País

Caminata por la Virgen

Luján: Poli llamó a la “unidad fraterna de los argentinos”

El cardenal primado de la Argentina pronunció este domingo un vibrante discurso en la homilía de culminación de la 44ª Peregrinacion Juvenil de Luján, la muestra de fe más convocante del país, que se inició este sábado con una caminata desde la Capital Federal y otras ciudades


El cardenal Poli habló ante una multitud reunida en Luján por la 44ª Peregrinación Juvenil.

Un vibrante llamado a la “unidad fraterna de los argentinos” pronunció este domingo el cardenal primado de la Argentina, Mario Poli, en la homilía de culminación de la 44ª Peregrinacion Juvenil de Luján.

El religioso habló ante decenas de miles de peregrinos en la muestra de fe más convocante del país, que se inició este sábado con una caminata desde la Capital Federal, a lo largo de 70 kilómetros, y desde otros puntos de la provincia de Buenos Aires.

Poli brindó una corta homilía frente a la Basílica que alberga a la Patrona de la Argentina, la Virgen de Luján, ante jóvenes y adultos, que manifestaron su cansancio por la extensa caminata que emprendieron el sábado, muchos de ellos desde el Santuario de San Cayetano en el barrio porteño de Liniers.

Con los pies fatigados y rostros que reflejaban la alegría de haber cumplido con la meta que se pusieron al peregrinar con el lema “Madre danos fuerza para unirnos como hermanos”, los peregrinos oyeron la homilía.

“Queridos peregrinos en esta larga y sacrificada jornada de amor y de piedad pidamos juntos a la Madre que nos dé nuevos ojos para reconocer en cada persona que pasa en la orilla de nuestra vida como a mi hermano y a mi hermana”, dijo el cardenal en este día soleado y templado. Y agregó: “Esta es la Argentina que queremos, ésa es la Patria fraterna que esperamos y claudicamos y por eso le decimos: Madre darnos fuerzas para unirnos como hermanos’ ¡Viva la Virgen! ¡Viva la Madre!”, exhortó el prelado.

Poli celebró la tradicional misa de las 7 en la que se recibe al grueso del millón de caminantes que llegan con su bagaje de peticiones y agradecimientos, muchos en compañía, otros solos, pero todos en un acto de fe para con la Virgen de Luján.

Al principio de la alocución, el arzobispo de Buenos Aires señaló que “muchos de los que visitan su Casa toman decisiones que iluminan sus días y les dura la vida entera. Las paredes de su bello Santuario guardan el testimonio de llantos, de dolor y muchas historias de conversión, de acción de gracias, de perdón, de dones recibidos, que millones podrían contar”.

“Vos sos uno de ellos y no te olvides que estás espejado en la humilde imagen que siempre está a tu lado cuando la invocás. Ella siempre está”, les aseguró a los cansados fieles que llegaron buscando los favores de la Virgen.

Poli dijo que las peregrinaciones que llegan hasta el santuario son “un acto de amor a la Virgen” e indicó que a los pies de los peregrinos los mueve “la fe y la esperanza en Dios”.

“Es el continuo milagro que la Madre infunde en el alma de sus hijos e hijas, sin hacer discriminación ni acepción de personas. Todos la podemos llamar mamá y con certeza, sabiendo que siempre Ella nos escucha”, precisó.

“Ella que eligió al siervo de Dios, el Negro Manuel, para que su casa se convierta en lugar de encuentro fraterno, reconoce el amor que cada uno de ustedes ha puesto para cumplir la promesa que guardan en su corazón y traen a su presencia”, expresó monseñor Mario Poli.

Los caminantes pasaron la noche caminando bajo el cielo estrellado y a las cero hora de este domingo fueron muchos los que encendieron sus celulares o una vela, como habían pedido los organizadores.

Los cánticos se unieron a las oraciones en una Peregrinación signada por la angustiante situación económica de la Argentina, mientras que los 6.500 voluntarios atendieron a los más necesitados en los sitios de apoyo.

La Comisión Arquidiocesana de Piedad Popular dispuso más de 50 puestos sanitarios y 20 de apoyo para asistir en forma gratuita a los peregrinos que lo necesitaban.

Más de 350 voluntarios de la Cruz Roja Argentina, entre ellos socorristas, médicos, enfermeros y otros profesionales de la salud, también asistían a los fieles.

Si te gustó esta nota, compartila

Comentarios