Edición Impresa, Policiales

Narcotráfico

Manejaba banda desde un penal

Totola Orozco lideraba venta de droga en el sur provincial desde Devoto.


Aldo César “Totola” Orozco volvió ayer a la crónicas policiales cuando, en un trabajo conjunto entre la fuerzas federales y la Policía antinarcóticos de Santa Fe, allanaron más de una veintena de viviendas dedicadas al narcomenudeo en Firmat y Chabás, en el sur provincial, e incautaron dos chips de celulares con los que impartía las órdenes a su banda desde su celda en la cárcel porteña de Villa Devoto. Totola cayó en septiembre de 2013 en el marco del operativo Azúcar Blanco, en el que están involucrados otro capo narco, Carlos “Vasco” Ascaíni, y el ex jefe de la Policía santafesina Hugo Tognoli, a la espera del juicio oral. En los años que estuvo detenido ya cayeron varios de sus socios y proveedores que continuaban con la venta de drogas en el sur de Santa Fe y el norte bonaerense. En el operativo, los pesquisas se incautaron de 400 mil pesos en efectivo, cocaína, marihuana, armas y elementos de corte. Además, detuvieron a ochos hombres junto a la madre, la hermana y la esposa de Totola.

“La investigación comenzó hace varios meses donde se analizaron las llamadas telefónicas que realizaba Orozco desde el penal de Devoto y se determinó que era el que impartía las órdenes para la venta de estupefacientes”, describió una fuente judicial los operativos que se desarrollaron ayer.

La investigación está a cargo de la Fiscalía Federal N° 1 de Rosario, de Santiago Marquevich, y el magistrado del Juzgado Federal N° 3, Carlos Vera Barros, fue quien autorizó los 23 procedimientos simultáneos que realizó el personal de Gendarmería Nacional, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) y las fuerzas de seguridad de la Dirección General de Control y Prevención de Adicciones de Santa Fe, se informó oficialmente. Tras los allanamientos, los uniformados detuvieron a 11 personas (ocho hombres y tres mujeres) involucradas en el tráfico de estupefacientes, quienes mañana serán indagadas en los Tribunales federales de Rosario.

En los operativos, los uniformados hallaron en el interior de la vivienda de la madre de Totola, en la localidad de Firmat (departamento General López), un ladrillo de medio kilo de cocaína y también detuvieron a la hermana y a la esposa, a quienes encontraron estupefacientes y dinero en efectivo que se presume producto de la venta de la droga. A una detenida, el magistrado le dio arresto domiciliario provisorio, debido a que es madre de una beba de dos meses.

Por su parte, fuentes del Ministerio de Seguridad de la Nación informaron que en total se incautaron 963 gramos de cocaína, 421 gramos de marihuana, 6 macetas con plantas de cannabis, cerca de 400 mil pesos en efectivo, una prensa para compactar, siete balanzas, 33 celulares, cinco cámaras digitales, 11 pipas para fumar marihuana, una carabina calibre 22 con silenciador y una escopeta. “Simultáneamente también se procedió a allanar la cárcel de Devoto, donde se encuentra alojado el cabecilla de la organización y donde se decomisaron dos chips de teléfono celular y documentación para la causa”, según estas fuentes.

La banda

Totola cayó el 10 de septiembre de 2013 en una vivienda de Chabás (departamento Caseros)  luego estar cinco meses prófugo tras escaparse de los allanamientos en la causa Azúcar Blanco. En ese operativo de la Policía antinarcóticos provincial que se hizo en abril de ese año fue apresado su socio el Vasco Ascaíni, con quien está procesado por asociación ilícita junto con el ex jefe de Policía Hugo Tognoli, en el marco de una causa originada tras una investigación de la PSA.

Por Azúcar Blanco a mediados del año pasado el fiscal federal de Rosario Mario Gambacorta, junto con el titular de la Procuraduría de Narcocriminalidad, Diego Iglesias, solicitó la elevación a juicio de esta investigación en la que se investiga el accionar de distintas bandas que comercializaban estupefacientes en el sur provincial, en connivencia con algunas de las máximas autoridades de la Policía provincial. En esta causa está Tognoli como procesado y tiene incorporadas otras tres en las que están imputados los cabecillas de las distintas organizaciones dedicadas al tráfico de estupefacientes en la provincia, entre ellos, Orozco. La pesquisa determinó la relación de Orozco y Ascaíni, “a nivel de jefes de bandas opuestas pero no rivales, sino de distintos territorios”. De este modo, el pedido de juicio oral incluyó a una veintena de acusados de integrar –con distintos niveles de participación– las organizaciones narcocriminales.

Dentro de los imputados está otro socio de los narcos del sur: Carlos Reynoso, alias Mele, quien volvió a ser apresado en abril de 2014 en su casa de la ciudad de Venado Tuerto. Reynoso regresó a la cárcel por disposición del juez federal Marcelo Bailaque, luego de que la Cámara Federal revocara su excarcelación en la causa Azúcar Blanco.

En agosto de ese mismo año Totola sufrió otro golpe a su banda cuando, en el marco del Operativo Sur, la Policía antinarcóticos provincial detuvo a su sindicado lugarteniente y a su abastecedor. Uno fue Miguel Ángel Witerpon, de 56 años y conocido como Viejo Miguel, quien cayó en la localidad bonaerense de Pilar sindicado como el proveedor de la banda. En tanto, Franco Arias, apodado Venadito, fue detenido en Firmat y se le achacó ser el encargado de la distribución y comercialización.

Comentarios