Espectáculos

Diego El Cigala

“Mi curiosidad sigue intacta”

El cantaor flamenco Diego El Cigala adelanta detalles de “Indestructible”, un disco, un show y también un documental en homenaje a la salsa, un proyecto que hoy lo trae de regreso a Rosario.


La resiliencia está presente en un caudal de voz cuyo potencial pareciera no tener bordes o límites, y donde todo es agua para un mismo molino. Quizás por eso no llama la atención que su último disco se llame Indestructible. Es que Diego El Cigala (Ramón Jiménez Salazar, Madrid, 1968) es mucho más que un cantaor flamenco. Con una carrera que en la última década lo ha posicionado como uno de los grandes referentes del cante a nivel mundial, y cuya matriz atraviesa cuanta música se le ponga por delante, El Cigala tomó la decisión hace unos años de homenajear a la salsa, otro de los géneros latinos que mejor transita, siempre dispuesto a abrir los brazos a lo ajeno pero antes regalando lo propio.

Indestructible es un disco, un show y también un documental dirigido por David Pareja, que retrata el recorrido a modo de historia homérica protagonizado por el propio cantaor. Y todo en su conjunto refleja que el tiempo “nunca podrá borrar el legado y la riqueza musical de la salsa, un género que nos demuestra que no existen las fronteras”, sostiene El Cigala, quien este viernes volverá a pisar el escenario del City Center Rosario junto a los majestuosos músicos de la Cali Big Band para presentar esta “epopeya de la salsa”, en una ciudad en la que, poco a poco, va jugando de local.

De este modo, junto a un puñado de diez músicos que, como él, desbordan talento, el intenso cantaor madrileño, nacido en el corazón del Rastro y hoy convertido en ciudadano del mundo, ofrece en su nuevo show un imperdible recorrido por la historia de la salsa, sin dejar de lado éxitos de su carrera, con boleros como “Corazón loco”, “Lágrimas negras” e “Inolvidable”, arreglados esta vez por José Aguirre, director de la Cali Big Band, que más allá de sus improntas habituales suenan ahora ajustados a una nueva dimensión para esta formación de metales y percusion.

A través del correo electrónico, El Cigala respondió a El Ciudadano algunas inquietudes vinculadas con su conocido interés por la salsa, y a su particular manera de concebir “lo flamenco” dentro de cada una de las propuestas musicales que encara.

—¿Qué cosas descubrió en sus primeros encuentros con la salsa que lo convocaron a pensar, con el paso del tiempo, en este hermoso homenaje, más allá de su conocido interés por la música latina en todas sus variantes?

—Todo empezó con (el puertorriqueño) Héctor Lavoe y con su música, la he escuchado mucho y he leído sobre su vida, era como el Camarón de la Salsa (por el cantaor flamenco Camarón de la Isla), incluso en algún momento pensé en hacer un disco sólo con canciones suyas, un gran homenaje. Luego me sumergí en el género y no se podía quedar sólo ahí, quería abarcar más cosas pero el inicio fue ése. Y, como pasa con todos los proyectos, van cogiendo vida propia y acaban donde quieren.

—La salsa tiene grandes referentes ¿cuáles son los suyos o cuáles fueron para este disco?

—Son tantos que sería imposible mencionarlos a todos; la salsa es un género tan rico que vivió un época de tanta creatividad y tan larga, que se me han quedado fuera artistas a lo que quería homenajear en este disco, pero que aun así, han estado igualmente presentes. Rubén Blades, Celia Cruz, tantos…. Pero Héctor Lavoe y la Fania All Stars han sido el eje central para concretar Indestructible. De todos modos, tengo tantas canciones que me gustaría grabar que quién sabe si no acabo haciendo otro disco de salsa.

—Con sus maravillosas versiones de clásicos y no tan clásicos se ha convertido en un puente entre las estéticas y los sonidos de Iberoamérica; ¿lo vive de ese modo?

—Me lo dicen mucho, y tiene sentido, aunque no suelo pensar mucho en eso; yo hago lo que me gusta y me dedico a cantar lo que me llama y lo que me llega en mi camino estaba esta hermandad con la música latina y doy gracias a Dios por haberme puesto en el. Cada día que pasa sigo conociendo música nueva y mi curiosidad sigue intacta.

—La canción “Indestructible”, que popularizó Ray Barretto en los años 70, habla de cómo recuperarse de las grandes pérdidas ¿Por qué la eligió para dar nombre al disco y al show?

—La letra me llegó de una manera especial, en una etapa de mi recorrido donde he tenido que decir adiós para siempre a gente tan importante en mi vida por un lado y, por otro, porque reflejaba la inmortalidad de la salsa. Yo no soy “indestructible” pero la música y el arte, el legado de grandes artistas como Paco de Lucía o Oscar de León, sí que lo son.

—El flamenco está en su matriz musical y en su memoria emotiva. ¿Cómo ha hecho en todos estos años de recorridos musicales entre tango, milonga, folclore o salsa, para no traicionar nunca esa matriz que lo identifica tanto?

—Yo soy flamenco, está en mi ADN, y no lo puedo separar de mi persona yo puedo estar de gira con Indestructible pero cuando me bajo del escenario y estoy con mi gente, sigo cantando fandangos como si estuviera en Madrid. Todos estos proyectos, además, los he ido alternando con giras y discos de flamenco, como Vuelve el flamenco. Ahora mismo, este verano, tengo unos cuantos conciertos en España con la guitarra de mi Diego del Morao.

—Siendo un artista que siempre homenajeó a la mujer, ¿cómo vive este momento revolucionario a nivel mundial en el que las mujeres buscan visibilizar derechos, y denunciar situaciones de acoso y abuso? 

—¡Estoy encantado! Todo lo que sea bueno para la mujer y sus derechos me parece un acierto.

—En diciembre próximo cumple 50 años, en la plenitud de una carrera y un recorrido que parecieran no tener fronteras ¿Cómo se prepara para vivir los próximos 50?

—Es medio siglo… yo sólo espero que los años que vengan sean iguales que estos primeros 50; en la vida no se puede pedir que no haya sufrimiento pero me ha traído muchas bendiciones, empezando por mi familia y mis hijos, y espero que siga siendo así. Por mi parte, seguir enamorado de la música y de los escenarios, y con las ganas que he tenido hasta ahora.

Una banda potente

Diego El Cigala mostrará en Rosario este imperdible viaje musical por los géneros latinos, desde la salsa al flamenco, pasando por el tango y el bolero, junto a la potente Cali Big Band, orquesta que incluye, además de los ya habituales piano y bajo que suelen acompañar al cantante, la incorporación de percusiones salseras, como el timbal y las congas, los coros y los metales, trompetas y trombones. Con esta nueva formación, el concierto alcanza altísimos niveles de fuerza y ritmo.

Para agendar

Diego El Cigala presenta Indestructible junto a La Cali Big Band, este viernes, desde las 21, en el Centro de Convenciones City Center Rosario, de Oroño y Circunvalación.

Si te gustó esta nota, compartila