País

Maradona: Con la declaración de dos enfermeras comienza la ronda de testigos tras la feria judicial

Durante la semana declararán dos enfermeros más que asistieron al "10", el kinesiólogo que advirtió que estaba hinchado días antes de su muerte, dos cardiólogos, un psiquiatra, un sociólogo y hasta dos "prenseros"


Dos enfermeras que cuidaron a Diego Maradona en la casa de Tigre durante los fines de semana serán las primeras en declarar este lunes como testigos ante los fiscales del caso, al reactivarse la causa tras la feria judicial.

La primera en declarar será Cinthia Elizabeth Córdoba, citada para las 11, tras lo cual lo hará Daiana Loreley Cáceres, a las 13.

La primera es la enfermera que atendía a Maradona los fines de semana, pero también lo cuidó en su primera noche de internación domiciliaria en la casa del barrio privado San Andrés de Tigre, el 11 de noviembre del año pasado, día en el que fue externado de la Clínica Olivos, donde había sido sometido a una neurocirugía.

Córdoba, además, es la pareja de Mariano Ariel Perroni (40), el coordinador de enfermeros de la empresa “Medidom” y uno de los imputados en la causa.

La segunda testigo de esta jornada será la también enfermera de los fines de semana Daiana Loreley Cáceres.

Durante la semana, en tanto, declararán, entre otros, dos enfermeros más que asistieron al “10” en la casa donde falleció hace ocho meses, el kinesiólogo que advirtió que estaba hinchado días antes de su muerte, dos cardiólogos, un psiquiatra, un sociólogo y hasta dos “prenseros” que trabajan para el abogado Matías Morla.

Se trata de varias declaraciones testimoniales que quedaban pendientes y que fueron solicitadas por las partes luego de las indagatorias que fueron tomadas en junio a los siete profesionales de la salud que están imputados en el expediente por “homicidio simple con dolo eventual”.

“Algunos son testigos de descargo propuestos por las defensas, otros fueron pedidos por los particulares damnificados y otros directamente fueron convocados por los fiscales”, dijo a Télam una fuente judicial ligada al equipo de investigadores coordinado por el fiscal general de San Isidro, John Broyad, e integrado por sus adjuntos Cosme Iribarren y Patricio Ferrari, y por la fiscal de Benavídez, Laura Capra.

Todas las testimoniales serán tomadas desde hoy en la sede de la Fiscalía General de San Isidro, ubicada en la calle Acassuso 476.

Conforme la situación epidemiológica y a los recaudos que hay que tomar por la pandemia del coronavirus, solo los fiscales y los testigos estarán de manera presencial, mientras que los abogados de las partes que quieran escuchar e interrogar al declarante lo harán de forma remota mediante un sistema de videollamada.

En la causa en la que se investiga la muerte del exastro futbolístico se encuentran imputados el neurocirujano Leopoldo Luque (39), la psiquiatra Agustina Cosachov (36), los enfermeros Carlos Díaz (29), Ricardo Omar Almirón (38) y Dahiana Gisela Madrid (36); su coordinador, Perroni (40), y la médica de la empresa Swiss Medical Nancy Forlini (52).

Todos fueron indagados por el delito de “homicidio simple con dolo eventual”, que prevé de 8 a 25 años de prisión.

Maradona murió a los 60 años el 25 de noviembre de 2020 al mediodía, en una casa del barrio privado San Andrés, de Tigre, donde transitaba la internación domiciliaria que está bajo investigación.

La autopsia determinó que murió como consecuencia de un “edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada” y descubrieron en su corazón una “miocardiopatía dilatada”.

Comentarios