El Hincha, Rosarina e Inferiores

Premio al trabajo y al sacrificio

Ludueña está feliz: Social Lux B se coronó campeón y sus protagonistas lo festejaron con “El Hincha”

Mercadito, club pionero del femenino, ganó su primer título de la Rosarina tras obtener el certamen de segunda división de manera invicta con 12 triunfos y 3 empates, siendo el elenco más goleador y teniendo a Camila Del Pazo, la máxima artillera de la categoría. El Verde y su fútbol de alto vuelo


Mercadito salió campeón y sus protagonistas pasaron por la redacción. Fotos y videos: Juanjo Cavalcante

Lo que tanto tiempo esperaron finalmente llegó el domingo pasado. Después de batallar y con pandemia de por medio, Social Lux, club pionero del fútbol femenino, se dio el lujo de festejar el título. Es que su línea B se quedó con el certamen de la segunda división de la Asociación Rosarina tras una campaña brillante, avalada tanto desde lo futbolístico como desde lo numérico.

Fueron quince partidos disputados con doce victorias y tres empates, siendo el equipo más goleador con 58 tantos a favor y 12 en contra.

Un par de días después pero con la misma alegría que el día de la consagración tras la goleada 6-0 contra Oriental, El Hincha recibió en la redacción a algunos protagonistas de este logro tan importante para Mercadito. La delantera y goleadora del campeonato Camila Del Pazo, la defensora y referente Florencia Amadeo junto a Mauro Palacios, Kevin Kohan, Ezequiel Vera y Fernando Oggero, integrante del cuerpo técnico se prestaron a las fotos y la charlo sobre lo conseguido.

Ante la consulta de cómo vivieron la consagración, Del Pazo no dudó en afirmar que con “una felicidad pura. La verdad que para mí es lo más haber entrado este año al club y salir campeona, ni me lo hubiese imaginado. Me da mucha felicidad por las chicas que hacen más tiempo están y lo venían buscando un montón”.

“Salir campeona con Social me genera mucha alegría, también por las chicas que hay de muchas edades distintas y para mí además, porque ya me queda poco en el fútbol”, expresó muy feliz Amadeo.

Por su parte, desde el cuerpo técnico, Kohan compartió la felicidad y marcó que es por “el trabajo de todo el año, de un proceso que comenzamos allá por el mes de octubre del año pasado con la reestructuración de toda la infraestructura del club. Creemos que es un paso más de un proceso largo que aún debe continuar y estamos contentos por lo logrado y por la forma, que no es poca cosa haber llegado con nuestras convicciones es muy importante”.

A la hora de hablar de claves para este logro, la goleadora mencionó: “Lo que dijeron los entrenadores de mantener siempre el estilo de juego, nunca lo cambiamos más allá de que tuvimos partidos más complicados, siempre tratamos de hacer un juego lindo, en equipo y nunca priorizamos la individualidad de cada una. La verdad que siempre queríamos que a todos nos vaya bien y eso se vio en la cancha y en todos los encuentros, donde fuimos muy superiores siempre”.

“Coincido con el juego en equipo y tener una goleadora como Cami. Desde mi punto de vista nos faltaba eso, no hace dos años cuando fuimos segundas sino en los torneos anteriores. Gracias a Dios la tuvimos esta año y después todo el juego en conjunto que fue clave para ayudarla a concretar los goles y la labor del resto del equipo”, agregó la lateral derecho del Verde.

El entrenador Palacios añadió además que “hemos sido los dos equipos más goleadores de la Rosarina. En la A convertimos 77 goles y tenemos a la goleadora Mayra Mansilla, mientras que en el B anotamos 58 y por suerte tenemos a Del Pazo, que con 26 tantos, fueron nuestras dos banderas. Se nota que fuimos un equipo que siempre buscamos el arco rival y los números nos acompañan en eso. Nosotros confiamos en una idea, un estilo donde proponemos un juego bastante agresivo, que por momentos nos ha salido y en otro los hemos padecido pero nos supimos reinventar rápido”.

El plantel que obtuvo el título para el Verde de Ludueña estuvo compuesto por 22 jugadoras

Sobre algún partido en especial durante el campeonato, ambas jugadoras no dudan en señalar: “El de Central fue clave ganarlo. Lo sufrimos, estábamos bastante nerviosas y debe haber sido el que más lo estábamos pero lo sacamos adelante. Contra Mitre de Pérez también fue muy lindo, nos empataron en la última jugada aunque hicimos un gran partido ante un gran equipo. Sufrimos hasta el último partido para ser campeonas”.

Kohan marca también que “si puedo elegir un momento exacto fue el segundo tiempo con General Paz en la fecha 9 (victoria 6-2). Creo que encontramos ahí todo lo que veníamos trabajando, algo que se repitió en el segundo tiempo de la última fecha ante Oriental también. Son los partidos donde más recuerdo haber desplegado el fútbol que entrenábamos y que nosotros tenemos como convicción y hacia lo que apuntamos”.

