Edición Impresa, Política

Rumbo a 2015

“Massa y Macri quieren impunidad”

El gobierno reforzó las críticas hacia los dos precandidatos presidenciales opositores por sus dichos sobre la política oficial de derechos humanos. El líder del Frente Renovador retrucó: “Impunidad es que (el ex secretario de Transporte) Jaime esté libre”.


El gobierno nacional profundizó ayer las críticas hacia los líderes del Frente Renovador, Sergio Massa, y del PRO, Mauricio Macri, por sus dichos sobre la política oficial de derechos humanos, y denunció que ambos precandidatos presidenciales impulsan una “clara estrategia” para “lograr impunidad” de los responsables de los crímenes de la dictadura.

“Las palabras de ambos indican una clara estrategia a la impunidad. Consideramos que la política de derechos humanos en la Argentina es una política de Estado”, sostuvo el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, durante su conferencia de prensa diaria en la Casa Rosada.

En ese sentido, el chaqueño consideró que “la desacreditación” de las políticas de derechos humanos del Gobierno “es el paso previo para generar impunidad” en medio del avance de los juicios por los crímenes del terrorismo de Estado y agregó que, a pesar de eso, “el pueblo argentino tiene cabal conciencia de lo que ha significado la dictadura genocida en la República Argentina”. Capitanich también hizo énfasis en que “la cooperación de los civiles del golpe cívico militar ha generado secuelas y forma parte de la memoria colectiva de la gente” y recordó la activa participación de la Argentina en la lucha “contra la desaparición forzada de personas”.

También el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo, insistió ayer en que las declaraciones de los precandidatos presidenciales opositores son “una falta de respeto a quienes han perdido un ser querido injustamente por pensar diferente”.

“No se puede ser oportunista y mirar encuestas y opinar de acuerdo a ellas”, señaló, y enfatizó que éstos “son temas sensibles asociados a una historia trágica”.

“Nosotros no queremos volver para atrás, queremos que aquellos que han cometido una atrocidad como las que se han cometido en la Argentina paguen y la única forma de reparar esto es con la Justicia”, subrayó en la Casa de Gobierno, en el marco del relanzamiento del “Operativo de Seguridad Vial 2014”.

Por su parte, el secretario general de La Cámpora, Andrés “Cuervo” Larroque, afirmó que los planteos de Massa y Macri “dan pena” y “degradan a la política en la lógica de responder a estos gurúes que proponen que vale todo dentro del marketing comunicacional”. Para Larroque, Macri realizó un “planteo burdo e insultante para los organismos, para las Madres de Plaza de Mayo, las Abuelas y todo el pueblo argentino, que busca justicia por los represores de la dictadura.

“Ofenden al conjunto del pueblo y habla de la calidad de esa dirigencia política, que está a disposición de cualquier planteo oportunista”, agregó.

Finalmente, el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, aseguró que el ex jefe de Gabinete “no conoce la historia y no tiene valores que lo identifiquen con los derechos humanos, que son imprescindibles para construir una sociedad cada vez más justa”.

“Lo que está pasando es que Massa está cayendo estrepitosamente en las encuestas y en los temas. Es un dirigente que conoce muy poco de la realidad del país y menos de los desafíos de la Argentina. Es más grave aún cuando intenta cerrar la etapa de derechos humanos”, consideró.

Y concluyó: “Macri siempre fue la centroderecha y lo reconoce con declaraciones que son tremendas y están en las antípodas de lo que creemos, pero lo dice; mientras que Massa lo disimula pero cada vez se muestra tal cual es”.

Las críticas a los líderes del PRO y del Frente Renovador fueron en respuesta a las afirmaciones que ambos realizaron en los últimos días sobre la política de derechos humanos del gobierno, luego de que la presidenta Cristina Kirchner le pidiera a todos los precandidatos a la sucesión que sentaran postura públicamente sobre el tema.

“Mi gobierno ha sido defensor de los derechos humanos, de la libertad de prensa, acceso a la salud y la educación. Ahora los derechos humanos no son Sueños Compartidos y los «curros» que han inventado. Con nosotros, todos esos curros se acabaron”, había asegurado el jefe de Gobierno porteño.

Días más tarde, el diputado nacional había manifestado: “Yo creo que la Argentina tiene que cerrar la etapa de derechos humanos, pero no podemos dejar de mirar que en el país hubo treinta mil desaparecidos. Me parece que lo que el gobierno se olvidó es que hay nuevos derechos humanos”.

En tanto, Massa salió ayer al cruce de las críticas del oficialismo e insistió en que la Argentina debe “empezar a mirar hacia el parabrisas y dejar de conducir mirando el espejo retrovisor”.

El ex intendente de Tigre subrayó que “la sociedad está harta de la discusión retórica mirando únicamente para atrás”, ante lo cual instó a “empezar a mirar hacia el parabrisas y dejar de conducir mirando el espejo retrovisor”.

“El país tiene que cerrar bien esta etapa, y esto significa con castigo a quienes usaron el Estado para cometer delitos de lesa humanidad, con celeridad en los juicios para que no sean eternos y poniendo el máximo rigor en los castigos”, aclaró Massa, luego de que fuera duramente cuestionado por afirmar que la Argentina debía “cerrar la etapa de derechos humanos”. En este marco, rechazó las acusaciones del gobierno respecto a una supuesta búsqueda de “impunidad” para los responsables del terrorismo de Estado y retrucó al señalar que “impunidad es que (el ex secretario de Transporte Ricardo) Jaime esté libre”.

Repudian dichos de Pino

Jorge Capitanich repudió ayer expresiones del senador Fernando “Pino” Solanas, quien tildó de “ladronzuelo” al vicepresidente Amado Boudou y consideró que “San Martín lo hubiera fusilado por mucho menos”. Al respecto, Capitanich consideró que “quien debería responder es el mismo vicepresidente”, tras considerar que “es una acusación grave desde el punto de vista personal”. El jefe de ministros consideró que “el debate en democracia puede ser profundo, pero no se puede esgrimir hechos de violencia o avalar fusilamientos”.

Comentarios