Básquet, Edición Impresa, El Hincha

habla el presidente de la rosarina

Marcelo Turcano, sobre la Superliga de básquet: “Rosario necesita un cambio”


Marcelo Turcato inicia un nuevo período como presidente de la Asociación Rosarina y el pasado lunes participó en el programa Rosario Deportes Al Toque, que se emite en Somos Rosario. Allí realizó importantes anuncios y confirmaciones, como la creación de la Superliga, que jugarán los diez equipos de A1, que repartiría 300 mil pesos en premios y que se presentará el 24 de junio en el Congreso de Turismo y Deporte. El deseo de traer extranjeros, descensos confirmados y Pastorino como DT del seleccionado, fueron algunos de los temas que tocó.

“Será el tercer período en el que estaré como presidente de la Rosarina. Contamos con el apoyo de todas las instituciones que se presentaron a la asamblea, es una gran alegría y una gran responsabilidad”, explicó para luego aclarar: “Creo que el básquet de Rosario necesita un cambio importante. Nos tocó estar en un momento de transición y ahora tenemos que recuperar la esencia del básquet de la ciudad, la pertenencia”.

“Estamos trabajando en el proyecto de la Superliga y será lanzado el día 24 en el Congreso de Turismo y Deporte. Es darle más jerarquía a la primera división. Vamos a tener el apoyo de la Municipalidad, lo que no es poco y agradecemos”, anunció y se explayó sobre el tema: “Habíamos casi concretado la participación en el Torneo Nacional de Ascenso, hasta que la noche del 23 de enero me dí cuenta que era más importante abocarnos a lo interno que armar un equipo en un torneo nacional que pueda durar una o dos temporadas como acaba de pasar con Las Parejas. La Superliga le va a aportar orden, jerarquía y como habrá premios económicos podrán venir a participar jugadores que en este momento deciden ir a jugar a otros lugares. Y la chance de incluir jugadores extranjeros. Yo que estuve en el primer partido de Liga Nacional cuando trabajaba como periodista vi la importancia que tuvieron los extranjeros en ese proceso. Hay un proyecto de que cada uno de los diez equipos tenga un jugador estadounidense”.

“Queremos apoyar y acompañar a cada uno de los clubes de Rosario y con el apoyo municipal es más fácil”, dijo Turcato, quien aclaró que no se modificarán descensos ni formatos: “La estructura del torneo se generó a principio de año, incluso con algunas idas y vueltas y diferencias internas. Se mantienen los dos descensos y dos ascensos. Tendrá a diez equipos como se proyectó. Empezará en septiembre, con música, presentación de equipos, mascotas y estamos trabajando en la posibilidad de la TV y en el draft de extranjeros, en el que los clubes no tengan que desembolsar dinero”.

“Los cinco primeros deberían participar en la Copa Santa Fe si es que lo desean, si no quieren hacerlo, lo harán los que le siguen”, informó.

La campaña de los seleccionados en los últimos años no fue la ideal y el presidente lo reconoce como una deuda: “En cuanto a selecciones queremos iniciar un proceso de refundación del básquet rosarino, porque en los últimos tiempos no hemos tenido buenos resultados deportivos. Fundamentalmente dejando las disputas de lado para construir un básquet mejor”.

“Nosotros debemos recurrir a las personas de prestigio. Dentro de un mes tenemos un torneo de mayores y vamos a ir a ganarlo. Me reuní con Cristian Le Bihan, Gonzalo Pastorino y Ricardo Amormino, tres entrenadores con los que coincidíamos en que hay que dejar las diferencias de lado. El entrenador del equipo será Pastorino y la idea es buscar a los mejores jugadores para ganar un torneo que se armó en Santa Fe y para Santa Fe”, elevó la postura.

Y cerró con una referencia a lo que será el evento internacional de 2018: “El Mundial Sub 17 seguramente moverá mucha gente si llega Argentina a la ciudad, sino el público no creo que concurra masivamente a ver otras selecciones. Pero los mundiales dejan obras y es la idea de que se genere un nuevo estadio para la ciudad. Es lo que queremos”.

Un hábil declarante (Por David Ferrara)

Marcelo Turcato es un hábil declarante. Su trabajo como periodista y su desempeño en la política del básquet le brindan la posibilidad de manejar las palabras con inteligencia. Así, el desprevenido de turno tiende a olvidar acciones o palabras anteriores.

Que Rosario tiene problemas en su vidriera-espejo a nivel superior no es novedad. Que tiene serios inconvenientes de base, tampoco. Pero resulta difícil de comprender cómo alguien que hace al menos ocho años está entre los directivos más importantes de la Rosarina aborda el problema desde una mirada lejana, cuado es parte de las determinaciones que él mismo juzga como equivocadas.

Rosario cambió de proyecto varias veces en los últimos dos años (y antes también), ya que primero se declamó apostar a las inferiores y dejar de traer jugadores por cuatro meses “que se llevaban la plata”. Ahora quieren extranjeros y jugadores de afuera por cuatro meses. Equilibrio, sensatez, a marzo.

En el medio, hicieron descender a ocho equipos al nivel A2 y ahora bajarán otros dos, quizás equipos que trabajan serio y con ideas a futuro, pero víctimas de un formato caprichoso.

Sus palabras sobre la plaza de TNA y la epifanía en la noche de verano en la que cambió de opinión son realmente para atesorar, pero seguramente no sería lo aconsejado decir la verdad, que es que no supieron manejarlo. Ni hablar del golpe de efecto (y humo) de decir que el Provincial de Mayores fue armado para Santa Fe, cuando todos los presidentes de Asociaciones saben que nadie quería organizarlo y que por eso los capitalinos asumieron el compromiso.

Por eso, las ideas son buenas, los deseos dignos de aplaudir y las medidas seguramente para apoyar en busca del crecimiento del básquet. Pero por una vez habrá que hacerlo reconociendo errores sin buscar otros culpables.

No existe la perfección, imposible exigirla en un directivo amateur, sólo se puede pedir honestidad y cordura, y como plus, quizás buscar una línea y mantenerla. Ese es el pedido.

Comentarios