Ciudad

Política en producción

Mefro Wheels: de las promesas de recuperación a la desolación

Los 170 trabajadores de la única planta que fabricaba llantas de acero en Argentina esperan cobrar la indemnización después que el empresario Ricardo Cicarelli intentó "rescatar" la planta de capitales alemanes. La clave para la desaparición fue la apertura de las importaciones


A casi dos años del primer cierre de la única fábrica de llantas de acero del país los 170 trabajadores de Mefro Wheels siguen cobrar la indemnización. Un grupo de 20 ex empleados habían sido reincorporados en septiembre de 2017 cuando Ricardo Cicarelli, de la metalúrgica Cirubon de Villa Gobernador Gálvez, salió a anunciar que iba a reactivar la planta de Ovidio Lagos al 4400. El empresario había prometido poner tres millones de pesos de su bolsillo y adelantó que iba a pedir otros 15 millones al Banco Nación para convertir la fábrica en una autopartista y contratar a 80 empleados este año. Para abril nada de esto había pasado y la planta cerró por segunda vez. Hoy el lugar que supo producir 800 mil llantas por año para las principales automotrices del país está cerrado y con pocas expectativas de reabrir. Cicarellli dio de baja el contrato de alquiler de cinco años del predio y los ex trabajadores esperan. “La fábrica está en condiciones de seguir trabajando porque las máquinas tienen tecnología de punta. Solo falta que alguien se haga cargo. No es un taller. Es una empresa multinacional”, explicó a El Ciudadano, Miguel Valentino, ex empleado y delegado gremial de Mefro Wheels.

Sobrevivir

Según contaron desde la Unión Obreros Metalúrgicos (UOM), una parte de los ex empleados de la multinacional están a la deriva, otros hacen changas y muy pocos consiguieron un trabajo en blanco. Habían aceptado en asamblea cobrar menos de los que les correspondía por la indemnización a cambio de que se la pagaran este mes. “Nada de eso se cumplió”, dijo Antonio Donello, secretario general de UOM Rosario a El Ciudadano.

Hoy el control de Mefro Wheels lo tiene un fondo financiero alemán llamado Thor Schifffahrtsgesellschaft mbH. Tiene sede en una ciudad a pocos kilómetros de Frankfurt. Además de la planta en Rosario, tiene tres en Alemania; una en Francia y otras en Turquía, Rusia y China.

Según contaron desde la UOM, la fábrica rosarina está en condiciones de producir llantas, cisternas de camiones, contenedores y hasta ollas a presión. “Es una pena que una fábrica como Mefro Wheels esté parada”, insistió el delegado gremial Valentino.

El principio del fin

La crisis de Mefro Wheels empezó cuando el gobierno de Mauricio Macri abrió las importaciones y a fines de 2016 empezaron a entrar al país llantas de Asia, Europa y Brasil para competir en el mercado local. Después de producir a gran escala, abastecer a otras industrias automotrices locales y exportar, la firma no pudo competir con las que entraban de afuera. Recibió cada vez menos pedidos de Argentina y casi ninguno del exterior. Ese año produjeron 300 mil llantas, menos de la mitad de lo que habían hecho en 2015. En paralelo, la multinacional de capitales alemanes empezó a vender llantas fabricadas en Europa a las terminales nacionales. En septiembre los 170 trabajadores fueron despedidos, pero mantuvieron guardias en la planta para impedir que se llevaran las maquinarias.

El 2017 fue un año de incertidumbre para los trabajadores de la zona sur. La provincia intentó mediar y conseguir algún grupo empresario que se hiciera cargo de la operación para mantener las fuentes de trabajo. A mitad de año, el nombre de Ricardo Cicarelli, un metalúrgico a cargo de la firma Cirubon, surgió como el supuesto salvador. Antes de fin de año las crónicas periodísticas eran optimistas. Cicarelli respondía en declaraciones radiales que iba a invertir tres millones de pesos y reincorporar a unos 90 empleados que estaban en la calle. También dijo que iba a pedir otros 15 millones de pesos a Nación para comprar chapas, contratar 200 empleados más. Una de las ideas era convertirla en una autopartista o hacer maquinaria para el agro.

El empresario firmó un contrato de alquiler por cinco años con la posibilidad de extenderlo otros cinco más para quedarse en el mismo predio. También contrató unos 20 ex empleados de Mefro Wheels para trabajar en su empresa de Villa Gobernador Gálvez. La confianza en el modelo económico de Cambiemos no fue acompañado por el Banco Nación ni las automotrices. En particular, Toyota, Mercedes Benz y Volkswagen, con quienes Cicarelli había negociado. “No podemos entrar a ningún lado con el nombre Mefro Wheels. Vamos a cambiar la imagen”, había declarado Cicarelli.

“Fue un circo para estirar la situación y vaciar el lugar. Después él la intentó vender a capitales brasileros. Hubo interesados, pero nunca llegaron a buen puerto”, dijeron los trabajadores.

La crisis acecha

El secretario general de la UOM Rosario, Antonio Donello, advirtió que están muy preocupados. “Vamos a empezar 2019 igual o peor que este año. Están en riesgo más de 1.500 puestos de trabajo. A nivel nacional se perdieron más de 40 mil puestos de trabajo. A nivel local fueron más de 1.500”, explicó Donello. “Buscamos estrategias para que no despidan a más trabajadores. Mes a mes se va perdiendo el poder adquisitivo, hay menos consumo y producción. También crecen los despidos y los cierres de fábricas”, lamentó el dirigente gremial.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios