Edición Impresa, El Hincha

Merecido homenaje

Menotti: “Vuelvo a Rosario como si me hubiera ido ayer”

Semejante fuente de conocimiento merecía ser reconocida. César Luis Menotti, uno de los nombres más importantes del fútbol a nivel nacional, recibió ayer la distinción de su Rosario querida.


Semejante fuente de conocimiento merecía ser reconocida. César Luis Menotti, uno de los nombres más importantes del fútbol a nivel nacional, recibió ayer la distinción de su Rosario querida. El entrenador que lideró al seleccionado argentino a la primera obtención de una Copa del Mundo, fue declarado deportista y técnico distinguido por el Concejo Municipal, en un acto celebrado en el Palacio Vasallo, el cual lució colmado por amigos, familiares y compañeros del “Flaco”. Una verdadera leyenda del deporte más importante de nuestro país.

“Cuando me pongo a pensar todo lo que pasó hasta hoy, no lo puedo creer. Vuelvo a Rosario como si me hubiese ido ayer. Siempre digo que si tengo algo de bueno, lo aprendí en esta ciudad”, resumió un emocionado Menotti.

En un evento realmente conmovedor y que contó con el testimonio de muchos de sus seres más queridos, el Flaco fue agasajado a lo grande a sus 78 años.

“Para un futbolista no hay nada mejor que reconocer a otro futbolista. La ciudad tenía una deuda con él, porque aquí nació y jugó”, sentenció Aldo Pedro Poy, el edil que impulsó de la iniciativa.

A la hora de hablar arriba del escenario, Menotti no pudo resistir las lágrimas. “Después de haber pasado por tantos  micrófonos, esto es lo más difícil de mi vida. Amo a esta ciudad. Mis viejos murieron jóvenes y a mí me salvó el barrio. Aprendí a militar en política, hasta que empecé a jugar al fútbol en San Jerónimo y me llamaron de Central. Luego sigue la historia que ya conocen”.

“Pero de todo lo que me ha pasado en la vida, este homenaje es lo más lindo, porque estoy en mi ciudad, con mi gente. Agradezco a todos: a Central, que fue mi club de toda la vida, mi casa. Cuando veo la camiseta canalla en un campo de juego, se me vienen mil recuerdos hermosos. Por otro lado, me duele que Rosario siempre sea recordada por lo mismo (NdR: la violencia), mientras que se omiten cosas maravillosas de esta ciudad. Antes había droga, como probablemente haya ahora, pero no entraba a los barrios porque existían clubes y centros de contención social. Por eso digo que el problema no se soluciona trayendo a miles de gendarmes, sino poniendo el foco sobre los clubes del barrio. El fútbol es de la gente. Nos sobra cultura e historia como para seguir siendo maltratado”, opinó el Flaco.

También hubo palabras sobre el presente del fútbol argentino en general. El pésimo manejo de AFA (“años de estafar los sentimientos de la gente), el irregular presente de la selección nacional (“los jugadores no merecen ser criticados así”) y por supuesto, su querido Rosario Central: “Es como mi casa, siempre trato de participar. Yo estuve muchos años alejado del club. Alejado no del corazón, sino del manejo. Hoy lo veo bien, feliz, porque juega muy bien. Me encanta el técnico (Eduardo Coudet), lo aprecio y conozco mucho, venía a comer con nosotros en Guadalajara. Me gusta el temperamento del Chacho, me gusta cómo juega Central”.

Comentarios