Espectáculos

Poner en palabras

Luis Machín: “La reclusión obliga a que uno se descubra en otras cosas”

Cada jueves, el talentoso actor rosarino, uno de los más destacados de su generación, lleva adelante una serie de entrevistas a referentes del cine y el teatro santafesino para hablar de los procesos creativos, a través del programa “La seguimos en casa” del Ministerio de Cultura de la provincia


A comienzos de marzo, la expectativa del ambiente teatral porteño y de gran parte del resto del país estaba puesta en el estreno de La gesta heroica, el nuevo trabajo de Ricardo Bartis que el 19 de ese mes se iba a conocer en el Teatro Nacional Cervantes, un día antes de que comenzara la cuarentena que se extiende hasta el presente. Por varios motivos, lo nuevo del creador del Sportivo Teatral, proyecto que quedó trunco como todos los demás, había generado interés: en principio por ser una adaptación de Rey Lear de William Shakespeare que transcurre en el presente en la Argentina. Pero sobre todo, porque el singular y ominoso padre de familia a punto de repartir su herencia está en manos del actor rosarino Luis Machín, quien de este modo volvía a trabajar con Bartis, uno de sus grandes maestros.

Nada de eso pasó, todo se detuvo, y Machín aprovechó este tiempo para pensar y poner en marcha otros proyectos, obligado por este tiempo de encierro y cuarentena, esta vez más vinculado a la reflexión y el pensamiento sobre los procesos creativos, una idea que terminó de tomar forma a partir del espacio del Ministerio de Cultura de la provincia de Santa Fe, “La seguimos en casa”, que lo acompaña y que, según destacó, “fue de inmediato interés del ministro de Cultura, Jorge Llonch”.

 

De este modo, cada jueves, el actor se cruza por Instagram (en el suyo y en el del ministerio), desde las 19, con grandes referentes del cine y el teatro santafesino para aprovechar este tiempo y poner en palabras las distintas variables que cada uno pone a funcionar en sus propios procesos creativos, en una charlas muy interesantes y con un lenguaje accesible a todo el mundo por las que ya pasaron el director de cine Hugo Grosso, la actriz Claudia Schujman, el actor Juan Nemirovsky y el director de cine Agustin Falco. Y este jueves será el turno del cineasta local Claudio Perrin.

“En estas charlas no hablamos de la pandemia; hablamos de lenguajes de actuación en teatro, cine y televisión. También de los encuentros y desencuentros con los maestros, con los referentes, y de esas pujas que se ponen en funcionamiento cuando tenemos por delante un proceso creativo, en cada uno de esos lugares: el de la actuación, la dirección y el guión o el texto, y el autor”, adelantó Luis Machín en una charla que mantuvo con El Ciudadano, donde avaló la idea de no abordar conclusiones. “Prefiero las preguntas a las conclusiones, porque en lo nuestro la conclusión atenta, se reduce todo cuando pensamos que ya llegamos a un lugar y es ése sí o sí, porque se reduce la posibilidad de seguir pensándose creativo más allá de lo momentáneo”, dijo Machín que destacó que son charlas muy distintas entre sí según el rol de cada uno de los creadores convocados. Y que si bien no va a “conquistar nada” con ellas, ofrecen un momento para el pensamiento y la reflexión que, cuando estén recopiladas a través de la Televisión Pública provincial 5Rtv (hoy se pueden ver también a través de la página Facebook del Ministerio de Cultura), seguramente se convertirán en un reflejo, en un rasgo de esta época aciaga donde los actores no pueden actuar y donde la producción está detenida.

“Lo primero que tengo para decir en relación con lo que estoy haciendo con el Ministerio de Cultura de Santa Fe es que en estas épocas de reclusión y aislamiento es muy difícil pensar de manera romántica la pandemia, porque si bien creo que hay un intento por valorizar lo que significa un momento de tanta introspección, es incontrastable lo que uno lee diariamente, y si se conecta un poco, es enloquecedor, porque las noticias son tan poco alentadoras y tanta gente se está muriendo en el planeta, que es como que toda esa negatividad de la pandemia hace palanca, hace fuerza contra el intento de uno de encontrarle cierta poesía, porque es como cuando uno intenta encontrarle poesía a la muerte”, dijo contundente el actor, muy consciente del país que dejará la pandemia, con más pobreza y en el contexto de un mundo, en su gran mayoría, en iguales circunstancias.

 

Respecto de la muerte, uno de los grandes temas que de manera transversal atraviesa todas las problemáticas planteadas como tales a lo largo de la historia universal del teatro, el actor precisó: “La muerte se presiente de una forma contundente; hace unos meses murió mi madre y por más esfuerzo que hiciera en encontrarle una explicación o tratar de poner a la muerte en un lugar de poesía, es imposible, porque es algo tan fuerte, que llega con tanta vehemencia y se manifiesta con tanta crueldad, sumado a la decrepitud física, que no es fácil encontrarle poesía a esa contundencia de acontecimientos tan dramáticos de muerte y pandemia. Y mucho menos ahora donde la muerte son números tremendos, cientos, miles, millones. Por eso pienso que este es el momento del periodismo, porque la noticia es la novedad: cuántos muertos hay en Inglaterra, Estados Unidos o Brasil y cuan loco está Bolsonaro. La noticia y la inmediatez le han quitado protagonismo a los actores; hoy la televisión es de los periodistas”.

