Ciudad, Últimas

Reclamo

Marcha de organizaciones sociales por falta de trabajo, alimentos y vacuna

Estamos reclamando los alimentos para los merenderos y comedores del Polo Obrero de toda la provincia, que asisten con más de 3 mil raciones de comida y mucho más de 3 mil copas de leche a las familias más pobres de Rosario, San Lorenzo y Villa Constitución", sostuvo la dirigente Melisa Molina


 

El Polo Obrero marchó este martes a las puertas del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Santa Fe frente al agravamiento de la crisis económica y sanitaria.

Melisa Molina, referente de la organización estableció los reclamos: “Estamos reclamando los alimentos para los merenderos y comedores del Polo Obrero de toda la provincia, que asisten con más de 3 mil raciones de comida y mucho más de 3 mil copas de leche a las familias más pobres de Rosario, San Lorenzo y Villa Constitución.  Estamos sufriendo un recorte de los alimentos que entrega Desarrollo Social de Santa Fe y las cocineras están haciendo malabares para poder cumplir con una demanda que encima crece, al calor del crecimiento de la pobreza y la indigencia”

Y puntualizó: “Forman parte de la movilización los recicladores urbanos de la Cooperativa Villa Recicla, que se encargan de separar residuos en esa localidad, una tarea de vital importancia para el ambiente pero que sin embargo se encuentra completamente precarizada. Ellas y ellos reclaman el pase a planta municipal y que les entreguen herramientas de trabajo, ya que formalmente trabajan para el Municipio pero el mismo no se encarga de brindar los recursos materiales para que trabajen ni les reconoce sus derechos laborales. También pedimos por el Plan Acompañar, para las víctimas de violencia de género, ya que el registro para acceder a ese subsidio mínimo y de emergencia es un registro fantasma, porque ninguna oficina recibe el listado de las inscriptas, en un hecho realmente gravísimo”

“Exigimos  que se inscriba a todos estos comedores populares en el Banco de Alimentos, que excluye de forma arbitraria a muchos de ellos, solamente porque las grandes empresas exportadoras de alimentos han doblegado al gobierno. También reclamamos la apertura de tarjetas institucionales, aumento de los subsidios para la compra de alimentos frescos y la apertura de partidas del gobierno provincial para cubrir todos los gastos que implican sostener un comedor comunitario, que van desde el traslado de los alimentos hasta los elementos para cocinar, que venimos consiguiendo con actividades financieras autogestionadas que no alcanzan porque la población desocupada no puede hacer más esfuerzos económicos”

“Queremos denunciar que todo este trabajo para el gobierno provincial, municipal y en definitiva nacional, está precarizado. Porque se ahorran el salario que percibiría por ejemplo, una cocinera, una trabajadora de limpieza, un cadete, trabajando para un comedor centralizado. Las trabajadores de los comedores y copas de leches son esenciales, algo que se reconoce en los discursos pero no en la realidad, porque nuestras compañeras están excluidas de los contratos de trabajo y de la vacunación, aunque atienden centenares de personas para darles de comer”.

Comentarios