Edición Impresa, Policiales

narcotráfico

Marihuana a Chile: dos penados

Casación ratificó pena contra dos hombres que integraban una red de importación de cannabis desde el Paraguay que tenía destino trasandino previo paso por Santa Fe. Una década atrás uno de ellos había caído en la misma zona.


La Cámara Federal de Casación ratificó la condena a siete años y medio de prisión a dos hombres acusados de integrar una red de narcotráfico que operaba desde Paraguay y tenía como destino Chile y contaba con transportes y colaboradores en Formosa y Mendoza. En el operativo que se realizó el 23 de agosto de 2013 en la localidad de Arrufó, en el norte santafesino, los pesquisas incautaron más dos toneladas y media de marihuana en un camión que transportaba leña. Los condenados iban a bordo de una Toyota Hilux y hacían el trabajo de monitoreo de posibles operativos policiales para el camionero. Uno de los acusados ya había sido acusado por la Justicia Federal de Reconquista y condenado a 11 de prisión por organizar la logística en 2007 para el transporte en una avioneta de 1.300 kilos de marihuana que venían desde Paraguay hasta un pueblo santafesino, Pozo Borrado, ubicado en el departamento 9 de Julio y distante a 20 kilómetros de Santiago del Estero.

La sala I de la Cámara Federal de Casación Penal, integrada por los jueces Ana María Figueroa (en la presidencia), Gustavo Hornos y Mariano Borinsky, resolvió rechazar la apelación de la defensa y validó las condenas a siete años y seis meses de prisión dictadas por el Tribunal Federal de Mendoza, por los delitos de transporte de estupefacientes agravado por la intervención de tres o más personas organizadas para cometerlo.

La investigación de Gendarmería Nacional comenzó en 2013 y buscaba dar con una red que operaba con cargamentos de marihuana que recolectaban en Paraguay y tenía como destino Chile. A la marihuana la llevaban al país transandino vía terrestre o aérea y tenía colaboradores en distintas provincias como Formosa y Mendoza. Los pesquisas ordenaron intervenciones telefónicas a los dos condenados, identificados como Mariano Rafael Genes y Didilfo Arce Giménez. En el escrito se detallan las escuchas del 16 y 19 agosto de ese año, donde Arce y Genes hablaron de la operación de las dos toneladas y media de marihuana.

Fue en esa instancia que, a los cuatro días, los imputados fueron detenidos cuando se dirigían a Mendoza por la ruta nacional 34 en una camioneta Hilux. La dupla monitoreaba con handies la posible presencia de controles policiales que pudieran frustrar el transporte de los 2.584 kilogramos de marihuana. Esta tarea se conoce comúnmente como barrido. El cargamento lo llevaba Miguel Ángel Landa Gómez, quien conducía un camión Fiat con acoplado que había sido cargado en la provincia de Formosa y fue interceptado en la ruta 34, a la altura de Arrufó, departamento San Cristóbal.

Luego de las detenciones, el Tribunal Federal de Mendoza condenó el 21 de abril de 2015 a los tres hombres a siete años y seis meses de prisión. La decisión fue apelada por Arce y Genes, por lo que pasó a la sala I de Casación, en la que los jueces rechazaron el planteo de las defensas el 29 de marzo pasado y confirmaron las penas.

Un tal Didilfo y un recurrente aviador paraguayo en el caso Pozo Borrado

Didilfo Arce Giménez también había sido detenido en 2007 en un proceso que llevó siete años y terminó en 2014 con su condena a 11 de prisión ante tribunal federal en Reconquista por el delito de contrabando calificado de estupefacientes, agravado por la intervención organizada de más de tres personas, el empleo de un medio de transporte aéreo en vuelo no autorizado y por tratarse de estupefacientes inequívocamente destinados a su comercialización. A esta acusación se le sumó la figura del organizador de las actividades vinculadas con el narcotráfico. En esa causa, Walter Wander también fue penado con ocho años de prisión por el primero de los cargos mientras que el aviador comercial Víctor Emigdio Granados Medina, oriundo de Paraguay y domiciliado en la localidad formoseña de Clorinda, fue apresado en 2014 y condenado a 6 años de prisión con la inhabilitación para ejercer su profesión por el doble de su condena.

