Policiales

La ruta de los fierros

Mercado de las armas: un imputado por tener un arsenal y un policía en la mira como facilitador

El secuestro de 11 pistolas en una casa de Garzón al 900 bis descubrió que al menos cuatro de ellas tenían que estar en custodia policial. Las pistas llevaron a la sección Balística de la AIC y un uniformado de 21 años fue detenido: había ingresado a trabajar hace tres meses.


Tenencia de armas. Lautaro, el imputado que quedó preso por el arsenal secuestrado en Garzón 900 bis.

¿De dónde salen las armas utilizadas en homicidios y balaceras que desangran la ciudad? Las conjeturas callejeras proponen respuestas como “provienen del puerto”, que son vendidas por armeros sobornables, o del robo a chacareros aficionados a las armas. La principal noción, sin embargo, es que gran parte de la circulación de armamento tiene origen en nichos corruptos de la Policía. Este supuesto resultó acertado, al menos con relación a la reciente investigación por la sustracción de pistolas que debían estar bajo custodia en “la oficina” de la Sección Balística que depende de la dirección de Criminalística de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), ubicada en el predio de avenida Francia al 5200. Una precaria dependencia en la que se supone debería haber 3.600 pertrechos y donde “no hay un inventario ni un control absoluto”, a decir del fiscal Matías Edery, uno de los investigadores que inspeccionó el lugar.

Los fiscales tienen comprobado que al menos cuatro –el número podría ascender a medida que avanza el inventario– de los once fierros secuestrados por AIC en un procedimiento en una vivienda del convulsionado barrio de Empalme Graneros habían “desaparecido” del depósito de balística. El escándalo puso de relieve que con el escaso control sobre ese cuerpo policial no hay garantías de que un arma secuestrada no volverá a la calle.

Parte del secuestro debía haber estado en el predio de Balística. Foto: Departamento Prensa Agencia de Investigación Criminal.

 

Lautaro Greco, el joven de 20 años, a quien le secuestraron las once pistolas en su casa de Garzón al 900 bis fue imputado este viernes por tenencia de arma de fuego. La jueza Eleonora Verón le dictó prisión preventiva por 90 días. Lo expuesto en la audiencia es apenas la punta del iceberg, ya que está bajo investigación el enlace del imputado con un policía de la sección Balística, detenido en la misma jornada, sospechado de robar y vender las armas.

Pistolas secuestradas en procedimiento habían salido de la sección Balística: detienen a un policía

De acuerdo con fuentes judiciales, la investigación partió de la información que brindó un informante, quien aseveró que Greco estaba a cargo “del resguardo de armas de fuego, la conducción de escruches barriales y venta de estupefacientes bajo la modalidad menudeo”.

No solo eso. Desde el perfil de Instagram @Lautii_greco, subió historias temporales posando con el arsenal de pistolas. Las capturas de pantalla llegaron a los detectives y aunque Greco posaba con la cara tapada, los tatuajes lo deschavaron una vez aprehendido, como expusieron los fiscales en la audiencia.

Una recreación llevada a cabo por la División de Investigaciones Complejas de la AIC puso de relieve que las fotos habían sido tomadas en la misma vivienda allanada.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mientras Greco era imputado, agentes de la AIC irrumpieron en la finca del policía bajo sospecha de sustraer las armas judicializadas y en supuesto resguardo. El procedimiento tuvo lugar en pasaje Gerchunoff al 600 bis, a poco menos de 200 metros del cruce de Felipe Moré y French, donde en la semana fueron cometidos dos homicidios en el marco de ataques a tiros.

Robaban y vendían las armas secuestradas en Casilda: dos policías presos

El detenido es el suboficial Juan Carlos Belotti, de 21 años y con apenas tres meses en la fuerza, según confiaron fuentes cercanas a la causa. Los pesquisas secuestraron su arma reglamentaria, 200 municiones. Una Honda Tornado floja de papeles (tenía la patente adulterada), 300 mil pesos, un Chevrolet Agile y, por supuesto, el celular del sospechoso y el de su padre.

El otro procedimiento relacionado con la causa fue en Cavour al 6000, cerca de la intersección de La República y Olavarría, y dos cuadras de la vivienda allanada de Garzón al 900 bis. De allí marchó demorado Juan Ignacio V., de 29 años, de quien “podría vislumbrarse responsabilidad penal con el caso”, razón por la que le fueron secuestrados dos teléfonos.

Los investigadores prevén imputar a Belotti a comienzos de la semana, con la posibilidad de ampliar la evidencia si el análisis de los teléfonos arroja datos de interés.

Los allanamientos a Greco y a Belotti tuvieron lugar en un sector del noroeste –barrio Industrial, Ludueña y Empalme y Larrea– donde según las investigaciones existe una disputa entre personas vinculadas con Francisco Riquelme, conocido como Fran, quien está imputado y con prisión preventiva por la tentativa de homicidio de Mariana Ortigala, una de las principales testigos en el juicio contra Esteban Lindor Alvarado que se viene desarrollando en el Centro de Justicia Penal (CJP).

Del otro lado los detectives ubican al entorno de Cristian Leonel “Larva” Fernández, asesinado a tiros durante una emboscada el pasado 14 de abril en Gorriti al 6200, quien -sostienen los investigadores- tenía vínculos con integrantes del pabellón 8 de Piñero, donde se encuentran detenidos o purgando condena internos vinculados con la banda de Los Monos.

Comentarios