Edición Impresa, Política

Plaza de Mayo

Máximo pidió “enfrentar el modelo económico” de Macri

Al cerrar la Marcha de la Resistencia, el diputado envió además un mensaje conciliador y convocó a peronistas a volver al FpV.


El diputado nacional e hijo de dos ex presidentes argentinos, Máximo Kirchner, llamó ayer a “enfrentar el modelo económico” del gobierno y envió un mensaje conciliador a los dirigentes que tras el cambio gobierno abandonaron el Frente para la Victoria.

El dirigente de la agrupación La Cámpora fue el principal orador del acto de cierre de la Marcha de la Resistencia convocada por las Madres de Plaza de Mayo bajo la consigna “por el derecho al trabajo, resistir sin descansar. Cristina conducción”.

“La única condición para estar todos juntos es defender los derechos (conquistados) de estos doce años y conseguir muchos más para la mayoría del pueblo”, sostuvo Máximo Kirchner, quien a lo largo de todo su discurso comparó el principio de la gestión de Mauricio Macri con los tres mandatos de gestión kirchnerista.

El hijo de Néstor y Cristina Kirchner compartió el escenario con la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, el diputado del Parlasur Agustín Rossi, el diputado nacional Edgardo Depetri, y el intendente de Ensenada Mario Secco.

“Sepamos perdonar”

“Aquellos que dejaron el FpV y tienen una foto de Perón en sus despachos, tienen una segunda oportunidad, ya se equivocaron en el primer semestre, es tiempo de corregir”, dijo el diputado durante la marcha en contra del gobierno, en Plaza de Mayo.

El hijo de la ex presidenta CFK dijo a los asistentes a la plaza: “Queremos construir una victoria electoral sólida, abran los brazos, vayan a buscarlos, sepamos perdonar y volver a abrazarlos”.

“Gobierno de CEOs”

Al criticar a Mauricio Macri, consideró que la administración Cambiemos es “un gobierno de CEOs” con un plan para las multinacionales.

Máximo Kirchner criticó además a Macri por el alza del desempleo y la demora en las inversiones anunciadas. “No les importaba la desocupación, no les importaba nada más que volver a la Casa Rosada para poder aplicar este plan económico”, dijo.

Para el dirigente patagónico, se trata de “un gobierno de CEOs” con “un plan de negocios de las transnacionales”, de “un modelo vacío, gélido y frío como la mirada del presidente”. Criticó además a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, de quien dijo que siempre “integra gobiernos que traen desocupación”.

“Te vas a caer solo”

Antes de Máximo Kirchner habló Hebe de Bonafini, quien aseguró que vivió “12 años de felicidad” que le “hicieron pensar que nunca volvería a esta marcha” y convocó a todos los militantes que se acercaron a Plaza de Mayo a pensar en los “compañeros que no tienen trabajo”, y avisó: “Vamos a hacer unas cuantas marchas más”.

En el párrafo más duro de su discurso, la dirigente le apuntó directamente a Macri y afirmó: “Sé que esta noche no vas a poder dormir y que te van a llenar la cabeza de que te queremos sacar. Pero te vas a caer solo, hijo de puta”.

Se chivó

Por su parte, el Chivo Rossi sostuvo: “Hay pocas cosas tan nobles en nuestro país como la militancia kirchnerista. Con lluvia o con sol, con tormenta o con calma, vamos a seguir defendiendo las mismas ideas y los mismos valores que guiaron nuestras convicciones durante todos estos años”.

En tanto, el ex ministro de Defensa cruzó al jefe del bloque de senadores del PJ-FpV, Miguel Ángel Pichetto, quien un rato antes, en una entrevista radial, había dicho que “el concepto de resistencia no es propio de un sistema democrático en el que el pueblo ha votado”.

Rossi le respondió: “El presidente de un bloque de un partido defiende a la presidenta de su partido, no se convierte en un sidecar del gobierno de Mauricio Macri”.

Luego de una década sin realizarse, la Marcha de la Resistencia encabezada por Hebe de Bonafini reunió a varios cientos de personas en Plaza de Mayo desde el viernes y culminó ayer, tras una vigilia, con fuertes críticas al presidente Macri y a su política económica.

Para el gobierno “no están escuchando a la gente”

El gobierno criticó ayer la Marcha de la Resistencia realizada por sectores del kirchnerismo y lamentaron “el camino de convertir a los organismos de derechos humanos en una guerra casi fundamentalista”, al tiempo que evaluaron que ese espacio político “no está escuchando a la gente”.

Horas antes de que finalizara la marcha encabezada por la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, la ministra de Seguridad Patricia Bullrich repudió que “algunos” organismos de derechos humanos sean la “contracara de lo que debían ser, que es permitir que la Argentina viva en democracia, con leyes, con normas, aceptando la Justicia”.

“No están escuchando a la gente y ese fue uno de los grandes errores del kirchnerismo. Tenemos la obligación de estar en contacto con la gente, dar la cara. La gente quiere que los dirigentes se sienten alrededor de una mesa para trabajar y resolver problemas”, sostuvo a su turno el ministro del Interior, Rogelio Frigerio.

En declaraciones radiales, Frigerio consideró que “el kirchnerismo no es tan homogéneo como para interpretar que todos buscan lo mismo”, ante lo cual resaltó que “la gran mayoría de la dirigencia argentina apuesta a la gobernabilidad: entienden que para que a la Argentina le vaya bien, a este gobierno le tiene que ir bien y trabajan en equipo con el presidente”.

“Hay un sector, por suerte muy minoritario, que no lo ve así. Que creen que mientras peor le vaya al gobierno, mejor le va a ir a ellos personalmente. Por eso ponen palos en la rueda”, señaló el funcionario, quien repudió la “lógica de amigo-enemigo” y llamó a “trabajar todos juntos”.

Consultado sobre la presunta organización de un “plan de desestabilización”, el ministro sostuvo que “no” tienen “conocimiento de un plan de esas características” pero que “sí se ve que hay algunos dirigentes menores de algunas fuerzas políticas que lo plantean en redes sociales, que quieren que el gobierno se vaya lo antes posible”.

Contra la “resistencia”

El senador y titular del bloque del PJ-FpV, Miguel Ángel Pichetto, sostuvo ayer que la idea de “resistencia” que utiliza el kirchnerismo contra el gobierno no es “propio de un sistema democrático en donde el pueblo ha votado” y aseguró que “el peronismo no está en estos espacios críticos radicalizados”.

“No me como ninguna línea argumental que plantee que hay que hacer todo para que el gobierno se vaya”, dijo. El senador por Río Negro recordó que él fue “uno de los que repudió claramente la violencia que Macri sufrió en Mar del Plata”. Sostuvo que el peronismo va hacia “una segunda renovación”, pero dijo que no es quién “para mandarla a la casa” a la ex presidenta CFK, aunque el ciclo político de la ex mandataria ya “estaría cumplido”.

Comentarios