Conciertos, Espectáculos

Y celebran los 15 años de la banda

Matilda presenta su quinto disco

El dúo Matilda estrenará "El río y su continuidad", y además de las canciones de este nuevo álbum, repasará sus clásicos en una velada aniversario en la que celebran los quince años. El viernes en Plataforma Lavardén.


El grupo de electro pop rosarino Matilda estará mostrando esta noche, a las 21.30, en el teatro de Plataforma Lavardén (Sarmiento y Mendoza) su último trabajo titulado El río y su continuidad. Y lo hará junto a músicos invitados que participaron en la grabación como Sofía Pasquinelli, Natalio Rangone y Rodrigo Jávega.
Cuatro años de cambios se suscitaron en la vida de estos músicos desde aquel último material titulado Las acciones cotidianas en donde el grupo, que se encuentra celebrando 15 años de carrera, proponía que la gente pudiera replantearse sus acciones aún por mínima, que pudieran parecer.
El disco está compuesto por nueve canciones donde las metáforas plantean un abordaje de temáticas universales como el amor, la libertad y la necesidad de recuperar el tiempo. Una oda a los gestos y a los impulsos que “se vuelven ritmo”, dicen en el tema que da nombre al disco, convive con otros mensajes donde elevan el valor de los afectos y la necesidad de aprovechar el tiempo mientras proponen pensar “en la mortalidad porque no hay eternidad en el mañana” opinan en “Cuestión particular”.
El álbum, quinto en la carrera de este dúo que conforman Juan Manuel Godoy e Ignacio Espumado, explora la vida no tanto ya desde la cotidianeidad como lo hacía en su disco predecesor, sino desde una mirada existencialista. “Las letras de este disco no hablan tanto de lo cotidiano o lo hacen desde una mirada más existencialista”, dijo Juan Manuel Godoy en diálogo con El Ciudadano.
El músico, quien oficia de compositor en el dúo, contó que el hecho de abordar estas temáticas “no es casualidad” y tiene que ver con su paternidad: “Esa etapa te hace pensar ciertas cosas para después explicarles a tus hijos cosas como la muerte de una manera no religiosa”, puso como ejemplo.
Sobre la forma en que volcó esas preguntas en un disco bastante heterogéneo que, desde lo musical y sonoro se distancia de su producción anterior incorporando más guitarras, liberando a las canciones en su rítmica y evitando adaptarlas al formato tecno pop, Godoy analizó: “La forma de componer siempre nace con la guitarra. Lo que hicimos en este disco fue tratar de conservar ese espíritu originario”.
En “Sartre en la TV”, cuarto tema del disco, el dúo propone escaparse de ese gran hermano que conduce la vida ya que, dice “nada ocurre por azar” y se pregunta “¿qué es lo que vamos a hacer con lo que nos hicieron los ancestros?”.
El disco avanza a toda marcha. En “Encandilados”, critica cierta epidemia de despersonalización favorecida por los medios tecnológicos: “ninguna mediación te puede reemplazar”, canta y sueña por “sentir el peso de tu humanidad” para no “ser espectador”. Asumiendo un compromiso llama a evitar la obviedad “para encontrar otra nueva manera de amar” en “A las canciones de amor”. Y comienza a despedirse con una expresión que revaloriza lo simple: la liberación está en el amor y “el ritmo nos puede salvar” (“Soy un cuerpo”), para escapar de las cosas que “nos desvían de lo que anhelamos y nos conducen al hastío y la repetición” (“Un enlace mejor”).
“Queríamos que el disco sonara más orgánico que los anteriores; que fuera un poco más humano. Grabamos más guitarras, melódicas, guitarras eléctricas y percusiones acústicas. Queríamos que se sienta lo humano si bien el dúo conserva lo que tiene que ver con el baile”.

Comentarios