Edición Impresa, Política

Malvinas: gestión de EE.UU. es “innecesaria” dijo Londres

La había pedido la presidenta a Hillary Clinton. Gran Bretaña la rechazó y defendió la exploración petrolera.

Gracias, pero no hablamos. El gobierno del Reino Unido –por medio de portavoces oficiales– salió a rechazar ayer por “innecesaria” una posible gestión estadounidense para reanudar conversaciones sobre el conflicto diplomático con la Argentina por la soberanía de las islas Malvinas. La aclaración siguió al pedido que le cursó el lunes último la presidenta Cristina Fernández de Kirchner a la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Rodham Clinton, quien recibió con beneplácito la solicitud. Pero Londres dejó en claro ayer que lo suyo no es la mesa de conversaciones con Buenos Aires y, pese a calificar como “bienvenidos” los comentarios de la funcionaria de la Casa Blanca, insistió con la postura de la “autodeterminación” de los kelpers y de la “legalidad” de sus avances petroleros en aguas bajo disputa.

“No pensamos que eso sea necesario. Consideramos bienvenido el apoyo de la secretaria de Estado en términos de asegurar que nuestros canales diplomáticos continúen abiertos, pero no hay necesidad” de que Hillary Clinton se involucre, señalaron los voceros del gobierno británico de Gordon Brown. Y de paso hicieron hincapié en un punto que la Argentina considera inaceptable: los portavoces de Londres evaluaron que la “autodeterminación de los isleños es la cuestión clave”. Además, ratificaron que la exploración petrolera en la zona de las islas Malvinas es “lo correcto y es enteramente legítimo”.

El lunes pasado, Cristina Fernández le había requerido a la jefa de la diplomacia norteamericana que Estados Unidos realice una “intermediación amigable” entre la Argentina y el Reino Unido por el conflicto de soberanía sobre las islas Malvinas. “Nos gustaría que se sienten a debatir”, respondió con tacto Clinton, aunque con la aclaración de que la Casa Blanca no piensa en una “mediación” ni puede obligar a que las partes se sienten a negociar, como quiere la Argentina, ordenó Naciones Unidas y rechaza Gran Bretaña.

Ayer, en una exposición ante el gabinete británico, el canciller David Miliband reiteró que la “autodeterminación de los isleños es un asunto clave” en la postura de su gobierno, que considera que la exploración de hidrocarburos iniciada recientemente –y que disparó una escalada de tensión con la Argentina– es “correcta y enteramente legítima”.

Por su parte, el embajador argentino en Estados Unidos, Héctor Timerman, sostuvo que la administración del presidente estadounidense, Barack Hussein Obama, cree que una negociación pacífica con el Reino Unido “es la mejor solución” para discutir la soberanía sobre las islas Malvinas. El diplomático argentino aseguró que ése fue el concepto que Hillary Clinton dejó sentado en su reunión con Cristina.

Comentarios