La avioneta y el cargamento de marihuana en un campo de Pozo Borrado.

La investigación comenzó el 9 de noviembre de 2006 y fue llevada adelante por el personal de Gendarmería de Corrientes. Por esa época comenzaron las escuchas a los sospechosos, las cuales arrojaron “la existencia de una organización que iba a transportar estupefacientes vía aérea desde la República del Paraguay con destino a la zona rural de la provincia de Santa Fe”. Los implicados fueron identificados en las escuchas como: un tal Darío, al que llamaban Comandante; otro hombre que no fue apresado, Didilfo Arce Giménez y Walter Wander.

Los seguimientos continuaron hasta el 16 de abril de 2007, cuando Arce y el santiagueño Wander se juntaron en el hospedaje La Nona, de la localidad de Los Juríes, en Santiago del Estero. Desde ese lugar, la dupla condujo en una Ford Ranger los 20 kilómetros que los separaba de un establecimiento rural de Pozo Borrado, ubicado en el departamento 9 de Julio, ya en Santa Fe. Los gendarmes ya sabían que el cargamento de marihuana había partido en una avioneta de Boquerón, Paraguay, con destino a la zona rural de Pozo Borrado.

Los pesquisas esperaron hasta el día siguiente, cuando donde al mediodía vieron aterrizar a Granados Medina su avioneta Cessna 182, matrícula LV-ITU. En ese momento, Arce y Wander esperaban en la Ranger. Dos de los hombres empezaron a descargar las bolsas de arpillera blancas, mientras que Arce cargó combustible a la avioneta. En ese momento, fueron detenidos y hallaron el cargamento que sumó un total de 383 ladrillos de marihuana. A su vez, a tres kilómetros hallaron otros 434 paquetes de cannabis sativa.

A las 17 hubo otro allanamiento, donde detuvieron a Joaquín Alias, peón rural encargado del campo donde aterrizó la avioneta. En paralelo, los pesquisas allanaron la casa de Wander ubicada en la ciudad santiagueña de Tomás Young, donde incautaron mapas de Santa Fe, un revólver y una escopeta. También irrumpieron en un galpón, que estaba frente a la casa del sospechoso y era de su propiedad. En ese lugar, los investigadores encontraron 19 bolsas escondidas en una cubierta de tractor, las cuales contabilizaron 354 paquetes de la misma sustancia.

En total, los gendarmes informaron 1.300 kilos de marihuana al ahora cuestionado juez de Corrientes Carlos Soto Dávila, quien los procesó y continuó con la pesquisa hasta 2010, cuando Casación pasó la investigación al Juzgado Federal de Reconquista, en razón de la jurisdicción donde se produjo el aterrizaje de la aeronave y el secuestro de la droga.

Pasaron siete años desde ese operativo y en 2014 la Justicia federal dejó firme la condena a Didilfo Arce y a Walter Germán Wander a once y ocho años de prisión respectivamente. A su vez, el 12 de diciembre de 2014 Gendarmería detuvo al aviador paraguayo Granados Medina en el puente internacional San Ignacio de Loyola –que une la Clorinda (Argentina) y Puerto Falcón (Paraguay)–. El hombre fue sorprendido cuando estaba haciendo los trámites para ingresar al país.

El 29 de mayo de 2015, el aviador fue condenado en un juicio abreviado a seis años de prisión por el delito de contrabando calificado de estupefacientes agravado por la intervención organizada de más de tres personas, el empleo de un medio de transporte aéreo en vuelo no autorizado y por tratarse de estupefacientes destinados a su comercialización.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios