Edición Impresa, Le ponen la firma

Reflexiones

Más presión al Central por dólar que roza los 14 pesos

Con caídas suaves pero continuas a lo largo del mes, el dólar quedó a punto de perforar los 14 pesos para el arranque de esta semana.


Con caídas suaves pero continuas a lo largo del mes, el dólar quedó a punto de perforar los 14 pesos para el arranque de esta semana. Y todo indica que esto sucederá irremediablemente, salvo que el Central actúe enérgicamente para evitarlo. ¿Cuáles son las herramientas que tendría a mano la entidad que preside Federico Sturzenegger? Básicamente, dos: acelerar aún más la compra de dólares en el mercado cambiario para salir a sostener el precio y adicionalmente bajar de manera mucho más drástica que en las últimas dos semanas la tasa de interés de referencia: las Lebac.

El tipo de cambio que publica diariamente el Banco Central (BCRA) –Comunicación “A” 3.500– finalizó el viernes último a 14,08 pesos, cuando venía de 14,30 a principios de mes. El mismo recorrido se observa en el tipo de cambio mayorista, que finalizó a 14,04 pesos para la venta. La presión bajista sobre el dólar es aún más notoria en el contado con liquidación, que ya está en torno a 13,95 pesos. El tipo de cambio implícito en la cotización de los bonos refleja el efecto que genera el ingreso de divisas de inversores extranjeros a través del mercado financiero.

Verde atrasado

La preocupación crece porque al mismo tiempo que se aprecia nominalmente el peso, el resto de las monedas de la región viene perdiendo terreno contra el dólar en lo que va de mayo. La inflación acumulada no hace más que agravar el incipiente atraso cambiario.

Las empresas siguen con preocupación esta evolución, porque pierden competitividad con el resto del mundo y, aún más desafiante, hay un fuerte incentivo para aumentar las importaciones aprovechando el acceso al dólar barato.

Varios factores confluyen para derrumbar la cotización:

Mayor ingreso de dólares por la liquidación de la cosecha gruesa. La mejora climática acelerará las ventas, que venían demoradas. Este flujo se mantendrá por motivos estacionales al menos hasta fin de junio.

Más colocaciones de deuda de provincias y empresas. Hace diez días, fueron 500 millones de dólares de Mendoza y ahora es el turno de Córdoba por un monto parecido.

La reducción de las tasas de interés en dólares será aprovechada por muchos colocadores locales para financiarse a largo plazo. Claro que esas divisas que entran por el mercado cambiario también presionan al dólar a la baja.

Bicicletas

Por último, las elevadas tasas de interés en pesos atraen capital de corto plazo, o “golondrina”, que aprovecha para hacer una ganancia rápida. Pero esos fondos también presionan sobre el tipo de cambio.

Sturzenegger ya había manifestado su preocupación por una apreciación cambiaria que no es motivada por una mejora en el intercambio comercial sino por el ingreso de capitales financieros. Por eso, adoptó una serie de medidas para tratar de frenar la tendencia: liberó totalmente el acceso al mercado a los importadores, subió de 2 a 5 millones el permiso de atesoramiento mensual de dólares y complicó la compra de Lebac para inversores extranjeros. Otra medida en análisis es restablecer un encaje para el ingreso de capital de corto plazo, obligándolo a una permanencia mínima en el mercado local.

Central comprador

Ahora le toca jugar al Central. En los últimos días aceleró las compras de dólares, lo que se transformó en el mayor rubro de explicación del aumento de la base monetaria en las últimas semanas. Se supone que mantendrá esa tendencia, pero que no podría hacerlo excesivamente para evitar que la variación interanual de la cantidad de dinero se acelere demasiado, provocando un nuevo salto inflacionario.

Tasas, hoy hay señal

Pero todas las miradas estarán puestas en la licitación de Lebac de hoy. Todo indica que el BCRA volverá a bajar la tasa, por tercera semana consecutiva, aprovechando los signos incipientes de menor inflación pero también la necesidad de darle algo de impulso al tipo de cambio. Por eso, la duda es, más que si bajará la tasa, a qué ritmo lo hará. Hace dos semanas, la redujo 25 puntos básicos (del 38 al 37,5 por ciento anual), la semana anterior 75 puntos (del 37,75 al 36,5 por ciento), y la gran pregunta es si mantendrá esa reducción o si incluso podría acelerarla.

Comentarios