Región

Región en conflicto

Masivo acto en San Lorenzo cerró contundente paro regional

La medida de fuerza "tuvo un acatamiento del 95 por ciento", según estimaciones de Jesús Monzón, secretario general de una de las CGT de San Lorenzo. Hubo piquetes, cortes de ruta y una multitudinaria movilización en contra del ajuste, de los despidos y en reclamo de la reapertura de paritarias


Foto: Pablo Soria

El paro regional “tuvo un acatamiento del 95 por ciento en el Cordón Industrial”, según estimaciones de Jesús Monzón, secretario general de una de las CGT del departamento San Lorenzo. La medida de fuerza se extendió durante 24 horas e incluyó piquetes y cortes de ruta desde la madrugada del martes en accesos estratégicos de la región agroexportadora. También una masiva movilización de trabajadores y representantes de organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles y políticas de la región, del Gran Rosario y de distintas localidades de la provincia de Santa Fe, al acto central que se desarrolló en horas del mediodía en la Rotonda de los Trabajadores, en San Lorenzo.

“Estaba convencido de que íbamos a hacer un paro contundente y una movilización multitudinaria”, celebró ‘Noni’ Monzón, uno de los oradores principales en la jornada de protesta. El sindicalista recordó que “hace dos años venimos con trabajadores despedidos desde el cierre de Petroquímica Bermúdez y AR Zinc. Seguimos con 84 trabajadores menos en Fábrica Militar desde fines del año pasado. Estamos con dos compañeros elegidos delegados en IDM que esta semana fueron suspendidos. Y también venimos con el conflicto de Oil Combustibles, cuyos trabajadores no saben qué puede llegar a pasar con la refinería San Lorenzo. Este es el gobierno nacional que planteó que no iba a haber impuesto a las ganancias, devaluación e inflación. Hoy tenemos un Ministerio de Trabajo cerrado, que no atiende a los trabajadores”, cuestionó el máximo referente de una de las CGT de San Lorenzo.

En su alocución, Monzón aprovechó para fustigar contra el líder de otra de las confederales del departamento. “Acá solo no se salva nadie. Los que peinamos canas sabemos que los piquetes se instauraron en la histórica ciudad de San Lorenzo. La resistencia siempre estuvo acá, con los dirigentes de la CGT al frente. Salvo raras excepciones. Porque si el paro regional tuvo una adhesión del 95 por ciento, es por un carnero que lo está mirando por televisión. Se llama Edgardo Quiroga y está laburando en San Lorenzo y en Fray Luis Beltrán. Un reverendo carnero. Lo vimos en Fábrica Militar vendiendo humo. Es un reverendo traidor. Le tiran dos mangos y se borra. Después aparece y habla de unidad”, disparó el sindicalista que también representa a la Festram.

En San Lorenzo, Puerto San Martín y Timbúes, los trabajadores aceiteros estuvieron al frente de los piquetes y de los cortes en las puertas de las terminales cerealeras y agroexportadoras. “Asistimos a una realidad en la que los trabajadores vemos cómo se cae nuestro salario, cómo nos suspenden, cómo nos cierran las fábricas, cómo nos ponen en una situación en donde hay que agarrar dinero o nos echan. Es tiempo de salir a pelear y de arremangarse. Queremos que lleguen empresarios serios, dispuestos a reabrir esas fábricas. Lo único que nos interesa es el trabajo porque somos trabajadores. Somos los que nos despertarnos a la mañana y los que nos gusta que nadie nos regale nada. No queremos que nos tiren cuatro mangos y que nos digan que estamos suspendidos. Queremos salarios dignos y pelearemos dentro de las fábricas y en los ministerios cuando nos abren las puertas”, sentenció Pablo Reguera, secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados Aceiteros de San Lorenzo.

Los recientes 49 despidos en Fábrica Militar de Fray Luis Beltrán, que se suman a los cierres de AR Zinc y Petróquimica Capitán Bermúdez, y a los conflictos en Oil Combustibles, Bravo Energy, American Colors, Bunge, Cargill, Buyatti, Dow Dupont e IDM, precipitaron la decisión intersindical de decretar una medida de fuerza a nivel regional, en repudio a las políticas económicas del gobierno nacional que impactan en el bolsillo de los trabajadores. Este martes tampoco hubo clases en los establecimientos educativos públicos y privados ni actividad en las administraciones públicas. En los efectores de salud se garantizaron las guardias mínimas y esenciales.

El paro regional obedeció a tres ejes: en contra del ajuste económico, en repudio a los despidos y en reclamo por la reapertura de paritarias. “Esta pechera, con caucho por la quema de cubierta, reclama por nuestros derechos como trabajadores. Queremos distribución equitativa de la riqueza. Tenemos que lograr la unidad de la clase trabajadora. Hoy demostramos que estamos para pelear y exigirle a este gobierno traidor, perverso y vasallo, que nada tiene que ver con nuestros intereses, que no le vamos a dar paz ni tregua, hasta que nos devuelva cada uno de los puestos de trabajo perdidos”, aseveró Raúl Daz, secretario general de ATE Rosario.

“Este es el gobierno del ajuste. Del Fondo Monetario Internacional y de la precarización laboral. De los despidos. Sabemos que hay paro nacional el 24 y 25. Pero estamos seguros que si las luchas sociales continúan por este camino, el paro nacional se va a adelantar. Reclamamos salud, educación, trabajo y jubilaciones dignas para todos”, concluyó Daz.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios