El Hincha, Rosario Central

Tiene la palabra

“Me gusta jugar los clásicos, el único que jugué acá fue en el Gigante y fue una fiesta enorme”

Emanuel Brítez mostró cierta incertidumbre, pero a la vez tranquilidad sobre la vuelta al fútbol en Argentina. De todas maneras, el defensor admitió que le gustaría que en el nuevo formato se pueda disputar el Clásico rosarino. Además, explicó su costado solidario para los que más lo necesitan


El panorama se mantiene. Sigue la incertidumbre sobre la fecha de regreso para los entrenamientos presenciales grupales. Lo mismo sucede con el posible retorno de la competencia oficial, no hay formato aprobado ni calendario decidido. En este marco, sin ningún tipo certezas, Emanuel Brítez cumplió con la delicada tarea de analizar la situación.

El polifuncional defensor santafesino de 28 años se mostró “tranquilo” más allá del largo tiempo de inactividad oficial, que ya superó los 4 meses. Y dijo que “la vuelta del fútbol depende de AFA y del Ministerio de Salud; si fuera por nosotros los jugadores, ya estaríamos entrenando”. Además, Brítez señaló que le gustaría que se oficialice el formato de torneo que contempla una fecha de clásicos, y que no le molestaría que los equipos que deben jugar Copa Libertadores empiecen a trabajar, en campo y en grupo, antes que los demás clubes.

—Sigue la incertidumbre sobre fecha de vuelta a las prácticas y a la competencia. ¿Cómo llevás esta situación?

—Estoy tranquilo, no estoy ansioso. Se viene jugando con la fecha de la posible vuelta desde hace tiempo, primero hablaban de julio, después de agosto. Pero todo es una incertidumbre. Si no manejas la situación con paciencia, la podes pasar mal. Yo estoy tranquilo, no me vuelvo loco. La vuelta de los entrenamientos y de los torneos los decidirá el Ministerio de Salud y la AFA. Seguramente que los clubes que tienen que jugar Copa Libertadores, que tienen fecha para competir, deben estar presionando. Pero no es algo que dependa de nosotros. Si así fuera ya estaríamos entrenando.

—¿Cuánto tiempo te parece que deberían entrenar antes de que comiencen las competencias oficiales?

—Eso le definirá el preparador físico. Dictará los trabajos y, a medida que pasen las semanas de entrenamiento, le iremos diciendo cómo nos sentimos. Hace mucho tiempo no hago tareas con pelota y seguramente vamos a necesitar un tiempo de adaptación para sentirnos cómodos otra vez. Pero no sabría decir cuánto tiempo llevará esa adaptación.

—¿Qué imaginás para cuándo vuelva la actividad?

—Primero vamos a tener que adaptarnos a jugar sin público. La verdad que eso es algo raro y bastante feo. Después tengo muchísimas ganas de volver a entrenar, me muero de ganas de estar en el vestuario, de ver a mis compañeros, a los utileros. No voy a negar eso. Llevamos más de 100 días y todos tenemos ganas de volver a entrenar. Pero hay que entender la situación. Ahora hay un montón de casos de coronavirus acá, en Rosario, y la verdad es que hay que cuidarse. Tengo a mis padres que son grandes y a mi hermana con problemas de asma, yo no puedo joder con eso. Tenemos que cuidarnos porque es un virus que está en todos lados. Ojalá que pase rápido.

—¿Te molestaría que los equipos que deben jugar Copa Libertadores empiecen a entrenar antes que el resto?

—No, no me molestaría. Ellos tienen que participar en una competencia que ya tiene fecha de inicio, y acá todavía no se sabe cuándo empezará el torneo, ni cómo va a ser. Pero seguramente si esos equipos que juegan Copas pueden arrancar, en unos días más vamos a poder hacerlo todos; eso sí,  contemplando las medidas que haya que tomar. Hay que tener en cuenta que esto no pasa solo acá, en Argentina, sino que es algo que sucede en todo el mundo. En su momento, cuando el virus empezaba a avanzar, los jugadores quisimos parar. Ahora, sé que hay colegas que están ansiosos por la vuelta, pero hay que priorizar la salud propia y la de la familia. Cuando estén dadas las condiciones, volveremos todos. Ojalá que sea pronto, pero no lo sé.

—Se filtró un borrador del próximo torneo con una fecha de clásicos. ¿Te gustaría que sea así?

—Me gusta jugar los clásicos. El único de Rosario que jugué me tocó vivirlo de local y fue una fiesta enorme. Pero trato de no mirar mucha tele o escuchar radio, así que no me entero de muchas novedades. Los compañeros de equipo me comentaron sobre esta posibilidad de que haya un torneo con una fecha de clásicos, y a me encantaría que sea así.

—¿Ya hablaste con el técnico sobre el proyecto futbolístico que tiene en mente, y de tu posición en el equipo?

—La única vez que charlé con el Kily (González) fue en forma grupal, en la presentación con el plantel. Tuvimos una linda charla, fue bastante larga y nos transmitió lo que quiere para el club. Involucró mucho a los chicos e hizo hincapié en el sentido de pertenencia. En cuanto a cuestiones de juego, no hablé nada todavía con él. Pero tengo problemas con las posiciones en las que me pueda tocar jugar.

—¿Tenés una posición preferida en la defensa?

—Mi posición de mayor oficio es de lateral derecho. Pero también puedo jugar de marcador central, lo hice mucho tiempo en Independiente; y también de lateral por izquierda, como lo hice acá en Central. Obvio que, por cuestiones de perfil, me sentiría más cómodo jugando por derecha. Pero no tengo problemas de jugar en cualquiera de las posiciones de la defensa.

—¿Qué análisis hacés de lo que fue la última temporada?

—Creo que con Diego Cocca cumplimos el objetivo que era salir de la zona baja en la tabla de los Promedios y mantener a Central en primera. Eso se cumplió. A todos nos gustaría pelear cosas arriba, eso es así siempre. Pero cuando jugás con la presión de los promedios no es fácil. Tuvimos buenos rendimientos y luego hubo etapas más regulares. Pero en lo personal, estoy muy contento de que se haya cumplido el objetivo.

 

El lado solidario del defensor canalla

—¿Cómo surgió la idea de la campaña solidaria que protagonizaste?

—Arrancó con unos amigos de Rosario que vienen colaborando con comedores desde hace rato, y entonces me sumé a darles una mano. Estaba entrenando solo por la mañana y a la tarde tenía tiempo libre para ayudarlos. Sinceramente no pensé que iba a tener la repercusión que tuvo. La gente se portó de maravillas, con un corazón gigante. Me recorrí todo Rosario con esta campaña, de punta a punta, conocí personas extraordinarias  y eso me llenaba el corazón. Les tengo que agradecer a mis dos amigos que me permitieron ser parte de esta campaña. Fue una experiencia muy linda.

—Tal vez por tu forma de jugar, el hincha de Central se ha identificado rápidamente con vos. Esta relación particular con la gente, ¿tuvo algo que ver con esta decisión que tomaste de participar en una acción solidaria?

—El hecho de participar de un acto solidario no tiene que ver con que me haya ido bien o mal jugando en Central. Esto no lo hice por llevarme bien con la gente, pasa por otro lado. Me alegró mucho ir casa por casa a juntar donaciones porque hay muchos que la está pasando mal, y por suerte la gente respondió bien.

—No es algo habitual que un futbolista se involucre en una acción de este tipo.

—Muchos periodistas quisieron sacarme al aire en sus programas por la repercusión que tuvo la colecta, pero yo no quería hacerlo público de esa manera. Lo hice de corazón y no con otro fin.

Comentarios