Ciudad, Edición Impresa

Mejor prevenir que lamentar

Un operativo conjunto de agentes municipales y policías ordenado por la Justicia se realizó ayer en el sector bancario de barrio Alberdi para disuadir la acción delictiva. Medio centenar de motos al corralón.

A pedido de la Oficina Judicial de Causas con Imputados No Individualizados cerca de cien efectivos de seguridad realizaron ayer un megaoperativo en la zona norte de la ciudad –más específicamente en el barrio Alberdi– con el objetivo prevenir salideras bancarias y arrebatos en la vía pública. La acción contó con la participación de funcionarios judiciales, integrantes de la Guardia Urbana Municipal (GUM), de la Policía de la provincia de Santa Fe y de la Dirección General de Tránsito del municipio. El área elegida para los controles fue un sector donde hay una importante presencia de bancos, ya que ahí se suelen cometer esos ilícitos en la vía pública. Como resultado, se envió al corralón una gran cantidad de rodados que no cumplían con lo que establecen las normas a la hora de circular.

Presente en el operativo, la fiscal de la Oficina de Casos NN de los Tribunales, Viviana Cingolani, contó que “el principal motivo de esta acción es la prevención de salideras bancarias y arrebatos fundamentalmente con motos que andan ilegalmente circulando porque son el medio más apto para la huida una vez cometido el hecho delictivo”. “Es por eso que hemos elegido una zona bancaria y esta vez lo tocó a esta parte de la ciudad”, indicó a el diario El Ciudadano.

“Ésta es la tercera vez que realizamos un operativo de estas características. Ya se ha hecho lo mismo con la cuestión de los desarmaderos, chatarrerías, vendedores de bronces y metales en general”, recordó la fiscal.

Por su parte, el titular de la Dirección General de Tránsito, Mauricio Malano, comentó que “la acción comenzó en horas del mediodía y continuó durante toda la tarde”. “Se establecieron cuatro puntos de control: Alberdi y Juan José Paso, Alberdi y Génova, Alberdi y French y Rondeau y Washington”, según enumeró.

“La idea es actuar de manera preventiva no sólo en materia de seguridad vial sino en la seguridad en general. Tenemos la intención de repetir estas acciones en distintos puntos de la ciudad para que la población sienta que hay una presencia activa de controles y para poder vigilar las áreas de mayor riesgo delictivo de la ciudad”, continuó.

“Éste es un operativo que apunta al control de motos en circulación por la zona bancaria en la zona norte de la ciudad. Elegimos las motos porque son los vehículos en los que se suelen cometer delitos como salideras bancarias y arrebatos, principalmente a mujeres”, subrayó Malano.

En sintonía, el titular de la GUM, Mariano Savia, destacó: “Estamos básicamente convencidos de que la prevención minimiza la cantidad de delitos. Lo que queremos evitar es que termine sucediendo en Rosario lo que pasa en Buenos Aires con la inseguridad y la gran cantidad de asesinatos. La idea es minimizar los efectos indeseados de una delincuencia cada vez más creciente y que tiene algunos ribetes de violencia que antes en Rosario no existían. Estamos hablando de gente que sale con la intención de matar. Lo que primero piensa, más que en robar, es en matar, y frente a eso hay que actuar rápidamente, sin pérdida de tiempo”.

Sobre los resultados obtenidos, Savia dijo que básicamente se encontraron con “carnés de conducir apócrifos y motos sin patentes”. “Acá hay algo que tiene que quedar en claro: moto que sale de la fábrica o de una concesionaria tiene que salir patentada y eso muchas veces no se cumple”, concluyó.

Comentarios