El Hincha

Magnano ocupará el lugar que se merece entre las leyendas del básquet internacional

El entrenador campeón olímpico con Argentina fue designado para ingresar al Salón de la Fama de la Fiba


La FIBA anunció la nueva generación de integrantes del Salón de la Fama del básquet y uno de ellos será el entrenador Rubén Magnano, oro olímpico con Argentina.

El cordobés Magnano fue entrenador de Atenas, Boca Juniors (entre otros elencos en el país), el Varese de Italia, Cajasol de España, y las selecciones de Brasil, Uruguay y Argentina. En esta última selección fue el que comandaba desde el banco de suplentes a una generación dorada que le dio grandes logros a la selección argentina y pasó a la historia del deporte argentino.

Con la celeste y blanca consiguió la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, el título de FIBA Américas en 2001, el campeonato sudamericano de 2001, subcampeón en el mundial 2002 y segundo en el FIBA Américas de 2003. No solo ganó con Argentina, sino que con Brasil se quedó con la medalla dorada en los Juegos Panamericanos de 2015 Y la de plata en el FIBA Américas de 2011.

A nivel clubes también se consagró en varias ocasiones: Liga Nacional 1991/92; 1997/98; 1998/99 y 2008/09 con Atenas, Liga Sudamericana de Clubes en 1997 y 1998 también con el griego, Pananamericano de Clubes 1996 con el equipo cordobés y T.N.A en 1994/95 con Luz y Fuerza Posadas.

La ceremonia digital será el 18 de junio, junto con los elegidos para el 2021, que aún no se anunciaron.

Los jugadores elegidos para ingresar en la clase 2020 son Isabelle Fijalkowski (Francia), Mieczyslaw Lopatka (Polonia), Steve Nash (Canadá), Agnes Nemeth (Hungría), Park Shin-ja (Corea del Sur), Modestas Paulauskas (Lituania), Kenichi Sako (Japón), Alexander Volkov (Ucrania), Jure Zdovc (Eslovenia).

Y los entrenadores Rubén Magnano (Argentina), Svetislav Pesic (Serbia) y Tara VanDerveer (EEUU).

Los otros argentinos que tienen esta distinción son Oscar Furlong, Ricardo González, Fabricio Oberto, Jorge Canavesi, Luis Martín y Atilio Ponisio.

Comentarios