Policiales

30 tiros a discreción

Mensaje mafioso con disparos a mansalva aterró a los vecinos de Dorrego al 4300

Las balas partieron de un auto. Impactaron en frentes de casas y vehículos estacionados. Una vecina que estaba en la vereda se salvó por poco: un proyectil le rozó la cara. Hay indicios sobre el posible blanco: un muchacho que partió antes de que llegue la Policía. Hablan de una ametralladora


Fotos: Juan José García.

Vecinos de la cuadra de Dorrego al 4300, entre Ameghino y Pasaje Maratón, en barrio La Guardia, vivieron este martes una pesadilla antes de la hora de la cena. Desde un auto, que algunos aseguraron era un Volkswagen Gol y otros una Ford Ecosport, asomó una ametralladora que escupió una treintena de proyectiles calibre nueve milímetros. Las balas impactaron contra frentes de viviendas y coches estacionados. Una vecina que estaba en la vereda se salvó por poco: un plomo le rozó la cabeza y debió ser atendida en un hospital. Los investigadores creen que el blanco del ataque fue un joven que estaba en la zona, apodado Locato. El muchacho se fue antes de que llegue la Policía.

“Tiraba a cualquiera”, se espantó un vecino de Dorrego al 4300 sobre el accionar del o los gatilleros, que provocaron un caos en esa cuadra a las nueve de la noche. Según fuentes policiales, el agresor llegó en un Gol o una Ecosport, depende de los testigos. La primera versión indica que el tirador abrió fuego desde el interior del vehículo Volkswagen. La otra, que frenó la camioneta Ford, el conductor bajó, caminó unos pasos y disparó para luego fugar por la calle hacia el sur.

Los tiros no hicieron distinción entre autos y viviendas. Liliana, una mujer de 46 años, sufrió una escoriación en la cara que debió ser atendida en el Hospital Roque Sáenz Peña, donde permanecía internada pero fuera de peligro. Cuando fue entrevistada, la mujer dijo que no conoce al agresor ni tiene problemas con nadie. La agresión no estaba dirigida a ella, quiso aclarar. Lo mismo expresaron los pocos vecinos que hablaron con la prensa: “Es una excelente vecina, nos llevamos bien”. Los proyectiles también alcanzaron el interior de una granjita en la esquina de pasaje Maratón: como en las películas, hicieron estallar una hilera de botellas. “Para tirar a matar, es una bestia”, calificó la puntería del agresor un hombre frente a las cámaras de TV.

Fuentes policiales dejaron trascender que el tirador buscaba a un tal Brian T., alias Locato, según se desprende de los testimonios que ubican al joven en esa cuadra en el momento de la agresión pero no al arribo de la Policía. Locato, según esta versión, acumula broncas y los tiradores le dejaron un mensaje con sello de plomo.

Desde la Fiscalía Regional indicaron que existen dos líneas investigativas correspondientes a los relatos de vecinos. “Hay testimonios diferentes en cuanto al posible autor y la mecánica”, aseguraron. En la escena PDI levantó 29 vainas servidas.

Comentarios