Coronavirus, País

Macri reclamó “que se abran las escuelas” y el gobierno le respondió: “Cínico y especulador”

"Insisten en condicionar el retorno a clases a la situación epidemiológica", acusó el ex presidente. Cafiero respondió que el Consejo Federal de Educación está debatiendo la vuelta. Trotta agregó que en la presidencia de Cambiemos "se agredió a docentes y dejaron de distribuir libros y computadoras"


La vuelta a las clases presenciales generó un cruce entre el gobierno nacional y la oposición. Mientras Mauricio Macri reclamó que “se abran las escuelas”, los ministros Santiago Cafiero y Nicolás Trotta ratificaron que el Ejecutivo nacional proyecta que este año los alumnos vuelvan a las aulas. Además, el titular de la cartera de Educación calificó de “cínico” al ex presidente.

Macri publicó este jueves un texto en la red social Facebook donde le pidió al gobierno que se abran las escuelas en el inicio del ciclo lectivo 2021. En la publicación, sostuvo que “un nuevo año comenzó y las definiciones sobre la apertura de las escuelas aún siguen sin resolverse”.

“Las autoridades del gobierno nacional insisten en condicionar el retorno a clases a la situación epidemiológica, incluso cuando desde noviembre pasado la Organización Mundial de la Salud (OMS) defiende la necesidad de mantener las escuelas abiertas porque se ha comprobado que los niños y adolescentes no son vectores principales de contagio”, afirmó el ex mandatario.

En su posteo, el líder de PRO aseguró: “Somos plenamente conscientes de que todo está permitido, excepto el ingreso de nuestros chicos a las aulas, y eso responde a un orden de prioridades que debe ser revertido en la inmediatez si deseamos realmente construir un futuro próspero y con oportunidades para los jóvenes”.

“Vamos a perder el potencial de una generación de jóvenes si las aulas siguen vacías”, afirmó Macri, y argumentó que “la ciudad de Buenos Aires demostró que es posible abrir las escuelas, respetando los protocolos y las recomendaciones que establece el Ministerio de Salud”.

“No dejemos que el debate sobre la educación continúe monopolizado por los líderes gremiales que durante los cuatro años de nuestro gobierno han dejado a los chicos sin clases por «luchas» que ahora parecieron abandonar”, opinó el ex presidente.

Por su parte, el jefe de Gabinete Cafiero ratificó que el gobierno nacional proyecta poder restaurar las clases presenciales en las escuelas, aseguró que la idea está en “debate” en el Consejo Federal de Educación y advirtió que, aunque los 24 distritos del país planifiquen aperturas con protocolos, si en el futuro “hay un rebrote, como ocurrió en otras partes del mundo, las actividades se cierran”.

“Lo que todos queremos es que las clases sean presenciales, pero tenemos que hacer todo el esfuerzo hoy para que se pueda llevar adelante”, afirmó Cafiero en una rueda de prensa por videoconferencia organizada por la Asociación de Periodistas de la República Argentina (Apera).

El ministro señaló que la idea está siendo analizada por el Consejo Federal de Educación, que reúne a representantes del área de las 23 provincias y de la ciudad de Buenos Aires. “Cada jurisdicción contempla sus planes para que las escuelas vuelvan a abrirse, pero hay que cuidarse” porque “si hay un rebrote, como pasó en otras partes del mundo, las actividades se empiezan a cerrar”, insistió Cafiero.

En tanto que el ministro de Educación Trotta calificó a Macri de “cínico” y “especulador” por los dichos para exigir la vuelta a clases.

“Yo le diría que no sea cínico, que no especule, que hable con su fuerza política, que no votó el Presupuesto que marca un fuerte crecimiento de la inversión educativa; entonces me parece que es importante que trabajemos juntos en el desafío complejo que tenemos, lo he dialogado con el gobernador de Jujuy, podemos tener diferencias pero tenemos un compromiso común, lograr que la escuela vuelva a ser el espacio de construcción de igualdad y transformación social”, manifestó.

En ese aspecto dijo que en el gobierno de Macri “se agredió a los docentes, dejaron de distribuir libros y computadoras”, y que “prometió 3 mil jardines y solo construyó 107, que prometieron 10 mil salas y construyeron 311, en definitiva el 3% de lo que prometieron cumplieron y Santiago del Estero lo vivió en carne propia con el desapego, el abandono y la falta de compromiso con el sistema educativo”.

Entonces, Trotta no dudó en decir: “Me parece que no podemos ser cínicos, nos tenemos que poner como lo estamos haciendo todos y todas a cumplir nuestras responsabilidades, el pasado ya es pasado y Macri es pasado”.

Comentarios