Ciudad

Docentes y alumnos

Miles inundaron Rosario en defensa de la educación pública

La movilización partió desde la Plaza San Martín y recorrió el centro hasta la Sede de Gobierno de la Universidad Nacional de Rosario. Se sumó la UTN y trabajadores del Conicet, que también sufren los recortes en los sistemas de Ciencia y Técnica. Organizaciones sociales acompañaron.


Docentes y estudiantes universitarios protagonizaron este jueves, con amplio acompañamiento, una multitudinaria marcha por el centro rosarino en defensa de la universidad pública, el salario docente y el presupuesto destinado al sistema educativo y el de Ciencia y Técnica, fuertemente recortados por el gobierno nacional.

La convocatoria era para las 11 en la Plaza San Martín, de Santa Fe y Dorrego. Hasta allí confluyeron columnas que previamente se habían agrupado en las sedes de varias de las facultades de la UNR. La asistencia, en medio de una medida de fuerza del gremio de los profesores, Coad, que mantiene las aulas vacías, fue sin embargo multitudinaria. Sorprendió hasta a los organizadores la masividad de la concurrencia. Más de 10 cuadras ocuparon miles de estudiantes, docentes, organizaciones sociales y gremios que se sumaron a la protesta. El punto de llegada fue la sede de Gobierno de la Universidad Nacional Rosario, sobre calle Maipú al 1000.  Allí, como muestra gráfica de la situación crítica que sufre el sector, se armó una olla popular. Enfrente, en el predio de lo que antes fue una confitería bailable para menores, estaba montado un escenario desde el cual hablaron los referentes de los distintos sectores que se unieron en el reclamo.

“Este gobierno muestra el deterioro en que nos quiere sumergir. No van a pasar por encima nuestro y vamos a seguir defendiendo nuestra Universidad para que siga siendo gratuita, inclusiva y la que el pueblo merece”, arrancó Laura Ferrer Varela, secretaria general de Coad.

El escenario dio cabida no sólo a los docentes, sino a los representantes de los alumnos –los centros de estudiantes tuvieron un papel protagónico en la movida– e incluso a dirigentes políticos como los diputados provinciales Carlos Del Frade y Mercedes Meyer (Frente Social y Popular) y el socialista Joaquín Blanco. También estuvieron los concejales Carlos Comi y Norma López, entre otros.

Será una jornada extensa: calculan que las numerosas intervenciones en el discurso y actividades previstas se extenderán hasta las 22.

Son 57 las universidades en las que se lleva a cabo una medida de fuerza de los docentes, de paro por tiempo indeterminado, ante la magra oferta de Nación en la paritaria del sector y los ajustes de partidas a las casas de estudios y centros de investigación que las casas de estudio, en muchos casos, comparten con el Conicet.

“Acá hay libertad de acción, pero creemos que la adhesión al paro tiene que ser multitudinaria porque es el camino”, respondió la dirigente ante la pregunta por los profesores que comenzaron a dictar clases en el Superior de Comercio, uno de los tres colegios dependientes de la UNR.

En la masiva movilización estuvieron los doce centros de estudiantes universitarios, además de los que representan a las tres escuelas secundarios que dependen de la UNR:  la Agrotécnica de Casilda y el Instituto Politécnico y el Superior de Comercio de Rosario.

“La defensa va más allá de la educación, es por los trabajadores la industria y los cientos de trabajadores del Conicet que se movilizaron y padecen el ajuste”, dijo el referente del centro de estudiantes Ciencias Exactas y Agrimensura.

Desde la Secretaría de la Federación Universitaria de Rosario (FUR) sostuvieron: “Cada vez somos más los que nos movilizamos por la educación pública. En unidad con estudiantes padres y docentes, juntos disputándole sentido al macrismo, exigiendo presupuesto para la UNR y diciéndole al rector (Hécto Floriani) que no vamos a bajar los brazos”.

“No es menor el nivel de movilización que logramos hoy. Sabemos a quién nos enfrentamos, sabemos quién es el enemigo y hemos dejado de lado las mezquindades que recientemente se hacen carne entre las distintas agrupaciones. Hemos entendido que la educación es un pilar fundamental para un país que quede ser soberano en lo político, independiente en lo económico y justo en lo social”, sentenció el referente del centro de estudiantes la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales en medio de la ovación de los manifestantes.

Padres de los alumnos acompañaron

La hija de Ignacio Ferreira cursa el secundario en el Instituto Politécnico, que depende de la UNR y comparte edificio con la Facultad de Ciencias Exactas e Ingeniería: “Estamos apoyando la defensa de la universidad pública y de su presupuesto. Sabemos que la educación también pasa por el salario de los docentes y no docentes. La única manera de defenderla es estar al lado de ellos. Acá está en riesgo el año lectivo de nuestros hijos –por la medida de fuerza– en el corto plazo, pero sobre todo el futuro de la educación pública”.

Aulas y fábricas

“Es una jornada conmovedora, ver tanta gente. Venimos marcando el camino. Hoy es una muestra más del camino que tiene que tomar el pueblo: profundizar la lucha y la unidad de los trabajadores y estudiantes para defender algo tan elemental como es la universidad pública”, se solidarizó y propuso estrategia conjunta el secretario general de la Regional Rosario de la CTA de los Trabajadores, Paulo Juncos. Fue uno de los varios referentes que se acercaron hasta las puertas del otrora hotel y hoy sede de Gobierno de la UNR. Entre otras organizaciones, se notó la presencia también de la Ctep (Central de Trabajadores de la Economía Popular).

Cerca de las 14, el cierre del acto principal estuvo a cargo del legislador provincial por el Frente Social y Popular, Carlos del Frade:

 

 

“Con el decreto 683 nos quieren meter miedo. Con las fuerzas armadas en las calle para evitar movilizaciones y reclamos de la clase trabajadora. Los dolores que nos quedan son las libertades que nos faltan”, dijo Del Frade citando a la frase instalada en el imaginario popular. “Nos quieren.meter miedo pero este río que inunda hoy la calle Maipu nos muestra que los más jóvenes son los defensores de los dos pilares fundamentales de la sociedad: los derechos de los trabajadores y de la educación pública”, concluyó el diputado.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios