Ciudad, Edición Impresa

Salud

Médicos que están al límite: Amra en estado de alerta

El sindicato acusa faltante de recursos humanos en la provincia. Mencionan guardias de 36 ó 48 horas seguidas por ausencia de reemplazos. Tampoco, dicen, alcanza el personal para las ambulancias públicas; denuncian extremos en los que fueron a buscar a los doctores a sus domicilios para que cubrieran “sí o sí” huecos en el servicio.


Las situaciones se repiten y cada vez más. Médicos que por falta de reemplazantes tienen que realizar 36 ó 48 horas seguidas de guardias, en sesiones maratónicas e inhumanas, falta de personal en las ambulancias, profesionales de la salud que atienden en localidades rurales y que por falta de suplencias no pueden tomarse vacaciones en todo el año.

Todas cuestiones que minan tanto la salud de los trabajadores del sector público como el grado de atención que pueden brindarle a la población en general. Es el escenario que describe, la delegación Santa Fe de la Asociación de Médicos de la República Argentina (Amra), que por eso se declaró en estado de alerta y reclamó al gobierno provincial cambios en los recursos humanos con la creación de cargos para completar las plantillas hospitalarias y las áreas críticas.

Desde el gremio, también expresaron su “preocupación” por la falta de personal en el sistema de ambulancias públicas –especialmente en el interior–, lo que obliga a que a la hora de cubrir los faltantes se apele a médicos de guardia o en su defecto se recurra a otros que se encuentran fuera del horario de trabajo y en su domicilio particular.

“Están pasando cosas muy graves, resumió Sandra Maiorana, secretaria Gremial de Amra. “Este domingo, por ejemplo, en la ciudad de Rafaela, que es un Samco grande, no había forma de cubrir una guardia de neonatología. El personal está más que ajustado cuando se enferma alguien. Hay gente que está en tareas críticas que por ahí tiene problemas o alguno que se va de vacaciones y a último momento no hay forma de cubrirlo porque además no alcanza el número de neonatólogos que tenemos. Muchas veces o están de guardia en el hospital o hacen la guardia en la clínica”, señaló.

“Este domingo, hubo un parte de enfermo y la jefa tuvo que terminar cubriéndolo. El tema es que estaba de guardia en la clínica y la médica que estaba desde el día anterior hizo 36 horas de guardia, y la jefa que estaba de guardia en la privada salió de allí y volvió a cubrir otras 36 horas ella. Hay gente que termina estando dos días de guardia para que no quede el servicio descubierto”, siguió.

Sobre la falta de personal para las ambulancias, Maiorana contó que se ha dado la situación extrema de que han ido a buscar a los médicos a sus casas y los obligan a ir “puedan o no”. “Hemos tenido el caso de un médico con un familiar enfermo, con un tratamiento crónico, que tuvo que dejar al familiar para subirse a la ambulancia y trasladar a otro paciente porque no hay quien lo haga”, indicó.

“Faltante de personal hay en todos lados. En Rosario, por ejemplo, ocurrió en el hospital Provincial, que desde el cierre de la Maternidad del Roque Sáenz Peña empieza a recibir un número importante, prácticamente duplica, la cantidad de partos que tiene. Había un concurso hecho, estaba la gente seleccionada y no se la nombraba. Tuvimos que insistir porque los profesionales no daban abasto”, indicó

“No hay un relevamiento ni siquiera de la gente que nos queda en negro en la provincia y que está en situación irregular. Recién estamos terminando de pasar a planta a los profesionales que entran desde julio de 2010 a septiembre de 2013. Todo esto impacta negativamente en el personal porque si alguien terminó su trabajo, va a su casa, está con su familia o tiene una actividad programada y van y le dicen: «Vení que te necesitamos, que te vamos a llevar a Córdoba». Y tiene que hacerlo y dejar su vida por supuesto que impacta. Hay pueblos con dos obstetras y esos dos están de guardia, día por medio, sí o sí, no hay forma de solucionarlo”, añadió.

“Hay médicos de zonas rurales que no se pueden tomar vacaciones porque no tienen quién los reemplace. Y todo esto impacta en la población porque por lógica, llega un punto en que por más buena voluntad que tenga el médico termina quedando algo descubierto. O en el caso de una persona que tiene 48 horas de guardia el estado en que está no es al adecuado”, concluyó.

Comentarios