Edición Impresa, País

Piratas eufóricos

Malvinas: hallazgo petrolero

Una empresa británica confirmó un yacimiento de clase mundial en el área marítima Sea Lion, en el norte de las islas. El anuncio del “logro fabuloso” se hizo en Londres durante la reunión de accionistas de Rockhopper Exploration PLC.


El presidente de la empresa petrolera inglesa Rockhopper Exploration Plc, Pierre Jean-Marie Henri Jungels, reveló en la última asamblea de accionistas de la compañía que el área marítima Sea Lion, en el norte de las islas Malvinas, tiene ahora un yacimiento de clase mundial, similar a las reservas que reporta en la Argentina la compañía privada Pluspetrol. Lo consideró como un logro fabuloso para la compañía.

“Se confirmó el tamaño del Sea Lion como un yacimiento de petróleo de clase mundial”, dijo a sus accionistas Pierre Jean-Marie Henri Jungels, y prometió convertir la cuenca norte de las islas Malvinas en una “nueva provincia productora de hidrocarburos”.

“Este fue un logro fabuloso para un pequeño equipo, hábilmente dirigido por su nuevo CEO, Sam Moody. No todos los operadores logran este resultado con equipos a menudo considerablemente más grandes”, resaltó Jungels durante el encuentro en la sede de la compañía, ubicada en el número 5 de Welbeck Street, en Londres.

Rockhopper anunció que sus reservas netas de petróleo se duplicaron a más de 300 millones de barriles, mientras expertos independientes estiman que la cuenca tiene un potencial de casi 1.000 millones de barriles, un nivel similar al que reporta en la Argentina la firma local Pluspetrol (otra operadora mediana, Panamerican Energy, tiene reservas por 1.600 millones).

Los hallazgos offshore se encuentran en un área en litigio entre el país y el Reino Unido, y corresponden a una operatoria cuestionada en Naciones Unidas y en otros foros internacionales, al punto que el anterior gobierno juzgó “ilegal” la exploración y producción de hidrocarburos en la zona.

Como se sabe, el reclamo por los derechos soberanos sobre las Islas Malvinas, sometidas a la ocupación británica desde 1841, sólo interrumpida entre abril y junio de 1982, tiene categoría de política de Estado.

Al margen del conflicto político y diplomático, Jungels lamentó que la crisis financiera en el mercado europeo limitara los préstamos bancarios disponibles, y sostuvo que de no haber sido por esa restricción se podría “incluso haber visto por primera vez petróleo este año”.

Rockhopper es propietaria de más del 50 por ciento de dos yacimientos petrolíferos, Sea Lion (león marino) e Isobel Elaine, que podrían contener reservas de 747 millones barriles de petróleo y gas, según la auditoría independiente preparada por ERC Equipoise Limited (ERCE).

La empresa tenía una participación de 24 por ciento en estos yacimientos, pero la aumentó a 64 por ciento al fusionarse a fines del año pasado con la compañía Falkland Oil & Gas, según la denominación en inglés.

El CEO de Rockhopper, Moody, destacó que la nueva auditoría “confirma el potencial de las Malvinas Norte para ser una cuenca de 1.000 millones de barriles”.

El complejo de Sea Lion tiene más de la mitad de esas reservas, con casi 270 millones de barriles de bajo riesgo, que según el ejecutivo “podría ser evaluado con tan sólo 3 o 4 pozos más dirigidos de manera óptima”.

Además, añadió Moody, el descubrimiento Isobel Elaine “tiene el potencial de ser un tercio del desarrollo regional, que potencialmente contiene más de 500 millones de barriles”.

“Realmente se puede decir que se ha abierto una nueva provincia de hidrocarburos, de la que en el tiempo que tengo toda la confianza en que vamos a ver a los 1.000 millones de barriles ­–y más– de petróleo producido”, vaticinó el presidente de la compañía. Jungels resaltó: “Tuvimos el maravilloso –y raro en el mundo de la exploración- éxito de encontrar Sea Lion con nuestro primer pozo”, operado en la superficie inicialmente testeada por la compañía Shell.

“Este fue, por supuesto, un momento de transformación para la empresa, y de hecho para la industria en las aguas alrededor de las Falkland Island (islas Malvinas)”, señaló el ejecutivo inglés.

Jungels puso de relieve los “progresos reales” en el armado de la ingeniería básica para la explotación, que incluye el Feed (Front End Engineering Design).

Como “factor negativo”, sin embargo, mencionó el colapso del precio del petróleo de los últimos dos años, “con sus consecuencias para el flujo de caja de los socios actuales y potenciales”.

Comentarios