Edición Impresa, Policiales

Perfil

Luis Paz, el hombre del momento

El juicio por el crimen del Pájaro Cantero, y el ataque armado del martes pasado contra tres de los acusados, volvieron a poner en el ojo de la tormenta al padre del Fantasma, asesinado en 2012 y cuyo homicidio desató una ola de violencia.


El juicio oral por el crimen de Claudio “Pájaro” Cantero contra cuatro hombres, a quienes sindican con diferentes roles en el fatal ataque contra el líder de la banda Los Monos ocurrido en mayo de 2013, y la balacera que sufrieron el martes pasado las unidades de traslado que llevaban a los acusados hasta Coronda, hicieron que el nombre de Luis Paz reflotara en las crónicas policiales. Pero, ¿quién es Luiz Paz? El hombre de 61 años es el padre de Martín “Fantasma” Paz, asesinado el septiembre de 2012. Por el crimen de su hijo declaró ante el entonces juez de Instrucción 4ª, Juan Carlos Vienna, y sindicó al clan Cantero, cuyo liderazgo se atribuía al Pájaro –a la vez pareja de su hija, Mercedes Paz–, como el instigador del crimen del Fantasma, caso que nunca se esclareció. Vienna procesó por asociación ilícita a 35 personas, la mayoría familiares del Pájaro, y a más de una docena de policías, en la megacausa Monos por asociación ilícita. Tras dictar esa resolución, el magistrado tuvo que apartarse debido a la presión mediática que se generó cuando apareció una foto en el estadio de San Antonio, Texas (EE.UU.), donde se veía a Vienna y a Paz disfrutando con sus parejas de una pelea de box y las planillas de Migraciones que daban cuenta también de un segundo viaje al norte del continente.

El asesinato del Fantasma, la ejecución del Pájaro ocho meses más tarde y el raíd de sangre para vengar la muerte del líder del clan Cantero que dejó al menos una docena de crímenes derivó en causas separadas, que se unen cada vez que alguno de los integrantes de estas familias declara.

En el juicio oral por el asesinato de Cantero uno de los acusados sindicó a Luis Paz como el organizador del crimen y la madre de los hijos de la víctima, Lorena Verdún, señaló al padre del Fantasma como quien ordenó el asesinato ocurrido el 26 de mayo de 2013. “Siempre dije que el que pagó fue Luis Paz, el que agarró la plata fue Pollo Bassi, y los sicarios fueron Macaco (por Facundo Muñoz) y Milton Damario”, afirmó Verdún para agregar que lo dijo porque “a la familia Cantero se la acusó por el crimen de Martín Paz y nunca hallaron al culpable”.

Al declarar en este debate, Bassi apuntaló la hipótesis de la ex pareja del Pájaro y se despegó del rol de instigador por el que está enjuiciado: “No se investigó a las personas que se debía haber investigado. Deberían estar sentadas acá y no yo”. Y señaló que nadie lo escuchó y no sabe por qué no se hizo caso a los informes policiales o a los familiares de la víctima que “decían quién y por qué”. Todo en referencia a Luis Paz, quien al igual que su hija Mercedes en la megacausa Monos que instruyó Vienna no fue citado a declaración informativa pese a los indicios que figuran en ambos expedientes.

En la última jornada del juicio oral –horas antes del ataque contra las unidades de traslado– se expusieron los alegatos de clausura. La fiscal de juicio Cristina Herrera solicitó penas de prisión perpetua para Damario y Muñoz como coautores de homicidio calificado por alevosía y agravado por el uso de arma de fuego, además de las lesiones graves causadas a un acompañante del Pájaro, Lisandro Mena –sería asesinado meses después–, y portación ilegal de armas de fuego. Para Bassi, preso como supuesto jefe del grupo, reclamó 22 años de prisión como instigador del crimen y para Osvaldo “Popito” Zalazar 6 años de cárcel por tenencia de armas de fuego de uso civil y de guerra.

Ese martes la jornada se extendió hasta la tarde, cuando la defensa terminó de exponer alegatos. Poco antes de las 17, el personal del Servicio Penitenciario salió del edificio de los Tribunales con Bassi, Damario y Muñoz en una de las dos camionetas penitenciarias hacia la prisión de Coronda. Unos minutos después, a las 17.20, las combis fueron acribilladas a balazos cuando transitaba por la autopista Rosario- Santa Fe a la altura de Granadero Baigorria. Dos guardias, un pasajero de un colectivo interurbano y Muñoz terminaron baleados. Fueron muchas las versiones que surgieron, pero los investigadores más experimentados apuestan a que el ataque a los reclusos pudo venir de dos lugares que están enfrentados: por un lado, desde el clan Cantero para vengar al Pájaro y el opuesto, que la balacera la ordenó Luis Paz, luego de que el Pollo lo señalara como el instigador. En relación con esta última hipótesis, dijo tras conocer el ataque el defensor de Bassi, Enrique Sirio: “Querían eliminar a los protagonistas de esta historia para que no haya sentencia”.

En consonancia, el diputado provincial por el Frente Social y Popular Carlos del Frade recordó que entregó a investigadores federales información sobre el último domicilio de Luis Paz –en el country Los Molinos de Santa Fe–, como también datos de cuatro autos que serían de su propiedad, además del informe que realizó una fuerza nacional donde se lo señala como “un distribuidor mayorista de estupefacientes en Santa Fe, Paraná y parte de Rosario”. En base a este análisis, el legislador consideró como lógica la conclusión del defensor Sirio: evitar condena para cortar el vínculo que, según los informes policiales que constan en sede de instrucción, une a los acusados con Luis Paz.

“Un hijo por un hijo”

En la causa por el crimen del Pájaro se presentaron informes policiales sobre la hipótesis de que Paz habría ordenado la muerte del Pájaro luego de que su hijo fuera acribillado a balazos. Esta hipótesis fue reflotada en la instancia oral cuando el abogado Sirio le preguntó por esta documentación al comisario mayor Marcelo Marcos, actual regional de la Policía de Investigaciones (PDI). Para los pesquisas policiales el crimen del Fantasma fue dispuesto en razón de que éste tenía el manejo de una gran suma de dinero sucio y por encargo de los cabecillas de los Monos debía invertirlo en inmuebles y vehículos sin que figurara el apellido Cantero en documentos y boletos de compra. Es decir, el Fantasma Paz debía lavar el dinero proveniente de los comercios ilícitos. Paz trató de iniciar un negocio paralelo relacionado con la comercialización de drogas en gran escala, negocio que según refiere este informe policial salió mal y le hizo perder una fortuna al clan Cantero sin poder dar explicaciones de su destino. “La traición y/o la faltante de dinero se paga con la vida” en estos ámbitos, interpreta el informe, para terminar vinculando al padre del Fantasma en la orquestación de “una encubierta venganza”. Cierra el informe: “En este ambiente, se convierte en hijo por hijo”.

“En el ambiente delictual se dice que Paz le habría dado a Bassi la suma de 250.000 dólares y éste le habría pagado a Macaco Muñoz, Milton Damario, Milton César y Popito Zalazar, Jerry y Tetón para que realice el atentado”, explica el escrito. Tras citar el informe policial que habla de la venganza por el crimen del Fantasma, el magistrado que llevó adelante la instrucción, Juan Andrés Donnola, lo descartó al interpretar que las muertes “por encargo” suelen producirse en lapsos cortos y, en este caso, pasaron más de ocho meses. Y que “no emerge como hipótesis investigativa para sostener en este estadio que haya habido un acto decisorio para asesinar a alguien de predicamento de la familia Cantero en venganza de la muerte de Paz”.

Tras los procesamientos, la fiscal Herrera coincidió en que la hipótesis más fuerte, debido a las pruebas, era que el crimen se debió a una lucha territorial por cuestiones de narcotráfico y que el homicidio tuvo un móvil específico y determinado: quedarse con el barrio La Granada.

A su vez, Donnola decidió desdoblar la instrucción para no demorar más su fallo, sin perjuicio de “la eventual responsabilidad de otras personas”, dejó asentado. Así pasaron más de tres años y recién ahora serán citados en instrucción otras cuatro personas.

La fiscal Herrera informó en el juicio que había solicitado en diciembre pasado a la jueza Delia Paleari que ordenara la citación a Luis Paz para una declaración informativa –una intermedia entre la indagatoria y la testimonial, en el viejo sistema penal–,pero esta instancia no se resolvió aún y un informe de Migraciones expuso que tanto el hombre como su hija Mercedes están en Chile desde principios de mes, aunque en el juicio se esperaba su presencia para que declararan como testigos.

En tanto, tras la balacera que dejó a Muñoz herido la lectura de la sentencia se pospuso hasta el martes a las 11, aunque el día está sujeto a la evolución del joven.

Empresario y mánager de box

Luis Paz comenzó allá por 1997 con una empresa de transporte de taxis y remises. Después fue ampliado su patrimonio con sociedades dedicadas al transporte de carga y también en mantenimiento de ascensores a nombre de sus hijas y esposa. En octubre de 2012, a un mes del crimen de su hijo, se lo acusó por amenazas coactivas. La denuncia la hizo el empresario José Luis Campos porque le fue a “cobrar” los 200 mil pesos que le debía a su hijo Martín, publicó Rosario 12. Además, en noviembre de 2013 Paz recibió la falta de mérito de parte del propio Vienna en una causa que tenía como víctima a su esposa, quien lo había denunciado por querer estafarla por el año 2006. Al mes siguiente, Paz fue registrado en una imagen cerca del magistrado Vienna en la tribuna durante un match boxístico en EE.UU., y salieron a la luz las planillas de Migraciones de este y otro viaje al mismo país, también en ocasión de una pelea de boxeo. Los combates fueron en mayo de 2013, en Las Vegas, entre Floyd Mayweather y Marcos Guerrero, y, en diciembre, en Texas, donde peleó el santafesino Marcos “Chino” Maidana con Adrien Broner, en San Antonio, de donde salió la famosa foto que retrata a ambos.

Tras el escándalo también salieron a la luz una treintena de causas abiertas en los Tribunales provinciales donde Paz figuraba como denunciante y denunciado en pesquisas por cheques sin fondos, defraudaciones y amenazas.

Como mánager de boxeadores, Paz tiene el antecedente haber representado al púgil rosarino Sebastián Luján, quien tuvo proyección internacional. Co-nocido como Pimienta en sus inicios y luego por Iron, peleó en dos ocasiones por el título mundial, en welter y mediano, aunque perdió ante Antonio Margarito (estadounidense) y Sergiy Dzinziruk (ucraniano). Luján cayó en desgracia el di-ciembre de 2014 cuando lo de-tuvieron acusado de robo en Gato Colorado con otros tres rosarinos.

Comentarios