Edición Impresa, Policiales

Bella Vista

Militante social denunció una feroz paliza por parte de la Policía

Es del Cuba-MTR y ya había sido atacado a tiros en 2015. La denuncia quedó radicada en Fiscalía.


Un militante social que fue baleado en marzo de 2015 en Villa Banana denunció ayer en Fiscalía que él y su hermana fueron detenidos en forma arbitraria anteayer, golpeados y llevados a la comisaría 13ª, donde le siguieron pegando.

Sergio M., de 30 años, dormía junto a su mujer en su casa ubicada en su casa de Virasoro y Gutemberg. “Mi hermano menor, que tiene 13 años, llega a mi casa y dice que ingresaron a la casa de otra de mis hermanas a los escopetazos y que le pegaron a mi sobrina de 7 años”, cuenta Sergio en alusión a la Policía. “Cuando voy hacia allá veo una cuadra llena de policías y empecé a caminar filmándolos con el celular. Cuando llego al último viene un milico, me agarra del cogote y dice «vamos a llevarlo» y me sacan el celular y me esposan. Me meten al móvil y a mi hermana la agarraron también”, reconstruye Sergio.

Los dos hermanos fueron trasladados a la comisaría 13ª. “Nos tenían a una distancia de cinco metros y nos pegaban a los dos”, afirmó Sergio.

“Me pegaron en los testículos, me pegaron piñas, me patearon la espalda, me lastimaron la oreja. Estuve ahí desde las nueve de la mañana a las cuatro de la tarde”, aseguró.

Sergio no sabe por qué fue víctima de semejante atropello. “Ellos fueron a la casa de mi hermana, que tiene una pieza. Y hay un ventiluz, y por ahí metieron el arma y tiraron derecho. Ellos duermen de costado si no las matan”, destacó.

La hermana de Sergio recuerda que cuando dormía en su casa empezó a escuchar gritos y golpes. “Decían que abran la puerta y no decían que eran policías. Estábamos con mi hermana embarazada y mi sobrinita discapacitada. Y cuando veo que se lo llevan a mi hermano empiezo a gritar para que no se lo lleven y viene un milico y me pega un cachetazo”, recordó. La escena siguió con fuertes insultos y golpes.

Una vez en la comisaría ambos hermanos afirman que siguieron los golpes. “Yo gritaba que no le pegaran porque estaba operado, y cuando agacho me pega un cachetazo en la oreja y la otra un rodillazo y una morocha me da dos patadas en la cintura. Yo me hacía la dura y más me pegaban”, sostiene. La versión que circulaba en el barrio es que la Policía corría a un ladrón. “Ellos entraron diciendo que el choro estaba ahí adentro. Me abrían la heladera y les decía que el choro no estaba en la heladera y me decían que buscaban fierros y no mostraron nada; dicen que eso es fiscal y que ellos pueden entrar”, agregó la joven.

Los hermanos radicaron la denuncia en la Fiscalía y hoy serán examinados por un médico forense.

Ataque

La noche del 6 de marzo pasado, Sergio David M., que milita en el Cuba-MTR, fue baleado en una canchita de fútbol ubicada en 27 de Febrero y Pascual Rosas, en Villa Banana. Uno de los proyectiles le ingresó por la base del cuello y quedó alojado en el cuerpo. La víctima fue trasladada en un auto particular con la custodia de los móviles policiales que llegaron hasta el lugar. Sergio M. fue operado y su recuperación fue larga pero logró sobrevivir.

Según la acusación fiscal a cargo de Marisol Fabbro, dos jóvenes, junto con otras personas, intentaron dar muerte al militante luego de una discusión. Los presuntos autores fueron identificados por los apodos de Pan Triste y Ñoño a través de los testimonios recogidos en el lugar y fueron ubicados gracias a los llamados telefónicos que realizó un familiar de la víctima, quien brindó la ubicación de los mismos. Es así que en un primer llamado se informó sobre la presencia de Franco Sebastián A., de 18 años, en las inmediaciones de Oroño y Pellegrini, donde se dedica a la limpieza de cristales de vehículos. Mientras que una segunda comunicación ubicó en el mismo lugar a Jonatan S., un año mayor. Es así que la Policía volvió al lugar y detuvo a dos personas, aunque una de ellas quedó desvinculada ya que la testigo refirió que no tenía que ver con el caso.

Motín en la seccional 13 en Bella Vista

Internos detenidos en la seccional 13ª realizaban, hasta el cierre de esta edición, un motín en reclamo de traslados a unidades penitenciarias tras acusar situación de hacinamiento.

En la puerta de la comisaría, ubicada en San Nicolás 2023 de barrio Bella Vista, familiares de los detenidos vivían momentos de angustia por temor a la integridad física de sus seres queridos ya que, según dijeron, los maltratos físicos y psicológicos son habituales y temían que se agraven a partir del reclamo. El jefe de la seccional, Horacio Sciffo, no dio declaraciones a El Ciudadano, sólo informó que había 29 personas alojadas en el lugar. Desde el Ministerio de Seguridad dijeron que “podría haber cuatro o cinco detenidos más de las plazas con la que cuenta la seccional”. En tanto, Liliam Echegoy, de la Coordinadora de Trabajo Carcelario (CTC), aseguró que hay hacinamiento no solo en la 13ª sino en la mayoría de las comisarías.

“Los golpean, los maltratan física y psicológicamente. No les pasan la comida ni las cosas que les traemos. Están hacinados. Esta comisaría tiene lugar para 16 personas y son 34. Queremos la integridad física de ellos, que se les respeten los derechos humanos más básicos”, dijo una de las mujeres en la puerta de la seccional.

Echegoy dijo que las condiciones de las seccionales en general son paupérrimas y que hay un incumplimiento real por parte del Ministerio de Seguridad santafesino respecto de los habeas corpus dictados por la Justicia. Sobre el motín dijo: “Reclaman 14 traslados y son urgentes”.

Comentarios