Ante la consulta de si confiaban antes en que podía darse el título, Del Pazo aseguró: “Soy muy nueva en esto y a medida que pasaban los partidos, sentía que no se nos iba a escapar el campeonato. Empecé a ver cómo jugaban los otros equipos, qué planteaban los DTs en ambas líneas y la verdad que me tenía mucha fe. Las chicas me cargaban porque les decía ‘vamos a salir campeonas, quédense tranquilas’. Me sentía muy tranquila siempre y tenía mucha fe”.

“En mi caso fue con el correr de los partidos porque este es un torneo muy duro, ya me había pasado hace un par de años, que estábamos para salir campeonas y un traspié como puede tener cualquiera, nos dejó en segundo lugar. Pasaban los encuentros y nos hacíamos más fuertes, la unión del equipo que se vio y se sintió”, destacó Amadeo desde su experiencia.

Las adversidades afrontadas

“Las chicas han superados diversos temas como afrontar los partidos con un cuerpo técnico dividido porque nos ponían las dos divisiones a la misma hora y en distintas canchas, donde la gente no podía acompañarla como Mercadito lo suele hacer en todas sus disciplinas. Anteponerse ante esas situaciones ha sido fundamental para llevarnos el título porque no es fácil cuando uno siente que lo pueden perjudicar, pero entre todos lo resolvimos de la mejor manera”, sentenció Pocho, como todo el mundillo de la Rosarina lo conoce a Mauro Palacios.

Justamente el entrenador no pudo estar en el partido de la consagración porque le tocó dirigir a la línea A, que también definía el título de Primera División, algo que no es muy habitual en el fútbol moderno. Vale destacar que la actividad del certamen local el pasado fin de semana solamente tenía definiciones por lo que podían acomodarse los horarios y las canchas para que aquellas personas que acompañan al fútbol femenino pudieran disfrutar estas finales y no tuvieran que elegir cuál ir a ver.

Sobre esto, el entrenador de Mercadito afirmó: “Era algo que cuando arrancamos sabíamos que podía pasar de que coincidiera algún partido pero ante una situación donde se definían los dos torneos principales, creo que después de AFA, la Rosarina es el certamen más importante y uno piensa que se van a hacer las cosas dentro de todo coherente. Sin embargo, en este final y habiendo tantas canchas porque ya no se juega el masculino, teníamos la ilusión de estar todos juntos porque somos un cuerpo técnico serio y que apostamos al trabajo. Pero no se pudo dar, lo más justo era que vayan los chicos que estuvieron todo el año con las chicas, no lo pude disfrutar en ese momento y ahora ya pasó, estoy muy contento por lo logrado”

Por último, se destacó el gran laburo del cuerpo técnico y ellos mismos aprovecharon para contar quiénes lo componen y qué actividad desarrollan. “Nosotros somos los dos entrenadores principales en las dos categorías y nos ayuda en la preparación del equipo Ezequiel ‘Toro’ Vera, un histórico dentro de Social Lux junto a otro gran personaje como Fernando ‘Nano’ Oggero como entrenador de arqueras. Estos dos pibes que estuvieron muchos años defendiendo la camiseta del club. Junto a nosotros también está como preparador físico Rodrigo Avendaño, quien se sumó este año y es un loco lindo que hizo un montón de cosas positivas, no solamente ayudó con la parte física sino que aportó también desde otros lados. Y no nos olvidamos de Nicolás Dottori, quien trabajaba con nosotros durante toda la pretemporada como ayudante de campo y ahora asumió un desafío nuevo en otro club pero fue parte, nos acompañó en las primeras fechas y fue otro baluarte que aportó su granito de arena para esto”.

Nicolás Dottori, Rodrigo Avendaño e Irina Testa también parte del cuerpo técnico ganador

Se cerró el año para el femenino de Social Lux con un subcampeonato en la línea A y la consagración tan anhelada en la B pero sabiendo tanto por parte de sus jugadores como del cuerpo técnico que este es el comienzo de un camino largo que quieren transitar y seguir consiguiendo los objetivos que se planean. Mercadito y todo barrio Ludueña festeja esta alegría que tienen las piones del femenino.

Plantel y cuerpo técnico campeón

Las jugadoras de Social Lux B que conquistaron el título fueron: Micaela Juncos, Camila Piccoli y Vanesa Ybarra (arqueras); Florencia Amadeo, Florencia Del Valle, Naiara Escudero, Claudia Risso Patrón, Magdalena Robaglio y Carolina Rodríguez (defensoras); Ana Anriquez, Cintia Buratti, Clara Franchini, Julia Gómez Forte, Nerina González, Brenda Larrondo, Aneley Ruzzo y Josefina Silva (mediocampistas); Candela Chamorro, Camila Del Pazo, Camila Escalante, Bárbara Gómez y Bárbara Sousa (delanteras).

Por su parte, en el cuerpo técnico trabajaron durante la campaña: Kevin Kohan y Mauro Palacios (entrenadores); Nicolás Dottori y Ezequiel Vera (ayudantes de campo); Rodrigo Avendaño e Irina Testa (preparadores físicos); Fernando Oggero (entrenador de arqueras) y Jorge Armoa (delegado).

Comentarios