Policiales

Bandas narco

Megaoperativo: golpe a los Ungaro-Funes

Los fueros federal y provincial se unieron para desplegar cuatro decenas de allanamientos destinados a terminar con la operatoria narco y de otros delitos de los clanes que animan la pelea de zona sur con los Caminos-Segovia.


Imagen ilustrativa.

Cuatro decenas de allanamientos, la intervención de fuerzas federales y provinciales, y la colaboración de ambos fueros en la persecución de algunas de las bandas que han contribuido a un repunte en la tasa de homicidios en los últimos meses fueron los aspectos salientes del megaoperativo con el que este jueves amaneció la ciudad. El resultado, según evaluaron los fiscales que impulsaron la medida, permitió poner tras las rejas a dos mujeres, involucradas tanto en la comercialización de drogas como en los delitos de competencia provincial atribuidos a la banda de los Ungaro-Funes, asentada en barrio Grandoli y parte de Tablada.

Según la interpretación de los funcionarios, como los líderes de este grupo, René “Brujo” Ungaro y Lautaro “Lamparita” Funes, están tras las rejas, sobre ellas recaía la responsabilidad de la logística para la distribución de estupefacientes. Fueron identificadas como Daniel Ungaro, hermana de René y ex pareja del asesinado empresario con vínculos narco Luis Medina (ver página 24), y Brisa Amaral, la joven que iba en el mismo vehículo que Jonatan Funes cuando éste fue acribillado tras una visita al penal de Piñero.

En total se produjeron 17 detenciones –también cayó Jorge “Gordo” Funes, padre de Lautaro, Alan y los asesinados Alexis y Jonatan– en el operativo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), que incluyó la participación de la Tropa de Operaciones Especiales de la Policía de Investigaciones provincial en cuatro allanamientos que se produjeron en la zona norte, con la mira en la llamada banda de la Tata Medina: su hijo, buscado por un doble crimen, se entregó poco después en Fiscalía.

Los mayores operativos se dieron en diferentes barrios de la zona sur, como Tablada, Grandoli y el Fonavi de Lola Mora e Hipócrates, y alcanzaron la celda de Lamparita Funes en Piñero. Según la investigación de los fiscales provinciales Gisela Paolicelli y Matías Edery, tanto este hombre como Carlos “Pelo Duro” Fernández son los lugartenientes del Brujo en una asociación ilícita.

Explicaron que los operativos de este jueves buscaron poner presos a otros involucrados en esa pesquisa, lo que coincidió con una investigación del fiscal federal Claudio Kishimoto, que apuntaba al mismo grupo pero por tráfico de drogas. Precisaron fuentes del caso dijeron que además de Daniela Ungaro (quien fue apresada en Funes) y Brisa Amaral (en el Fonavi de Lola Mora e Hipócrates), hubo otros tres detenidos que quedaron a disposición del juez federal Carlos Vera Barros: Kevin O., Solange C. y Néstor F.

En el resto sobresale el Gordo Funes, quien desde un principio fue señalado por la Fiscalía como integrante de la asociación ilícita, aunque recién ahora se dispuso su detención, concretada ayer en Juan Manuel de Rosas al 4100. A principios de año fue atacado a tiros en una casa de Alvear, a donde se había mudado en medio de los enfrentamientos en Tablada entre su grupo y el integrado por los clanes Caminos (referenciado en barrio Municipal) y Segovia. Su pareja, Mariela Miranda, fue asesinada en marzo de 2016, en lo que se considera el inicio de la última saga fatal en el sur de la ciudad que dejó al menos medio centenar de muertos. Entre los últimos se cuenta el asesinato en la cárcel de Coronda, el martes pasado de Rubén “Tubi” Segovia, considerado uno de los jefes del bando enfrentado con los Ungaro-Funes. Segovia estaba acusado por tres homicidios de la seguidilla, en uno de los cuales mandó a matar a Lamparita pero los sicarios equivocaron el blanco y ejecutaron a un joven ajeno a la disputa.

También fue recapturado Omar Jeremías A., conocido como Gordo Springfield, un joven sindicado por la Fiscalía como uno de los brazos armados de los Ungaro-Funes. Había sido apresado a bordo de una moto robada el pasado 1° de abril y llevado a la comisaría 11ª, de donde se fugó minutos después aprovechando un descuido de la guardia, según la versión oficial. El resto fue identificado como Nélida E., Alicia R., Sofía R., Gastón R., Matías O., Gladis A., Fiorela A., Nahuel P., José M. y Lucas S. Brisa Amaral es la única a disposición de ambos fueros.

Entre los elementos incautados en el operativo figuran nueve armas, 120 mil pesos y droga fraccionada para la venta. Además, la PSA allanó la celda donde está alojado “Lamparita” Funes, de la que secuestró un teléfono móvil y drogas para consumo personal.

“El objetivo es terminar con las disputas territoriales, ajustes de cuentas, venganzas y asesinatos entre los miembros de las bandas narco y acabar con el reguero de sangre que tiñe Rosario”, dijo el ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro. La titular de la misma cartera a nivel nacional, Patricia Bullrich, consideró el operativo conjunto como “un paso muy importante en la lucha contra el crimen organizado” y dijo que los procedimientos buscan desarticular “toda la organización narcotraficante Los Funes”.

El fiscal federal Claudio Kishimoto aseguró: “Los procedimientos tienen que ver con las segundas y terceras líneas de bandas vinculadas al narcotráfico de gran magnitud. Lo que nosotros estamos investigando era como una bajada de línea o de pensamiento organizativo dentro de lugares de encarcelamiento de determinadas personas, y a partir de ahí cómo se desarrollaba en la calle ese tipo de organización”. Y precisó: “Las mujeres ya ocupan un lugar fundamental dentro de la comercialización en las organizaciones de narcotráfico”.

El Ministerio de Seguridad informó que los Ungaro-Funes operaban en la zona sur mediante el acopio, distribución y venta de drogas por delivery y también en puntos de venta, que usualmente suelen ser viviendas usurpadas.

La pelea entre los Ungaro y los Caminos se remonta a once años atrás, cuando el hermano mayor del Brujo le metió un tiro a Roberto “Pimpi” Caminos, entonces jefe de la barra de Newell’s y quien terminara asesinado en marzo de 2010 por el menor de los Ungaro.

Desde entonces el hijo de Pimpi, Alexis, tomó el mando del bando de barrio Municipal: está preso por el crimen de la madre de los hermanos Funes. Alan, el menor de estos, está detenido por el crimen de la hermana de Tubi Segovia, Marcela Díaz, también ocurrido este año. En rigor, según investigadores, hasta 2008 los clanes Funes, Caminos y Ungaro habían sido socios y aliados.

Galería de imágenes

Foto: Juan José García
Foto: Juan José García

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios