Ciudad

La historia de Raúl Cisneros

Mejorar en el oficio para sobrevivir a la crisis

Un carpintero que fabrica cabañas cuenta cómo se capacitó y entró a una red asociativa. La Municipalidad de Rosario asesora a distintos proyectos productivos de la ciudad


Raúl Cisneros es un carpintero de la zona norte de la ciudad y está al frente de un emprendimiento de construcción de cabañas y muebles que forma parte de la red de carpintería creada por la Municipalidad de Rosario. “El contexto económico nos pone a competir con el sistema financiero y no con otros proyectos productivos”, lamentó el trabajador sobre la tarea que encara junto a otros pares de oficio. El emprendimiento de Cisneros se desarrolla en el marco de una iniciativa del área de Proyectos Productivos de la Secretaría de Economía Social municipal, que convoca a personas con un oficio y que no logran insertarse en el mercado laboral. El objetivo es agruparlos, integrarlos y articularlos para promover sus actividades, y hacer visible el trabajo de cada uno en una red.

A pesar de la crisis económica y la falta de trabajo, el carpintero reconoció que con esfuerzo pudo llevar adelante el emprendimiento en su carpintería del barrio Nuevo Alberdi, en la zona norte de la ciudad. En ese marco, valoró “el acompañamiento, la capacitación y los consejos” brindados por el equipo del municipio. “A veces es más importante que te capaciten para hacer negocios que recibir un crédito y contraer una deuda que después, si no sabés hacer el negocio, no te sirve”, reflexionó Cisneros. El hombre fabrica livings de madera junto a su hijo y un equipo de trabajo. Desde hace un tiempo también se dedican a la prefabricación de cabañas en la carpintería, que luego se ensamblan en el terreno.

Cisneros destacó el efecto multiplicador que tiene el emprendimiento. “La construcción de una cabaña involucra a carpinteros, pero hay que sumarle después el plomero, el gasista, el albañil y todos los empleos alrededor de la construcción”, agregó y recalcó la diferencia con la confección de muebles.

En cuanto a la producción, Cisneros contó que logró abaratar costos al comprar materia prima a los municipios y comunas de alrededor de Rosario. “Compramos las maderas de los árboles que hay que sacar de la calle por distintos motivos. Son de descarte y los reutilizamos. Es nuestra materia prima y prescindimos de comprar en las madereras o aserraderos donde es mucho más caro. Logramos madera muy económica”, señaló el emprendedor.

“La Municipalidad de Rosario nos dio muchas oportunidades con las ferias. Realmente la feria es un elemento muy poderoso”, contó el carpintero sobre el modo de comercialización. Luego, puso como ejemplo el BioMercado, la feria itinerante que reúne a productores de la ciudad para fomentar hábitos de vida saludable y un consumo responsable. “En la feria vendimos una cabaña. Te vas poniendo en contacto y después de un tiempo seguro viene alguien al que le diste un presupuesto y resulta que esa es otra venta”, completó.

 

Economía y producción

El desarrollo de los emprendimientos como el de Cisneros es parte de la red de la Secretaría de Economía Social. En particular, dentro del área de Proyectos Productivos que convoca y aúna a personas con un oficio pero que luchan en insertarse en el mercado. Según explicaron desde el municipio, la idea es agruparlos, integrarlos y articularlos para promover sus actividades y hacer visible el trabajo de cada uno. También los capacitan en comercialización y acompañan en la gestión de los emprendimientos para crear trabajos independientes. Además, los ayudan a buscar líneas de financiamiento para cursos de formación y a gestionar cooperativas de trabajo. La Secretaría de Economía Social trabaja con tres grupos de redes: La de carpinteros (que incluye a nueve emprendimientos), la de la construcción (integrada por albañiles, plomeros, yeseros, entre otros), y la de bienestar, conformada por peluqueros, maquilladores, reikistas, entre otros.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios