Policiales, Últimas

Crisis institucional

Más denuncias contra jefa de inteligencia del OI: la apartaron de su cargo y sigue la pesquisa

Esta acusada de enviar información a Marcelo Sain, su superior directo pero con licencia, cuando era ministro de Seguridad. Además suma otra imputación por ocultar datos a otro superior de una causa federal con la intención de que no se enterara el fiscal general Jorge Baclini


La jefa de inteligencia Zona Sur del Organismo de Investigaciones del Ministerio Público de la Acusación, Débora Cotichini, fue apartada de su cargo en la investigación administrativa que se lleva adelante por la filtración de información hacia otro poder del Estado. Según la pesquisa, Cotichini está acusada de brindarle datos de causas en curso a Marcelo Sain cuando éste era ministro de Seguridad de la provincia. Y desde este miércoles pesa sobre ella también una denuncia penal.

Desde Fiscalía confirmaron que hay un investigación que lleva la auditoria de la Fiscalía General y el miércoles se presentó una denuncia penal  por ocultamiento de información al cual se va analizar. Por la investigación previa y esta nueva denuncia la auditoría solicitó la suspensión en su cargo Cotichini, algo que se hizo efectivo.

Víctor Moloeznik, subdirector del Organismo de Investigaciones del MPA y la auditora Cecilia Vranicich habían presentado documentación ante la Comisión Bicameral de Acuerdos de la Legislatura y además de las dos denuncias en el ámbito administrativo pesa sobre la funcionaria una denuncia penal, radicada este miércoles por el propio Moloeznik.

Moloeznik detalló en declaraciones a LT8 que la auditora solicitó el apartamiento de la funcionaria en virtud de las denuncias que pesan en su contra. “La primera tiene que ver con varios hechos, una relación irregular con el Poder Ejecutivo, donde surge en forma bastante clara una comunicación continua con Marcelo Sain. Se ha acreditado que la funcionaria facilitaba información a otro poder del Estado; ahora sigue una especie de juicio administrativo y se solicitó el apartamiento para seguir investigando para determinar si esto es así”.

El funcionario detalló que la semana pasada radicó una nueva denuncia contra Débora Cotichini. Fue a partir de la información que le suministró un empleado. Es que la funcionaria le había prohibido que le diera información sobre una investigación en la que estaban colaborando con la Fiscalía federal, siempre según la acusación. “Ella le da instrucciones al empleado para que no me transmita información a mí. «De esto no se tiene que enterar Víctor, mandale un informe viejo que de esto no se tiene que enterar», le dijo al empleado”; detalló Moloeznik.

“Ella argumentó que el fiscal estaba enemistado con Jorge Baclini, y como yo era subalterno de Baclini, si ella me daba esa información a mí, yo se la podía dar a Baclini. El problema no es sólo conmigo, sino con Baclini”, detalló.

Moloeznik ratificó hace un mes en la Comisión Bicameral un presunto uso indebido del contenido de escuchas, además de la transmisión de datos de manera irregular del Organismo de Investigaciones a Sain cuando éste era ministro de Seguridad, y por lo tanto formaba parte de otro poder público.

El nuevo escándalo político que involucra a Sain estalló hace poco más de un mes cuando se conoció que la auditora general del MPA, Vranicich, les envió a los diputados y senadores de la Comisión Bicameral un informe de 600 páginas con transcripciones de escuchas que habrían sido remitidas a Sain por parte de la jefa de inteligencia del organismo, Débora Cotichini.

“Quedó demostrado que ha habido irregularidades, tal vez por el devenir de la investigación de la Auditoría o del mismo Ministerio Público de la Acusación. En principio no tienen que ver con la intervención ilegal de comunicaciones privadas”, manifestó Moloeznik.

Del Judicial al Ejecutivo

Sain asumió a fines de 2018 como director del Organismo de Investigaciones –cargo que ganó por concurso– y un año más tarde pidió licencia para sumarse al gabinete del gobernador Omar Perotti como ministro de Seguridad. Apenas renunció, en marzo de este año, retomó sus funciones como director del Organismo de Investigaciones, pero de inmediato fue suspendido, hasta que un amparo ante la Justicia laboral le permitió regresar al puesto.

El informe remitido por Vranicich cuenta con las transcripciones de escuchas que recibió el propio Sain, de parte de la jefa de inteligencia del organismo, Débora Cotichini, mientras se desempeñaba como funcionario del Poder Ejecutivo, dice el sumario de la Auditoría.

Al cabo de la reunión con los legisladores, Moloeznik ratificó que Cotichini vació la oficina completamente y formateó la computadora, el episodio que dio origen a la administración administrativa. “Yo ingreso y la oficina estaba vacía. No había ni un papel arriba de un escritorio. Pedí que me abrieran la oficina porque estaba cerrada con llave. En ese panorama convoco a un perito para que me acompañe y constate que esa computadora había sido formateada. Ambos firmamos un acta sobre el procedimiento que llevamos adelante”, sentenció.

También acusan a Cotichini de haberle entregado a Sain información sobre “hechos resonantes” en el departamento San Lorenzo, que previo había pedido confeccionar a empleados del Organismo de Investigaciones; y también de haberle remitido una escucha a Sain con una conversación donde uno de los interlocutores es el senador por ese departamento Armando Traferri.

Igualmente, una analista denunció que se le pidió “un perfil” de una ex funcionaria del ministerio de Seguridad en la gestión de Antonio Bonfatti como gobernador: Ana Viglione. Añadió que “desconocía el motivo del pedido, pero tardó poco en saberlo al ver en un canal de Buenos Aires cómo se hablaba de ésa funcionaria con información que había producido desde las bases del Organismo”, según el informe de la Auditoría.

 

Comentarios