Edición Impresa, Política

Memoria, Plaza y dos miradas

El acto en repudio del golpe de Estado de 1976 se concentró en Plaza de Mayo donde convivieron, entre forcejeos, oficialistas y opositores. Hebe de Bonafini festejó que Argentina haya juzgado a sus represores.

Al cumplirse 34 años del último golpe de Estado, la Plaza de Mayo fue ayer el epicentro de una multitudinaria concentración de agrupaciones aliadas y enfrentadas al gobierno, que tuvieron una tensa convivencia. Encabezada por Hebe de Bonafini y con un documento consensuado, la movilización expresó su rechazo a la dictadura militar y reclamó “cárcel común” para todos los responsables de delitos de lesa humanidad, la aparición con vida de Jorge Julio López, además de denunciar la “política represiva del gobierno de Mauricio Macri”.

Con una multitud que colmó la Plaza de Mayo, el acto por el Día Nacional de la Memoria por la Verdad fue compartido entre simpatizantes del oficialismo y militantes de agrupaciones de izquierda opositores. Entre ellos se registraron forcejeos por ocupar espacio en la plaza aunque no hechos de violencia.

A la histórica plaza de Buenos Aires arribaron varias marchas de distintas organizaciones de derechos humanos. La primera fue la de las Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, Abuelas, Hijos y Familiares de Detenidos Desaparecidos.

La columna, encabezada por Nora Cortiñas y Marta Vázquez, llevó una bandera de 600 metros con fotos de los desaparecidos durante la dictadura militar.

A esta marcha se sumó la ministra de Desarrollo Social Alicia Kirchner, la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, y otros funcionarios ligados a la defensa de los derechos humanos.

En su discurso Carlotto destacó que la lucha “sigue siendo la misma” contra “los poderes económicos que utilizan cualquier medio para enriquecerse con lo que no se merece”. Además, la titular de Abuelas pidió “maximizar a la Justicia” y que “los juicios sean realmente públicos, para que todos conozcamos las caras de los asesinos y lo que allí se dice”.

También hubo un párrafo para reclamar “políticas eficaces para la protección de testigos” y recordó: “Todavía no nos respondieron qué pasó con Julio López”.

La segunda columna, que se acercó con forcejeos a la Plaza, fue la del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia, integrada por varios partidos y agrupaciones de izquierda enfrentadas al gobierno, luego de haber partido desde el Congreso.

En la cabecera de esta columna se encontraban los líderes de los espacios integrantes del Encuentro, entre ellos Vilma Ripoll (MST), Néstor Pitrola (PO), Cristian Castillo (PTS). Mientras se desarrollaba el acto en la Plaza con la presencia de simpatizantes del oficialismo, militantes de las agrupaciones de izquierda se subieron a un camión y desde allí leyeron un documento con duras críticas al gobierno.

En ese sentido, volvieron a responsabilizar al Ejecutivo por la desaparición de Julio López, reclamaron el no pago de la deuda externa y apuntaron contra “la inflación que aumenta día a día” y la “entrega de los recursos naturales” y contra la política represiva de Mauricio Macri. Por su parte, Vilma Ripoll protestó por no haber podido acceder al escenario central a hacer su reclamo.

En tanto, el festival musical que organizó el gobierno contó con actuaciones de artistas como la cantante Teresa Parodi. El cierre del acto central estuvo a cargo de la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, quien festejó que Argentina fuera el único país que juzgó a sus represores y llamó a “defender y construir la democracia con propuestas” y apuntó contra los “medios de comunicación malditos” y contra “los periodistas que se dicen independientes pero son vendidos con sobres”.

Frente a la multitud reunida en la Plaza de Mayo, Bonafini expresó que es buena la democracia parlamentaria pero criticó a la oposición por querer “gobernar por la fuerza, la fuerza que no tienen” y recordó que “este pueblo no va a permitir más indultos” y vaticinó que Eduardo Duhalde y Carlos Menem también pagarán con la cárcel.

Y cerró su discurso con una fuerte defensa del oficialismo.

Comentarios