cruce y habló de un ataque a la Justicia provincial. “Si hay un rechazo internacional el descreimiento será mundial”, refirió. Sostuvo que hay una reiteración de argumentos y en estas dos causas el juez no fue Vienna. En cuanto a Paz dijo que los acusados no dicen cuál fue el enfrentamiento para tener a tantas personas implicadas. “Si Paz influyó a Vienna no podemos hablar que toda la Justicia de Santa Fe esté involucrada, salvo que se sostenga que Paz tenga influencia en toda la Justicia”.

Finalmente Machuca habló. En cuanto a la causa Alomar dijo: “Ahora estoy escuchando otro disparate más. Hoy soy pintor y mago. Supuestamente pinte un auto y lo hice desaparecer. Ordené a un tal Domínguez, que no se quién es, tal vez será el boxeador Domínguez”, ironizó. Sobre el Guille Cantero refirió: “Supuestamente dicen que es el ejecutor de Demarre y yo lo encubro a él y la banda, o sea que están planteando que hay un par de autores más en la muerte. ¿Cuántos autores hay en la muerte de Demarre?”, se preguntó. En cuanto al día de la imputación, sostuvo que en el juzgado a cargo de Delia Paliari, la fiscal del caso no supo contestarle en qué se basaba para acusarlo. “No sabía qué contestar, no había leído el expediente y no sabía de qué me acusaba. El otro fiscal le soplaba al empleado para que le diga a la fiscal”, refirió. Y habló de Vienna, hizo alusión a un artículo que el vocal escribió y se público en un diario local sobre la independencia de los jueces. Sostuvo, leyendo, que un magistrado “adopta sus decisiones en el ámbito de su conciencia jurídica, ética y por lo tanto debe resistir y excluir todo tipo de interferencias, como así también evitar conductas y actitudes que puedan generar sospecha”. Y concluyó: “Sobre esto el juez Vienna no se basó en nada, porque la causa que se nos sigue a nosotros, en un primer momento fue por el Fantasma Paz y de ahí se derivaron todas las otras causas. Entonces el juez Vienna no tuvo independencia de poderes, no tuvo ética porque me estaban acusando de la muerte de Paz y ¿qué ética tiene el juez Vienna si andaba a viva voz con el señor Paz a los abrazos y los besos en los Estados Unidos?”. Concluyó que ampliarán la denuncia contra el magistrado en los próximos días.

Salomón se defiende

En la audiencia, luego fue el turno de la defensa de Mariano Salomón, a cargo de José Nanni y Marcelo Piercecci. Nanni sostuvo que se acusa a su cliente de recibir información de Machuca sobre el estado de salud de las víctimas en la causa Alomar y sobre el ocultamiento de un vehículo utilizado. Sostuvo que la acusación se basa en dos escuchas que provienen de la investigación por asociación ilícita a cargo de Vienna. Refieren que no hay acción típica ni fundamentos para este procesamiento. Por su parte, Piercecci se quejó del rechazo al cese de prisión presentado por la defensa en la causa por asociación ilícita. El letrado sostuvo que su cliente hace 11 meses que está preso y que en muchos casos similares las personas recuperan la libertad, lo que no se aplica con Salomón. Refirió que su defendido estuvo prófugo por miedo, que recibió amenazas de Paz e incluso el día que declaró su vivienda apareció regada de cartuchos. También hizo referencia a las dificultades de Salomón durante la detención, la que calificó de “difícil”. Estuvo 5 meses en un buzón, del que salió tras la presentación de un habeas corpus y enfrentó problemas de salud. Sostuvo, al igual que Nanni, que el intento de obtener un juicio abreviado, como muchos de los imputados en esta causa, es resistido por la Fiscalía.

Comentarios