El Hincha Mundial

Sin consuelo

Marche preso

El coreano Son Heung-Min perdió la chance de eximirse del servicio militar obligatorio al no acceder el elenco asiático a octavos y sólo le queda ser oro en los Juegos Asiáticos de este año o deberá dejar el Tottenham por dos años


La eliminación de Corea del Sur no sorprendió a nadie, ya que el seleccionado asiático no era candidato a pasar a octavos en un grupo donde Alemania, Suecia y México eran por lejos los equipos para pasar de fase. Pero el llanto desconsolado de Son Heung-Min en el vestuario tras la derrota ante el elenco azteca sorprendió a muchos, aunque más allá del dolor de quedar afuera del Mundial, el desconsuelo del delantero del Tottenham tenía otra explicación: podría tener que dejar el fútbol por dos años.

¿Por qué debería dejar de jugar Son? Tan simple como poco comprensible por nuestra latitudes donde el cumplimiento de las reglas y las leyes no son estrictas, mucho más para las figuras futboleras. En Corea del Sur, todos los hombres entre 18 y 35 años están obligados a hacer el servicio militar durante dos años. Y la única posibilidad que exonera de esta obligación a un deportista, es obtener un logro importante representando al país. Una medalla olímpica, sin importar el color, o una medalla de oro en los Juegos Asiáticos, que se realizan cada cuatros años, son dos logros admitidos. Y desde el cuarto lugar de Corea en el Mundial 2002, se agregó como excepción tener un buen desempeño en una Copa del Mundo, en este caso, avanzar a octavos de final.

Son Heung-Min no pudo lograrlo en Brasil 2014, y tampoco lo hará en Rusia. Y como tiene 26 años, ya no le queda esa chance de eximición mundialista. Por eso el desconsuelo del delantero coreano, y también la preocupación de Tottenham, equipo que dirige el argentino Mauricio Pochettino, ya que podría quedarse sin una pieza importante en la temporada 2019/20.

Queda una chance, un último tiro para Son: los Juegos Asiáticos que se realizarán en Indonesia entre el 18 de agosto y el 2 de septiembre. Y la ilusión tiene sustento, ya que Corea del Sur fue medalla de oro en la última edición de 2014, aunque fue en Incheon y eran locales. Antes, sólo fue oro en 1986, también en casa (Seúl); y en 1970 y 1978, aunque con menos equipos participantes y con título compartido.

Lo cierto es que el destino de Son no depende de él. Está en manos de sus compañeros, que a favor de la situación hay que decir que apoyarán el intento con las mismas ganas, ya que obtener la medalla dorada también los eximirá del servicio militar.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios