Ciudad, Edición Impresa

Seguridad

Medidas contra el delito: reciclar y dar de nuevo

El municipio reglamentará una ordenanza que exige a los locales que venden celulares identificar a las personas que compran chips. La idea fue anunciada anteayer por Fein, pero se había aprobado hace dos años en el Concejo Municipal.


Los anuncios que entregó anteayer la intendenta Mónica Fein en materia de prevención del delito tuvieron este jueves fuerte repercusión. Más ediles opositores se sumaron a las críticas. Y lo mismo hicieron algunos comerciantes que ahora deberán reempadronarse y cumplir nuevos requisitos. Por su parte, desde el municipio ampliaron el contenido de las propuestas y admitieron que algunas ya habían sido abordadas o presentadas en el Palacio Vasallo.

Los proyectos que planteó el Ejecutivo buscan disminuir los índices delictivos y de violencia que aquejan a la ciudad y que en los últimos días parecen haber recrudecido con homicidios en ocasión de robo que causaron conmoción en la ciudad.

De hecho, fue en parte por esos casos que ayer hubo una masiva marcha en la zona de Tribunales para pedir “seguridad” a las autoridades políticas.

En líneas generales, las ideas que expuso la mandataria el miércoles fueron la de incrementar los operativos de controles sobre motociclistas en horarios nocturnos, enviar al Concejo una ordenanza que obligue a la identificación de cascos con patentes y realizar un reempadronamiento comercial de rubros como armerías, locales de venta de teléfonos celulares y desarmaderos.

En el caso de los negocios que comercian dispositivos móviles, funcionarios municipales consultados ayer admitieron que en la práctica lo que se hará es reglamentar y poner en marcha una ordenanza aprobada en abril de 2014. La norma insta al Ejecutivo local a tener un rol más activo en la exigencia de ese tipo de negocios de registros   que identifiquen las líneas de celulares que se habilitan y a las personas que compran chips.

“La idea es tener más la vista esa información. Lo que nosotros estamos buscando es acortar la distancia entre la red de comercialización más grande y llevarlo al segmento más micro, al negocio que vende. Y si encontramos algún tipo de inconsistencia, depositar esa información a las agencias de seguridad provinciales y nacionales, que son las que intervienen e investigan. Tomaremos mayores responsabilidad poniendo a más personas a analizar esa información”, explicó Gustavo Zignago, secretario de Control local.

Las leyes que hoy regulan el funcionamiento y la venta de líneas y chips son nacionales, pero el Ejecutivo local puede intervenir a partir de la potestad para habilitar o clausurar comercios.

“Por ejemplo, para dar de alta un negocio el municipio puede solicitar el cumplimiento de esas normativas nacionales, como la ley 25891. En vez de hacer la vista la gorda la ciudad puede crear un registro específico y que eso se le exija luego al local a la hora de la habilitación. Y los inspectores lo van controlando solicitándolo periódicamente”, explicó el edil justicialista Diego Giuliano, autor de la propuesta que avaló el Palacio Vasallo dos años atrás.

Según el concejal, la oficina local de la Comisión Nacional Comunicaciones (CNC) no cuenta con la estructura necesaria para fiscalizar a los negocios que comercian y reparan celulares y accesorios, de allí que también se pida al municipio un rol más preponderante. “Hoy hay un relajamiento total. Se siguen comprando y vendiendo chips en cualquier lugar. Es un descontrol”, señaló el referente del peronismo local.

Las motos

El concejal radical Jorge Boasso salió ayer a recordar que el proyecto para que las patentes de las motos se puedan leer también en el casco de los motociclistas es una idea que él ya presentó en 2010. “Yo le pregunto a la intendenta: ¿por qué no instruyó por entonces a sus concejales para que aprueben esta ordenanza?”, disparó el edil.

La iniciativa, con antecedentes en Mendoza y Colombia, nunca llegó al recinto en estos años, según Boasso, por oposición del oficialismo.

“Luego de seis años de que el proyecto durmiera en comisiones sin que el socialismo lo aprobara, hoy la intendenta la presenta como una solución y novedad para paliar la inseguridad que golpea a Rosario”, se quejó el concejal.

Por su parte, la edila Norma López, del Frente para la Victoria, señaló que “hay muchas propuestas del municipio que son contradictorias y algunas que, antes de comenzar, ya no se cumplen, como las reuniones con distintos niveles del Estado”.

Comenzaron a intensificar controles callejeros

En el marco de las medidas anunciadas el miércoles por la intendenta Mónica Fein, la Municipalidad de Rosario intensificó los controles vehiculares tendientes a reforzar la presencia estatal en las calles de la ciudad generando un entorno de mayor seguridad.

Las intervenciones tuvieron lugar tanto en la zona céntrica como en los barrios. Los operativos contaron con personal de la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana (Dirección General de Tránsito, Guardia Urbana Municipal, Dirección de Fiscalización de Transporte y Control Urbano) y de la Unidad Regional II, en vistas de un trabajo en conjunto con la Policía de la provincia.

Se realizaron controles generales de todo tipo de vehículos (haciendo especial énfasis en las motos) que se profundizaron en el horario nocturno. En total, se llevaron a cabo casi 300 controles y 80 motocicletas remitidas al corralón por falta de documentación o medidas de seguridad como la ausencia del casco protector.

Con la intensificación de los controles se ponen en marcha una serie de medidas con el propósito de generar un entorno seguro y una relación de mayor proximidad con el ciudadano.

Los operativos se realizarán en forma periódica en diversos barrios de la ciudad. Se recuerda a los conductores que deben circular con documentación del vehículo y cumplir con todas las medidas de seguridad.

Operativo integral

En tanto, se desarrolló una nueva intervención barrial integral a cargo de los equipos de distintas áreas municipales en el barrio San Martín Sur. Las tareas se realizaron en la zona comprendida por las calles San Martín, Pineda, Termópolis y colectora de avenida Circunvalación.

Las tareas de limpieza y adecuaciones de zanjas  se realizaron en calles Siracusa al 1100, Ulises al 6900, Platón al 1100, Arequito al 900, Colectora al 1000 y en San Martín al 6800. En Crotones al 1100, Pineda al 7000, Ulises al 7000, León al 6800 Previsión y Hogar y Platón y en Termópolis y Pineda, se procedió al retiro de troncos de árboles y diversas limpiezas y mejoras del espacio común de los vecinos.

El puesto móvil del Imusa funcionó con el compromiso habitual por el bienestar de la salud animal y mejorar la convivencia en el ámbito de las mascotas. El Centro Centro de Salud Julio Maiztegui, de calle José María Rosa al 9200, fue el punto de encuentro para que un móvil del Imusa realizara vacunaciones y esterilizaciones.

Por su parte, la Secretaría de Control y Convivencia realizó controles de tránsito y de comercios que arrojaron un saldo de 21 motos y 2 autos remitidos al corralón por falta de documentación, y 4 automóviles fueron retirados por estar en situación de abandono (con notificación previa).

Se clausuró un supermercado de avenida San Martín al 6500 por tener en sus exhibidoras alimentos vencidos. Y se dio plazo de diez días a una ferretería ubicada en San Martín al 6200 para que realice las gestiones de habilitación en el CMD Sur.

Comentarios