El Hincha

El mundo leproso, ilusionado

¿Messi en Newell’s en 2021? Un sueño posible

El contrato de la Pulga tiene una opción de salida en 2020 si no es a un club de elite. Barcelona buscará extender el vínculo que concluye en 2021, pero depende del rosarino


Los hinchas leprosos sueñan con ver algún día, aunque sea un ratito, a Lionel Messi vestido con la rojinegra. Esa ilusión choca cuando Barcelona le propone al crack rosarino renovar el vínculo una y otra vez en busca de transformarlo en un “one club man”, lo que en lenguaje criollo se traduce en un futbolista que en toda su carrera sólo vestirá una camiseta.

Messi tiene contrato hasta junio de 2021, renovado hace poco, tras algunas idas y vueltas que incluyeron propuestas millonarias de los clubes más poderosos económicamente de Europa. Y los 700 millones de euros de su cláusula de salida, algo así como 30 billones de pesos, es un blindaje que puso el Barsa para que nadie se tiene en llevárselo, como sucedió con el PSG y Neymar. Números que ponen a Newell’s, con un patrimonio neto de apenas 4 millones de pesos, en modo “inalcanzable”.

Pero hay cuestiones que van más allá de una billetera abarrotada de euros: el amor de Lionel por Newell’s. Messi es hincha leproso, nunca dudó en decirlo. Cada vez que lo ponen en aprietos deja en claro que su deseo es jugar aunque sea un año en el Parque. Y cuando eso sucede, el hincha leproso se paraliza y reza porque ese anhelo no quede sólo en amagues.

Y en las últimas horas hubo otra señal de alerta en Barcelona. La luz roja se encendió en el Camp Nou y los hinchas blaugranas empezaron a preocuparse. El diario Mundo Deportivo publicó que la dirigencia del Barsa intenta seducir a Messi para extender su vínculo hasta junio de 2023. Hasta ahí nada nuevo. Pero surgió un dato impensado, una letra chica que el propio Messi hizo poner en su contrato anterior y podría ser el camino directo para que el rosarino cumpla su sueño de jugar en el Parque.

Messi puso una condición antes de renovar: en junio de 2020 puede decidir dejar Barcelona sin pagar los 700 millones de euros. Y eso sólo puede suceder si Lionel se va a un club que no sea de ‘elite’. La cláusula no sorprende, ya la habían impuesto Xavi e Iniesta, otros dos históricos, aunque ellos privilegiaron seguir engordando la cuenta bancaria y se fueron a dos ligas exóticas: Qatar y Japón. En el caso de Messi es distinto, nadie piensa en Cataluña que Lio se va a ir buscar dólares fáciles a Asia. El único miedo de los españoles es que quiera cumplir su sueño de jugar en Newell’s, el club del cual es hincha.

Resulta difícil de entender para cualquier mortal. El mejor jugador del mundo analiza dejar la comodidad de Barcelona, resignar un contrato opulento y dejar por un año su candidatura a ser el mejor del mundo, para meterse en el barro del anárquico fútbol argentino. No suena lógico, pero en España creen que es posible, Newell’s es una piedra en el zapato del Barcelona, es el lugar del corazón de Lionel que puede romper con un vínculo forjado desde hace casi dos décadas. Incluso consideran que esa cláusula fue clave para que Messi renovara su contrato hace un año. Incluso Barcelona no descarta convencerlo de extender su vínculo y mantener esa cláusula de salida, pero pasarla a junio de 2021.

La decisión la tiene Messi. Nadie más que él sabe qué hará dentro de un año y medio. Tal vez ni siquiera lo haya pensado aún. No hay dudas que su deseo debe estar correspondido. Y en ese contexto no se trata de abrirle las puertas del Coloso. Newell’s debe ordenar sus números, modificar su estadio para lo que significaría tener a Messi jugando cada fin de semana en Argentina y preparar el equipo desde lo deportivo para que Lionel no llegue a un caos parecido al vivido en los últimos años. No será fácil. Y tal vez sea sólo un amague de Messi que al final no se concrete. Pero el propio jugador dejó abierta una puerta de salida del Barcelona para venir al Parque. Y al hincha leproso le regocija el corazón.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios