Edición Impresa, Política

Sindicalismo

Madura la unidad de la CGT

Los referentes de las tres centrales presidieron ayer el Comité Confederal en el que convocaron oficialmente a las elecciones del próximo 22 de agosto.


Los referentes de las tres CGT encabezaron ayer el Comité Central Confederal (CCC) en el que convocaron oficialmente a las elecciones del 22 de agosto próximo, por lo cual en las próximas semanas se abrirá el proceso de negociación entre todos los sectores para definir la próxima conducción de la central reunificada.

Por la mañana sesionó en la sede de la calle Azopardo el Confederal de la CGT moyanista, en el que el líder de esta  central, el camionero Hugo Moyano, afirmó que se retira de la jefatura “con las convicciones intactas”, mientras que pasado el mediodía se realizó el Confederal “de la unidad”, en el que se sumaron los secretarios generales de las otras dos CGT, Antonio Caló y Luis Barrionuevo y los principales dirigentes de esas organizaciones.

Este último Confederal fue presidido por los tres jefes cegetistas y contó con discursos de Sergio Palazzo (Bancarios), Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento) y Héctor Daer (Sanidad), precisamente tres dirigentes que suenan como posibles secretarios generales de la CGT unificada.

Los discursos coincidieron en resaltar la necesidad de concretar la unidad para afrontar un preocupante escenario económico y social tras la suba de las tarifas.

El dato saliente fue la participación de integrantes del grupo de dirigentes del Masa (Movimiento de Acción Sindical Argentino), como Omar Viviani (Peones de Taxis) y Horacio Ghilini (Docentes privados), quienes se venían manteniendo al margen del proceso de unidad.

Con la instancia del Confederal cumplida, ahora se pondrá en marcha el proceso de negociación para definir las nuevas autoridades (aún deben establecer si habrá secretario general o si habrá una conducción colegiada de tres o cuatro integrantes), que serán presentadas en el congreso del 22 de agosto a realizarse en el estadio Obras Sanitarias.

“Es posible que se conforme una mesa política”, adelantó a NA el moyanista Abel Frutos (panaderos) sobre las futuras negociaciones, al tiempo que minimizó la posibilidad de que se complique la chance de llegar a un consenso entre los distintos sectores luego de años de enfrentamientos.

Otro de los referentes del moyanismo, Juan Carlos Schmid, por su parte, consideró que si bien habrá varias reuniones para lograr un acuerdo, “lo más probable es que pase lo que siempre pasó históricamente en las elecciones de la CGT y que la conducción se defina un par de horas antes del Congreso”.

En el Confederal de la CGT Azopardo que se realizó a la mañana, se puso a consideración la memoria y balance de la gestión de Moyano, que finalizará el próximo 14 de julio y luego de esa fecha “se pedirá una prórroga de la actual comisión directiva hasta el 22 de agosto cuando se hará la unificación y así respetar los plazos administrativos” de esa central, explicó Omar Plaini (Canillitas).

Allí, Moyano agradeció “a las organizaciones gremiales” que lo acompañaron “en estos tres períodos de su mandato” y manifestó que es “consciente” de que las organizaciones que lo respaldaron “sufrieron aprietes de todo tipo de parte del gobierno anterior”.

Además confirmó que se retira de la jefatura de la central obrera, luego de trece años al frente de la CGT, y dijo que lo hace “con las convicciones intactas”, mientras que señaló que renuncia al cargo, “pero no a la lucha”.

En este Confederal participaron Guillermo Pereyra (Petroleros), Schmid, Plaini, Frutos, Palazzo, Amadeo Genta (Municipales porteños), Gerónimo Venegas (Rurales), Oscar Mangone (Gas), Mauricio Anchava (Empleados textiles) y Facundo Moyano (Peajes), entre otros.

En el siguiente Confederal se sumaron Caló, Barrionuevo, Daer, Viviani y Ghilini, además de dirigentes de más de un centenar de gremios.

Amparo por la obra social

En medio de los roces con el presidente Mauricio Macri, el líder del gremio de Camioneros y titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, se presentó en la Justicia para reclamar 600 millones de pesos que, según sostiene, le adeuda el gobierno a la obra social del sindicato.

Moyano presentó un amparo ante la secretaría 4 del Juzgado federal Civil y Comercial 2 para exigirle al Ejecutivo nacional saldar la deuda con Oschoca, la obra social del gremio de Camioneros.

La iniciativa sorprendió porque a principios de abril, el gobierno se comprometió a cumplir con las deudas que mantiene el Estado con las obras sociales sindicales para lo cual prevé desembolsar unos 2.700 millones de pesos.

Comentarios