El Hincha, Newell's Old Boys

El gran capitán

Maxi Rodríguez: “Uno no vuelve al club por dinero, viene por amor a la camiseta”

“El hincha debe valorar más a los jugadores del club, porque quieren estar y no por la plata” dijo La Fiera y se mostró entusiasmado por compartir equipo con sus amigos: Pablo Pérez, el Gato Formica y Nacho Scocco, a quien tanto le insistió para que vuelva


El inicio del torneo no tiene fecha, pero se intuye que será pronto. Tras un parate que ya supera medio año, pero con un mes de entrenamientos más normales y no en una casa a través de una camarita, el plantel leproso se prepara con mucha expectativa.

Y el líder del grupo es Maxi Rodríguez. A la Fiera ni siquiera la pandemia le sacó las ganas de entrenar y jugar. Y con casi 40 años, se prepara para disputar todo lo que se le viene a la Lepra. Con las ganas de siempre, o aún más, ya que en la cancha estarán sus amisgos, Pablo Pérez, el Gato y por supuesto Nacho, a quien tanto le insistió para que vuelva.

“Volver a los entrenamientos es algo muy bueno para todos, trabajamos de esto, entrenar, volver a mover el cuerpo. Después tantos meses es muy difícil volver a competir, porque después la gente quiere ganar y se entiende. Hay que tratar de llegar de la mejor manera al inicio del campeonato y es lo que estamos tratando de hacer”, comentó Maxi en diálogo con TyC Sports.

Maxi no quiso encontrar culpables de estar tanto tiempo parado cuando en otras ligas ya se está jugando. Es más, el futbolista leproso aseguró que no es fácil estar en el lugar de los que toman las decisiones. “Es difícil sacar un análisis, porque uno habla cuando las cosas ya pasaron, y es difícil estar en el lugar de los que tienen que tomar decisiones. Con todo lo que está pasando en el país y en el mundo con el tema sanitario, no estamos en una posición de exigir. Nosotros debemos respetar, obviamente queríamos empezar a entrenar para movernos porque fueron muchos meses. Es lo que nos tocó y hay que tratar de llevarlo de la mejor manera, siempre con los cuidados necesarios, porque creo que hay que tener mucha precaución, este virus no sabés donde puede estar y tarde o temprano podemos contagiarnos todos”, sostuvo.

Llegar a los 40 años con la vigencia de la Fiera es difícil de comprender, aunque el propio Maxi dio las pautas. “Te tenés que cuidar. El fútbol se está volviendo cada día más físico. Hay un poco de la pasión que uno lleva adentro y lo otro es cuidarse. Estar en este nivel a mi edad requiere de las dos cosas. La dinámica del fútbol cambia, pero al fútbol se juega con la pelota y los jugadores con inteligencia son importantes dentro de la cancha. Las ganas las sigo teniendo y lo voy a hacer hasta el último día que sea profesional”, confió.

Maxi está en el cuarto lugar de la tabla histórica del profesionalismo en Newell’s. Y si bien no es delantero, le pelea ese lugar a Condorito Ramos y el Mono Oberti, dos delanteros bien de área. “Todos los técnicos que tuve siempre me preguntaron dónde me sentía más cómodo, y lo único que les digo a todos es que no soy delantero, nueve de área. Me gusta mucho pisar el área y hacer goles. Creo que hay que ser oportunista y estar siempre bien parado, y tratar de anticipar la jugada. Tener ese olfato de los nueve, sin serlo. Convertir es lo más lindo que hay”, destacó.

A la hora de analizar el torneo que viene, Maxi se ilusiona. “Creo que los equipos se están preparando de la mejor manera. Va a costar un poco agarrar ritmo porque recién esta semana van a empezar los amistosos pero esperamos que sea un buen torneo. Se lo dije a mis compañeros el primer día, el torneo que nos pongan debemos salir a ganar. Sea el formato que sea, hay que enfocarse en estar de la mejor manera y salir a ganar desde el primer partido”, señaló.

Charlar con Maxi obliga inevitablemente a mencionar el sentido de pertenencia leproso, una marca registrada que no muchos pueden entender. Y la Fiera recordó aquel 2012 cuando dejó Liverpool para pelear el descenso con Newell’s. “Nunca me arrepiento de las decisiones que tomo. Puedo equivocarme, pero no festejo si sale bien o me reprocho si sale mal. Yo estaba convencido en ese momento que debía volver para darle una mano al club. Sabía los riesgos que corría y lo que ponía en juego sólo por amor a los colores, a la camiseta, porque no es que uno viene a hacer dinero o ganar plata. El hincha de cualquier club debe valorar más a los jugadores que son de ese club. Porque los resultados se pueden dar o no, porque esto es fútbol. El valor que hay que destacar es el de querer estar, porque nosotros, Nacho, Pablo, el Gato, queremos estar acá. Si se gana mucho mejor”, explicó.

“Nunca imaginé llegar a esta edad vigente. Tal vez pensaba llegar a los 34 o 35, pero no tanto. Yo me pongo metas cortas, renovando cada seis meses el contrato. Estoy con muchas energías y disfruto de cada entrenamiento. Tenemos un grupo bárbaro, no sólo por los chicos del club, porque los que vienen se adaptan muy rápido. Una clave es hacer buenos grupos, eso hace todo más fácil. Siempre busco que haya un buen vestuario y el domingo queremos ganar”, destacó Maxi sobre los motivos que le permiten seguir con ganas de jugar.

Y también estacó la buena armonía que hay en el Parque. “Se formó un grupo muy lindo. Con los que volvieron y los juveniles del club que se sumaron. Más los que no son del club pero se acoplaron como Alan (Aguerre), el Tano Bíttolo, Gentiletti, Julián (Fernández). Le pusimos mucho sacrificio a salir del descenso, hubo un desgaste físico y mental muy duro. Pero también los buenos resultados nos hicieron crecer y clasificar a la Sudamericana, que para la institución es algo muy bueno. Es un premio al sacrificio, a un cuerpo técnico que trabajó muy duro, más los dirigentes, ya que hoy hay mucha armonía en el club. Hay que seguir, no relajarse. Cuando las cosas están bien como ahora, hay que seguir creciendo”, comentó.

¿Hasta cuándo va a jugar? Esa pregunta el propio Maxi cree que debe contestarla cada seis meses, sin presiones. “No le tengo miedo al retiro. Quería jugar hasta dejar a Newell’s en Primera y decir ‘hasta acá llegué’. Pero volvió Pablito, el Gato sigue y volvió Nacho. Y me dicen ‘tanto pediste que volvamos ahora no nos vas a dejar’. Vamos a seguir hasta junio y después veré las energías y las ganas de seguir. O diré hasta acá llegué”, explicó la Fiera, quien a los casi 40 años se mantiene vigente, y todavía sueña con seguir consiguiendo cosas en Newell’s, su casa.

Comentarios