Edición Impresa, Política

Voto electrónico

Marcos Peña: “La reforma política no se cayó”

El jefe de Gabinete dijo que el proyecto de cambios en el sistema electoral está “bloqueado por un senador kirchnerista” que “no quiere dar el debate” y opinó que “la sociedad y la Cámara de Diputados ya se expresaron a favor”.


El jefe de Gabinete del gobierno nacional, Marcos Peña, sostuvo ayer que el proyecto de reforma electoral impulsado por el oficialismo “no se cayó” sino que se encuentra “bloqueado por un senador kirchnerista”, en tanto que se mostró dispuesto a consensuar un texto alternativo al del oficialismo.

“Seguiremos buscando consenso, dialogando, pidiendo que den el debate, de última que despachen el proyecto de (Juan Manuel) Abal Medina, que es distinto al nuestro pero que den voluntad de diálogo”, reclamó Peña, que dejó la puerta abierta para trabajar de conjunto en un proyecto intermedio como el propuesto por Abal Medina y el santafesino Omar Perotti, que incluye el voto con impresión electrónica pero deja sin efecto la incorporación de un chip a las boletas.

Para Peña, “la reforma política no se cayó” sino que “está bloqueada por un senador kirchnerista (en posible referencia a Abal Medina) que no quiere dar el debate porque la mayoría de los gobernadores se ha manifestado a favor”.

Tras remarcar que “la Cámara de Diputados y la sociedad se han expresado a favor” de la reforma del sistema electoral, ratificó que el gobierno tiene voluntad de consensuar un proyecto y que para eso hay “tiempo hasta el 30 de diciembre”.

“Seguimos diciendo que tenemos tiempo hasta el 30 de diciembre, vamos a seguir esperando el debate”, dijo.

Sin embargo, el gobierno de Mauricio Macri es consciente de que la balanza se inclinó a favor de no tratar la reforma política antes de fin de año y que a esta altura el panorama parece irreversible.

“Si no sale este año, seguirá más adelante avanzando en la vocación de transformar el sistema electoral de los argentinos. Es parte de la fortaleza de la situación actual, no lo vemos como situación de debilidad”.

En otro orden, Peña cuestionó al líder del Frente Renovador, Sergio Massa, por haber forzado al oficialismo a tratar el proyecto de reforma del impuesto a las Ganancias en sesiones extraordinarias de diciembre, luego de que presentara su propio proyecto en el salón de los Pasos Perdidos del Congreso. “Tenemos una visión muy distinta de quién gana la agenda o no. Si la discusión fuera quién gana la agenda, Massa sería presidente. Es un especialista en eso, como tantos otros, como Scioli”, ironizó Peña.

Frustración muy grande

El secretario de Asuntos Políticos de la Nación, Adrián Pérez, expresó ayer que “fue una frustración muy grande” no haber podido generar consenso suficiente para aprobar el voto electrónico, y lo adjudicó a la actitud de los gobernadores, que “se pusieron muy firmes en no cambiar nada”. Con resignación, el funcionario del gobierno nacional repasó los motivos que llevaron a que el proyecto del Poder Ejecutivo quedara por el  momento sepultado.

“Algunos gobernadores se pusieron muy firmes en no cambiar nada y para nosotros fue una frustración muy grande. Hubo muchos gobernadores que se manifestaron a favor de la reforma. Pero otros no estaban dispuestos a aceptar ningún cambio y esa es la posición que ganó”, dijo a radio Del Plata.

A continuación, el ex dirigente de la Coalición Cívica detalló las virtudes que a su criterio contenía la reforma, como la capacidad para evitar el robo de boletas, la eliminación de listas colectoras y el traspaso del escrutinio a la Cámara Nacional Electoral. “El proyecto favorecía la transparencia, le daba más agilidad al proceso y equiparaba la competencia”, subrayó Pérez, y agregó que el “sistema actual tiene muchas vulnerabilidades”. Pérez cargó las tintas contra los senadores de la oposición, a quienes responsabilizó por generado un “clima de hostilidad y agresividad” hacia quienes opinaban a favor del voto electrónico.

Comentarios