Policiales, Últimas

Abril, mes de furia

Mató a un hombre en Capitán Bermúdez y cuando fueron a su casa estaba armado hasta los dientes

Le disparó en varias oportunidades a un hombre con el que discutió. En su casa tenía varias armas de grueso calibre y lo corrió la Policía cuando estaba en la calle con un subfusil. Lo condenaron


Un hombre de 32 años fue condenado a pasar 11 años preso por el homicidio de Sergio Almirón el Capitán Bermúdez. El crimen se produjo en abril pasado cuando tras una discusión el agresor le pegó tres tiros a la víctima que falleció dos días después. La fiscalía y la defensa presentaron un acuerdo por el hecho ante el juez Eugenio Romanini que resolvió homologarlo y dictar condena por el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, tenencia, portación y violación de las medidas adoptadas por las autoridades par impedir la introducción o propagación de una pandemia.

Pasadas las 16 del 6 de abril Sergio Almirón fue sorprendido por un hombre cuando se encontraba en la Bajada Electroclor, en el asentamiento denominado El Espinillo, de Capitán Bermúdez. Comenzó a gritarle, lo increpó y se inició una discusión que terminó cuando el agresor le pegó tres tiros en el abdomen con un arma calibre 9 milímetros. La víctima fue trasladado al hospital pero no logró recuperarse de las lesiones y murió dos días después

Por el hecho fue detenido Damián Aguirre. El fiscal Carlos Ortigoza además del crimen de Almirón lo imputó por desobedecer el aislamiento social, preventivo y obligatorio que se encontraba vigente al momento del homicidio.

Pero no fue él único hecho, el funcionario le achacó haber tenido en su casa, ubicada en el mismo asentamiento precario dónde se produjo el crimen el 11 de abril: una pistola 9 milímetros sin marca y ni numeración visible 12 cartuchos y uno en la recámara y dos escopeta de un caño calibre 16 milímetros

Subfusil

Otro de las imputaciones tuvo que ver con el delito de portación. La tarde del 27 de abril el fiscal le imputó tener un subfusil automático FMK3, calibre 9 milímetros cuando se encontraba con otro hombre en Ricchieri y Bajada Espinillo, de la vecina localidad y observó la presencia de personal policial por lo que salió corriendo hacia Bajada Espinillo y tiró el arma de grueso calibre a unos 100 metros. Fue detenido a los pocos metros, en su poder tenía además dos cargadores de pistola 9 milímetros con municiones, contó la fuente fiscal.

La fiscalía y la defensa de Aguirre presentaron un acuerdo abreviado que llegó a manos del juez Ortigoza, que luego de evaluar el caso y escuchar el consentimiento del acusado que se responsabilizo de los hechos imputados lo condenó a pasar 11 años tras las rejas por homicidio agravado, portación de arma, tenencia, violación de medidas para impedir la introducción o propagación de una pandemia.

Comentarios