Espectáculos

Mercedes llega al cine con Cantora

El Dvd de la grabación de los dos discos Cantora, se vendió en una edición especial  junto a los Cds, ahora ese material llegará al cine como “Cantora, un viaje íntimo”.

La trastienda de las grabaciones de los álbumes “Cantora” que reunió a Mercedes Sosa con diversos músicos iberoamericanos, es el hilo conductor del dvd que originalmente acompañó a esos materiales sonoros pero que ahora llegó a la pantalla grande bajo el título “Mercedes Sosa, Cantora un viaje íntimo”.

Los modos particulares con los que la impar intérprete tucumana sentía y abordaba el repertorio a grabar, constituyen un documento dirigido por Rodrigo Vila acerca de la pasión y el talento que signaron el tránsito de esta artista fallecida en octubre de 2009, a sus 74 años.

Mercedes llora ante algunas estrofas, vibra a la hora de cantar, entrega su calma sabiduría y regala consejos mientras una cámara presente pero nunca invasiva (en manos de Ariel González y Ricardo Borounián) consigue recoger ese clima de infidencia y creación.

Gracias a esa atmósfera que sobrevuela una cinta que completa su menú mechando un reportaje a Sosa en dos diferentes locaciones, queda en un segundo plano el paso de las estrellas musicales que desfilaron para sumarse a esas placas y generaron dos placas que poco aportaron a la estatura artística de Sosa.

La película no se detiene en exhibir el resultado final de las canciones sino que pone en foco los momentos en los que la vocalista y sus afamados amigos se encuentran para compartir intensamente cada pieza escogida.

De esos cruces -a veces plenos de ternura, otros de marcada búsqueda y algunos más cercanos a la complicidad- pueden extraerse un puñado de sabrosas anécdotas capaces de exhibir el tipo de vínculo maternal y proyector que La Negra supo establecer con artistas de aquí y de allá.

“¿Así que agua tibia con bicarbonato?”, le preguntó Gustavo Cerati después de compartir su tema “Zona de promesas” y para puntualizar el aporte que recibió de Mercedes en el segmento que abre el viaje fílmico por las entrañas de “Cantora”. La tucumano elogia a Cerati y  le dice “Vos no sabés la voz maravillosa que tenés”.

“Ya está, ya me puedo morir. No, mejor no, primero grabemos”, bromeó un locuaz Luis Alberto Spinetta al filo de registrar “Barro tal vez” y antes de “confesarle” a Sosa “¿sabés que estoy saliendo con Britney Spears?”.

Menos risueña resultó la visita de Mercedes a Charly García (recién reponiéndose y todavía confinado en la quinta “La Negrita” de Ramón “Palito” Ortega) para hacer juntos “Desarma y sangra” y revelador el apunte a Soledad Pastorutti acerca de la conveniencia de estudiar puntillosamente cada canción antes de llegar al estudio.

Otros momentos salientes pero en la faceta específicamente artística, son los que Sosa urdió junto a Fito Páez-Liliana Herrero y también con Lila Downs, Pedro Aznar, María Graña (a la que elogió enfáticamente), Claudio Sosa y la dupla folclórica Luna Monti-Juan Quintero.

A lo largo del reporte también aparecieron los brasileños Caetano Veloso y Daniela Mercury, el cantautor catalán Joan Manuel Serrat, sus íntimos Víctor Heredia, Teresa Parodi y León Greco, los baladistas Diego Torres, Marcela Morelo y Luciano Pereyra y el guitarrista Luis Salinas.

Además se contaron, entre otros, Vicentico, Gustavo Cordera, Shakira, Rubén Rada y el boricua René Pérez, de Calle 13, aportando su rapeo urbano que encaja maravillosamente con “Canción para un niño en la calle”, manifiesto aún dolorosamente actual de Armando Tejada Gómez.

Para el final del relato de 100 minutos de duración, a una pomposa pregunta acerca del valor de “Cantora” en su “carrera” (sic) musical, Mercedes simplemente respondió: “como dice Charly García en Cuchillos `ya no puedo morir´” 

 Sergio Arbolellaya/Télam

Comentarios