 

Otros tiempos

“Es cierto que frente a estos temas uno ingresa en un terreno en el que la velocidad de la forma en la que vivíamos no lo permitía; existe la obligación, no queda otra que convivir con uno mismo y estar las 24 horas durante casi setenta días con los seres queridos, amados, la familia, los hijos; allí uno empieza a valorar esos tiempos de otra manera, algo que es indudable, porque además estamos obligados a vernos todo el tiempo los que convivimos en una misma casa o el que está solo, a enfrentarse a sí mismo y también es muy difícil no enfrentarse a sí mismo en esas condiciones”, evaluó el actor.

“Por lo tanto, la reclusión obliga a que uno se descubra en otras cosas. Quizás no lo hubiera hecho si esto no hubiera pasado; quizás no hubiera programado estas charlas si esto no hubiera existido. Pero estamos todos frente a la necesidad de repensarnos y pensar que la actuación va a estar condenada y no sabemos por cuánto tiempo, o a no existir o bien a existir a través de los medios virtuales que algo es muy poco alentador. No estamos acostumbrados a actuar por WhatsApp; las clases de teatro, las funciones de teatro son otra cosa y me resisto a pensarme de ese modo”, dijo Machín que adelantó que El mar de noche, el elogiado unipersonal que llevó adelante por un par de temporadas a partir de un texto de Santiago Loza y con dirección de Guillermo Cacace, podría llegar a tener una función por streaming.

Machín en una de las fotos de promoción de “La gesta heroica”.

 

“Es muy compleja esta situación, y en lo personal no puedo dejar de pensar que no pude estrenar una versión de Rey Lear en el Teatro Nacional Cervantes, porque a tres días de hacerlo se cayó el mundo y no la pude hacer, y pensarla a un metro y medio de distancia con mis compañeros es imposible, porque es como si uno tuviera que pensar y pensarse en otra forma de actuar que no es la que conocemos”, analizó. Y reconoció: “En lo personal, yo creo que no vamos a poder actuar como actuábamos por lo menos hasta que exista una vacuna y hasta quizás hasta bastante tiempo después de esa vacuna. Se van a poder hacer cosas muy acotadas, y eso me genera una enorme inquietud e incertidumbre y una gran angustia, porque además unos meses de reclusión por la pandemia no te enseñan a actuar de otra manera, y la vida continúa, para los que no se infectan y se mueren, y entonces hay que encontrar las formas de seguir siendo leal a lo que a uno le gusta y conoce pero sin poder hacerlo como antes”.

Por fuera de actuar

“Me puse a pensar qué cosas me gustan por fuera de actuar porque yo siempre me pensé como actor, me supe actor, me formé para eso, y he vivido para eso muchos años: desde los 16 hasta haber cumplido en cuarentena 52. Son muchos años de conocerme como actor y ahora tengo que conocerme de otra manera y serle leal a esa manera para no convertirme en un chanta; yo no podría salir en este momento a dar cursos por teléfono porque tampoco lo hice de manera presencial. Para ser maestro, docente, hay que estar muy preparado y tener un don especial. Fue así que me puse a pensar cómo hago, qué hago de qué hablo”, se cuestionó el actor que reconoció que hacía mucho tiempo sentía que las notas periodísticas no llegaban a profundizar en aspectos vinculados a la actuación sino que quedaban siempre en la superficie de la coyuntura.

“Las notas vinculadas a nuestra actividad están referidas a algo muy inmediato que es esto de «cómo te llegó el personaje, cómo te llegó la obra, qué pensás del personaje, conocías antes al director». Y todo eso me empezó a quedar chico, me resultaba poco estimulante, y hace bastante tiempo que no me siento estimulado dando una nota. Más allá de cómo le va a ir a la obra, la película o al programa de televisión, siento que hemos ido perdiendo territorio los actores para explayarnos en cómo hacemos lo que hacemos. Y como el campo teórico nunca fue mi fuerte, lo pensé para estas charlas en relación a cosas más básicas, de cuáles son las motivaciones reales que nos llevan a decidir algunas cosas y sin temor a contarlas. De hecho, yo mismo lo he dicho en algunas notas, lo que para mí es el campo de la creación, que es un campo de puja, un campo de fuerzas, y por eso me resisto tanto a pensarme en otras formas de actuación virtuales porque para mí la actuación es otra cosa que quizás se haya muerto, o por lo menos en gran parte quizás haya muerto y nos esté llevando mucho tiempo asumir esa muerte como nos pasa en general cuando alguien parte de este mundo”, se interrogó. Y cerró: “Quizás si la actuación del modo en que la conocemos murió, lo más poético que se me ocurre es que debamos buscar la manera de hacerla renacer de otra manera, de todos modos no lo sabemos, no conocemos estas nuevas reglas y por el momento está todo dentro del campo de la incertidumbre”.

Comentarios