Espectáculos

Chimo en Distrito Siete

Midiendo el ritmo de la vida urbana

Emiliano Ponzelli, líder de la formación experimental local Chimo, habla de “Yunga”, material heredero de “Manantial”, su disco debut.


Este viernes Chimo vuelve a tocar en Rosario: presenta su disco Yunga y para eso armó un show con invitados y un repertorio especial que recorre toda su producción. También toca Diosque. Varios meses pasaron ya desde que tomaron la decisión, entre otras bandas, de suspender un show después de que les llegaron comentarios sobre situaciones de abuso relacionadas con el personal del local en el que iban a tocar, según publicó en las redes sociales otra de las bandas. Eso los llevó a tomar posición al respecto: “Me parece que es un momento de tomar la posta de la rebeldía de las mujeres y escucharlas, estar del lado de ellas”, reflexionó ahora Emiliano Ponzelli, líder de Chimo. “Pensar en el futuro de una masculinidad diferente es algo a lo que necesito adherirme”, agregó.

La formación presenta Yunga, su segundo disco, material que afianza como banda a un proyecto que surgió solista, instalándose en una escena pujante de la música independiente y experimental de la ciudad. Chimo son Ponzelli, Germán Bertino, Diego Picech, Fede Toscano y Valentín Prieto. Yunga, un disco de canciones ubicado entre el indie electrónico y el pop de autor, surgió en “el orden del caos”, más urbano y menos introspectivo que Manantial, el material anterior, pero que mantiene la experimentación musical con la que la formación inició su camino. “La música y las palabras surgen cuando intentamos indagar en nuestra parte más sensible”, puntualizó Ponzelli.

—¿Con qué inquietudes se gestó Chimo en 2015?

—Arrancó como un proyecto solista. Yo iba a ser papá, y el momento me inspiró. Hice algunas canciones sobre el embarazo y los chicos de Polvo Bureau (sello local) me incentivaron a editarlo. Ahí arrancó mi proyecto solista, hecho en casa, casi todo con el mismo instrumento. El estilo del primer disco lo dio el uso de la instrumentación, porque lo empecé a hacer a base de ritmitos del Casiotone.

—¿Por qué “Yunga”?

—La idea era darle al nombre continuidad con el disco anterior que fue el “manantial” que brotaba del interior e inundaba desiertos que convertíamos en una especie de jungla, de yunga. Y también es una metáfora del momento de la vida. Manantial era un momento introspectivo y este disco está saliendo al mundo en todos los sentidos, midiendo el ritmo de la vida urbana.

—En los últimos años puede verse el crecimiento de la escena indie en la ciudad ¿Cómo lo ves?

—Cuando empezamos, éramos dos bandas en Rosario que hacíamos un estilo similar. Hoy, con las nuevas generaciones de músicos y la llegada de las redes, la posibilidad de difusión es otra. El sello Polvo Bureau (por el que salió Yunga) ya lleva unos cuantos años. Tiene muchas ediciones y permanece. El Festival Otro Río cada vez se pone mejor, vienen bandas de afuera, los escenarios están cada vez mejor equipados. Ese tipo de música la producen bandas independientes que no cuentan con recursos más que los personales, entonces competir con bandas mainstream a nivel sonoro era imposible. Ahora, con un pequeño estudio y dándote un poco de maña, tu familia puede escucharte sin taparse los oídos como pasaba cuando yo empecé (risas). Además, Rosario siempre produjo mucha cultura. El único problema son siempre los lugares para presentar esas propuestas, que sean lugares acordes, con las necesidades para un espectáculo mínimo, de calidad media. Un poco por eso elegimos Distrito 7 para la presentación. Para salir un poco de los bolicheros y del aval estatal. El D7 tiene un buen arreglo, el perfil del lugar va acorde a lo que pensamos y tiene buen sonido.

—En diciembre del año pasado suspendieron un show por denuncias de abuso. ¿Cuál es su postura al respecto?

—Por mínimo que sea nuestro aporte, tenemos la posibilidad de expresarnos por algunos ideales que nos representan. Me parece que es un momento de tomar la posta de la rebeldía de las mujeres y escucharlas, estar del lado de ellas. Un gran disparador fue mi hija de tres años, aunque adhiero a la causa más allá de eso, pero pensar en el futuro de una masculinidad diferente es algo a lo que necesito adherirme. Al intentarlo, siempre va a haber contradicciones, pero lo principal es accionar y activar el cambio en uno mismo.

Para agendar

Chimo presentará Yunga este viernes, a partir de las 21, en Distrito Siete de Ovidio Lagos 790, junto a Diosque, que mostrará su CD Llanero.

Si te gustó esta nota, compartila