Ciudad, Edición Impresa

Miles de usuarios sin luz ni agua por cortes de energía

Las cuadrillas de la EPE debieron multiplicarse para atender los reclamos, que hasta anoche persistían.

sinluz

Desazón, bronca, impotencia, tedio, tristeza, euforia. Son muchos –y cambiantes– los estados de ánimo que provoca un corte de luz, especialmente cuando lleva más de veinticuatro horas y afuera la térmica supera holgadamente los 30 grados. El Ciudadano recorrió ayer parte de la zona céntrica que sufrió la falta de energía y los testimonios tanto de vecinos como de comerciantes se repiten, idénticos y desesperados. Rostros desencajados y sudorosos se prestan amablemente a la consulta de la prensa como para amplificar y dar a conocer la situación vivida. Lo sucedido en esta parte de la ciudad se repitió en otros barrios, donde se padeció un auténtico infierno por la alta temperaturas reinante sin la posibilidad de ventilarse ni de tomar algo fresco de la heladera. La explicación oficial fue que por problemas en la red de media tensión algunas cuadras del barrio Martin, la zona centro, el oeste y el norte de la ciudad tuvieron cortes en el suministro eléctrica, con lo que miles de vecinos vivieron una jornada que les será difícil olvidar.

Diana, es encargada de Carlos Beltrame y Hugo Alagna, una empresa consultora de negocios inmobiliarios ubicada en la esquina de San Lorenzo y Laprida. “Esto es un desastre. Son miles de inconvenientes lo que nos genera la falta de luz. No podemos prender las computadoras y la central teléfónica se nos desconfigura cada vez que se nos corta la luz, provocándonos un montón de problemas técnicos”, contó mientras se abanicaba con un folleto en un ambiente cuya temperatura parecía rozar tranquilamente los 40 grados.

Igual de desencajado, David estaba parado en la esquina de Rioja y Juan Manuel de Rosas, charlando con un empleado de Lime que había hecho una parada para tomar algo refrescante. “Ya llevamos más de 24 horas sin luz. Yo estaba haciendo algunos trabajos con la computadora cuando vino el apagón. Vivo de eso y ahora se me atrasó todo. Además, vivo en un octavo piso, por lo que subir las escaleras es un auténtico esfuerzo”, detalló mientras a su lado el trabajador de la empresa de limpieza urbana asentía como para darle más intensidad al relato.

“¿Y cómo fue pasar la noche sin energía eléctrica?”, le preguntó el cronista. “Un martirio. En realidad no pude dormir porque además no corría una gota de aire. Me la pasé mirando el techo, escuchando el tic-tac del despertador y rogando que volviera la luz. Tuve tiempo para hacer un repaso de mi vida. Lamentablemente mi pedido no se cumplió. Estoy acá en la calle porque en mi casa no se puede estar”, agregó.

A una cuadra de allí, en el minimarket La Casa de la Abuela, a metros del Monumento a la Bandera, Verónica, su propietaria, estaba sentada rodeada de heladeras apagadas e iluminada por la luz que venía desde la calle. “Tuve que llevar los helados y los productos congelados a un súper amigo que está acá cerca”, contó la chica. “¿Tenés una cerveza fría?”, la interrumpió una pareja que había ingresado al negocio sin reparar en la falta de luz. Verónica les echó una mirada y se volvió hacia el cronista como diciendo: “¿Me estarán cargando?”, y con una media sonrisa les contestó: “Cerveza tengo, lo de fría se los debo para otra vez”.

 Veinte cuadrillas

 Con respecto a los cortes registrados, la vocera de la EPE, Diana Antruejo, informó que hubo cinco importantes en la red de media tensión. Los radios que quedaron sin luz fueron los comprendidos por el barrio Martin, Belgrano, Mendoza y Juan Manuel de Rosas; en la zona centro: Catamarca, Belgrano, Tucumán, Sarmiento, Sargento Cabral, Laprida, San Lorenzo y Maipú; en la zona oeste: Derqui, México, Forest, Columbres, Derqui, Colombres, Chubut y Nochetto, y en la zona oeste: Vélez Sarsfield, Camilo Aldao, Provincias Unidas y Arévalo, lo mismo que en  Pellegrini, Crespo, Presidente Perón y Felipe Moré.

“Lo que hicimos fue priorizar a los centros de salud y geriátricos ante todo. Hemos puesto en la calle más de veinte cuadrillas que se abocaron a trabajar en la resolución de todos estos inconvenientes”, agregó.

Con el transcurso del día –y al cierre de esta edición– la EPE había repuesto el servicio en parte de la zona oeste, pero aún persistían otros cuatro grandes cortes por problemas de media tensión en el norte, el oeste y barrio Martin, lo que sumaba unos 18 mil clientes sin energía eléctrica.

Las fallas alcanzaron también a la empresa Aguas Santafesinas Sociedad Anónima (Assa), con lo que el suministro de agua se vio afectado en las zonas sur, centro y oeste de Rosario como así también en la ciudad de Villa Gobernador Gálvez.

“Quedan pendientes todavía solucionar algunos cortes en el centro, en barrio Martin, zona oeste y zona norte. La empresa está abocada con todos sus recursos a poder solucionar estos inconvenientes. Se registra una doble falla en media tensión, lo que hace más complejas las tareas de reparación, que requieren muchas horas”, destacó Antruejo.

Comentarios